Fin del cepo: intendentes de HpC claman por Llaryora 2023

Mientras el intendente cordobés acelera su incursión al interior provincial, intendentes del departamento Río Cuarto preparan el terreno para una visita que podría llegar en los próximos días. El Panal levantó las restricciones y los dirigentes del sur tienen la orden de mostrar a Llaryora como el próximo candidato a gobernador de Córdoba.

Por Gabriel Marclé

Ricardo Reynoso, Néstor Passero, Ruben Moine y Juan Manuel Llamosas.
Zona de los archivos adjuntos

Parece que el comienzo de agosto encontró a Hacemos por Córdoba dispersando a sus dirigentes por todo el territorio provincial para que comience a sonar al unísono la melodía titulada “Martín Llaryora 2023”. Aunque el gobernador Juan Schiaretti todavía no habla de lanzamientos -más que del propio a la presidencia- en diferentes puntos de la provincia aparecen señales de clamor hacia el intendente de Córdoba y su candidatura provincial.

Una de las muestras más fuertes de esta expresión surgió desde el departamento Río Cuarto, con intendentes y dirigentes de fuste que van rompiendo la veda de lanzamientos que se impuso en la primera mitad del año, cuando se evitaba ponerle un blanco en la espalda a sus futuros candidatos. El cepo a los clamores abruptos fue levantado por el Panal y los intendentes del schiarettismo en Río Cuarto comenzaron a mover fichas al grito de “Llaryora gobernador”.

Hace aproximadamente dos meses, un grupo importante de jefes municipales del departamento viajaron a la capital provincial para mantener un encuentro con el intendente cordobés. Entre ellos se habrían encontrado Ricardo Reynoso (Chajan), Rubén Moine (San Basilio), Flavia Bonelli (Suco), Doris Aghemo (Elena) y Néstor Pasero (jefe comuna de Las Peñas Sud y presidente del PJ departamental). Todos ellos llegaron coordinados por Roberto Koch, delegado del Ministerio de Gobierno de Córdoba, quien desde la capital alterna se ha erigido como un armador de la estrategia de campaña llaryorista entre los jefes municipales de la región.

“Martín (por Llaryora) quería escuchar a los intendentes, conocer sus necesidades y la de sus representados”, le relataba a Alfil una fuente cercana a dicho encuentro, el cual surgió en medio de incipientes juntas promotoras que recibían la desaprobación de la cúpula schiarettista. Tal vez allí también se llamó al orden de los intendentes, para que mantuvieran el control de las expresiones peronistas de sus territorios y frenaran los anticipos de campaña hasta que sea el momento más prudente para salir a militarlo. Por los movimientos que se observaron en estos días, todo indica que ese momento finalmente ha llegado.

“Es momento de que los intendentes salgan a difundir cuál es el proyecto que le conviene a Córdoba y que tiene a Martín Llaryora como el precursor de la continuidad del proceso de transformación que hicieron posible Juan Schiaretti y José Manuel de la Sota”, le revelaba a Alfil un caudillo schiarettista en la región sobre la orden que llegó a la mesa de los intendentes y jefes comunales del departamento Río Cuarto. Claro que estas acciones comienzan justo después que dirigentes del calibre de Carlos Gutiérrez -alfil del gobernador en la región- manifestaran públicamente su apoyo al “Llaryora 2023”.

De los intendentes mencionados anteriormente, en las últimas horas se escucharon declaraciones de Néstor Pasero y Ricardo Reynoso, pero se espera que en los próximos días -y semanas- hagan lo mismo el de los once intendentes que Hacemos por Córdoba tiene repartidos en un departamento que está dominado por alternativas radicales o vecinalistas. En línea con esto, se sumarían a la estrategia Jorge Marino (Adelia María), Eva Rosso (Coronel Moldes), Franco Suárez (Sampacho) y también Edgar Bruno (Canals), integrante de La Militante y uno de los primeros en encabezar un operativo clamor a favor de Llaryora en el mes de mayo.

Sin duda, lo que buscan los estrategas del PJ provincial es que los intendentes preparen el terreno para la llegada del intendente de Córdoba al departamento. La intención es que se manifieste el apoyo de los intendentes tal como se dio días atrás cuando Llaryora visitó el departamento Juárez Celman. Su visita al departamento Río Cuarto podría llegar a fines de este mes y se presentaría como la oportunidad ideal para impulsar la figura del todavía no declarado candidato a gobernador de Córdoba.

Pese a esta efusividad schiarettista en torno a la figura de Llaryora, hay quienes se preguntan qué ocurrirá con los intendentes K del departamento; aunque todo indica que en el Panal ya tienen la respuesta. Tanto Gastón Tomatis en Las Acequias como Martín Toselli en Bulnes se presentan como los comodines de HpC en el “operativo lanzamiento”. Ambos han mostrado la intención de dialogar con el intendente cordobés y podrían militarlo de cara al 2023 en contrapartida a lo que puede ofrecerles Martin Gill, el candidato “lógico” del frentedetodismo.

Quien permanece más que atento a lo que vendrá en las próximas semanas con Llaryora y su posible incursión a Río Cuarto es Juan Manuel Llamosas. El intendente de la capital alterna espera que le sigan lloviendo guiños para acrecentar la expectativa de una futura candidatura como vicegobernador, cargo al que aspiran tantos otros dirigentes. Una nueva visita de Llaryora a la segunda ciudad más importante de la provincia se presentará como una nueva oportunidad para que Llamosas audicione por el tan ansiado rol. ¿Clamarán también por él los intendentes que piden a Llaryora gobernador?