Re re: legisladores, con más chances por la vía judicial

La opción de recurrir a la Justicia si efectivamente no se destraba el asunto en la Legislatura, crece entre intendentes y parlamentarios. Porqué para los últimos ese camino aparece más allanado.

La indefinición en torno a si se levantará o no el tapón a la re reelección de intendentes, legisladores, concejales y tribunos de cuenta en Córdoba, genera cada vez mayor ansiedad en un sector de la oposición, pero también (y, sobre todo) en la porción de oficialistas alcanzados por la ley. 

La traba por la que unos 140 jefes comunales y unos tantos legisladores de Hacemos por Córdoba no podrían repetir candidaturas el año próximo, claramente no es prioridad para el gobernador Juan Schiaretti. 

Nadie duda que, si realmente esa fuera su voluntad, el nudo se ya hubiese desatado hace rato en el ámbito de la Legislatura donde el oficialismo cuenta con una mayoría abrumadora para hacer y deshacer a su antojo. Sobran muestras de ello. 

Sin embargo, el hecho de que desde Hacemos por Córdoba no debatan el tema públicamente como sí lo están haciendo desde un sector de Juntos por el Cambio, no quiere decir que no los inquiete y preocupe. Todo lo contrario.  

Entre el bloque mayoritario, son muchos los que piensan que es necesario plantear la imposibilidad de legislar hacia atrás como uno de los principales pretextos para poder revisar lo aprobado en el 2016. 

Ocurre que, precisamente, lo que están buscando desde el PJ al pasarle la pelota a los alcaldes y parlamentarios radicales y del PRO, es contribuir aún más al siempre convulsionado escenario interno de los aliados en Córdoba.

Según confiesan entre pasillos altas fuentes del PJ, mientras más se pueda estirar la indeterminación, mejor. 

Desde el oficialismo entienden que una resolución del tema ahora serviría para ordenar la oposición y darle cierta ventaja, mientras que este contexto de reclamos cruzados entre jefes municipales y parlamentarios le es muy funcional a la estrategia del Panal. 

De cualquier modo, en verdad, no hay un solo oficialista que sepa a ciencia cierta cuál será el desenlace del tema. 

Mientras algunos dan por caída ya la modificación al artículo 7 de la ley 10.406, otros creen que es posible darle luz verde si los legisladores radicales -que ya anticiparon su negativa- cambian de posición. Es por eso que, dentro de la bancada oficialista se barajan todos los escenarios posibles. Entre ellos, la opción judicial. 

Y en ese camino, que sería el plan B a la vía legislativa, los intendentes la tendrían más complicada que los legisladores. Al menos así lo analizan desde Hacemos por Córdoba.  

¿Por qué? Porque entienden que un planteo de inconstitucionalidad en el caso de los parlamentarios sería más razonable ya que el artículo 83° de la Constitución de Córdoba vinculado a la duración de los mandatos establece textualmente: “Los legisladores duran cuatro años en sus funciones y son reelegibles. La Legislatura se constituye por sí misma. Los legisladores inician y concluyen sus mandatos en la misma oportunidad que el Poder Ejecutivo”. 

En el peronismo donde son varios los legisladores que no podrían repetir, acarician allí una posibilidad. Aunque de inmediato admiten que, si efectivamente se llegara a la Justicia, difícilmente sería a través de la presentación de algún oficialista. “Deberíamos echar mano algún opositor amigo”, señalan con cierta ironía. 

En cambio, sostienen que el camino de la Justicia no aparece allanado para los intendentes recordando como antecedente la negativa del Tribunal Superior de Justicia al planteo realizado del ex alcalde radical, Carlos Felpeto, cuando en el 2011 se le impidió intentar un tercer mandato en la ciudad de Carlos Paz.