Con Melconian, la Mediterránea recorre despachos del poder

Un Ceo de Clarín diría que son “cargos menores”. Esta semana, la Fundación cordobesa llevó el plan económico de su economista estrella a dos jueces de la Corte Suprema y al jefe de gobierno porteño, Rodriguez Larreta.

Por Bettina Marengo

En su búsqueda de instalar su programa económico y recuperar la incidencia como think tank del poder que supo tener en las décadas del 80 y del 90, la Fundación Mediterránea viene visitando despachos poderosos. Hace unas semanas, el titular del Ieral (el instituto económico de la entidad empresarial), Carlos Melconian, presidente del Banco Nación del gobierno de Mauricio Macri, y la presidenta de la Fundación, María Pia Astori, hija de uno de los fundadores, se reunieron con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en un departamento de la ciudad de Buenos Aires que dispuso la exmandataria. De esa cita no quedaron fotos, al menos que se conozcan, por sugerencia de CFK.

El martes, los dos mencionados más el empresario Sebastián Bagó, del laboratorio homónimo y vicepresidente de la regional Buenos Aires de la  Mediterránea, estuvieron en el despacho de uno de los “supremos”, el juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Juan Carlos Maqueda, peronista cordobés que fue ministro de José Manuel de la Sota. Ayer fue el turno del santafesino Ricardo Lorenzetti, en un encuentro que también compartió Astori.

Las fotos con los ministros de la Corte se dan en un momento de máxima hostilidad entre el gobierno nacional, particularmente el cristinismo, y los integrantes de la Corte Suprema, cuyo último capítulo es un video muy crítico de La Cámpora que señala a los supremos por sus vinculaciones con funcionarios del gobierno macrista, en el marco del juicio contra CFK  por la obra pública del sur.

El mismo martes, Melconian se reunió con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, encuentro que se realizó en las oficinas del porteño. Según la información que brindó la Mediterránea, no fueron de la partida Astori y Bagó.

Con esta gira, la organización que alguna vez encumbró a Domingo Felipe Cavallo como vector de su plan económico y que tiene al gobernador Juan Schiaretti como hijo dilecto, hizo triplete con el poder político y judicial del momento: Cristina, Larreta, la Corte. Una forma de demostrar, la fundación cordobesa y el economista que tiene aspiraciones para el futuro, su capacidad de influencia entre lo que un Ceo de Clarín denominaría  “cargos menores”. En este  punto hay que recordar que el vicepresidente de la Mediterránea, Marcos Brito, del grupo propietario del Banco Macro y ceo del holding agrícola ganadero Juramento, integra la familia empresarial más amiga del actual hombre fuerte del gobierno nacional, el ministro de Economía Sergio Massa. De hecho el presidente de la entidad bancaria estuvo presente y muy aplaudidor en la asunción del tigrense, el miércoles pasado.

Desde la Mediterránea indicaron que Melconian llevará su programa “económico integral, productivo y federal” a todos los gobernadores del país, a los sindicatos y a las cámaras del Congreso de la Nación. “Será puesto a disposición de las autoridades políticas responsables de conducir al país a partir de diciembre de 2023”, manifestaron.

En Córdoba, el histriónico exfuncionario de Macri llenó un salón de dirigentes de todos los sectores políticos que asistieron a escuchar sus previsiones para la economía  argentina en la era pre-Massa.

Presentaciones

Según indicó la FM, el economista detalló a sus interlocutores la “hoja de ruta” sobre la cual aseguró que hay consenso dentro de la Fundación, es  decir el empresariado que la sostiene, para que sea la agenda del programa. La misma contiene una “guía para una reforma tributaria, del gasto público, de las relaciones laborales y de la organización federal”, remarcó. El plan incluye un capítulo para el régimen monetario, el cual tendrá como objetivo “abatir la inflación, restaurar la libertad de elegir y recuperar el peso como moneda, canalizando la bimonetareidad”.

Sobre este último punto, Melconian enfatizó: “Es imprescindible recuperar una moneda que cumpla con todos las condiciones para ser moneda de manera voluntaria. Sin moneda, no hay mercado de capitales local. Sin mercado de capitales local no hay financiamiento para la inversión privada de las empresas medianas y pequeñas, ni para el acceso a bienes durables y la vivienda de las familias. Argentina necesita un verdadero y profundo cambio en su organización económica. Con parches y cambios parciales, será muy difícil salir del actual estancamiento, cuyo síntoma más dramático es la pobreza”, señaló.

Y concluyó: “Con acuerdos, liderazgos y una sociedad mayoritariamente cohesionada detrás del cambio, revertir la tendencia de las últimas décadas es posible”