Acuerdo de paz entre De Loredo y Negri

Los rivales del 2021 juraron dejar atrás las diferencias para solidificar a la UCR, pensando en las elecciones del año próximo y, antes aún, en la definición de las candidaturas con los aliados de Juntos por el Cambio

Por Alejandro Moreno 

Marcos Ferrer, Mario Negri, Rodrigo de Loredo y Juan Negri

Rodrigo de Loredo y Mario Negri abrieron las puertas a un nuevo tiempo en el radicalismo de Córdoba. El martes, en la oficina del presidente del bloque de la UCR, ambos juraron curar heridas y trabajar para solidificar al partido para las batallas que vienen: las elecciones del 2023. 

Las diferencias entre ellos han sido -hasta ahora, y si el café que compartieron fue realmente un éxito- la mayor grieta en la UCR. Por eso, el concejal Juan Negri y el intendente de Río Tercero, Marcos Ferrer, los otros contertulios, acercaron posiciones hasta hacer posible una conversación que era necesaria. 

La del martes fue la primera vez que De Loredo y Negri se sentaron a charlar con la agenda política provincial sobre la mesa; antes, habían dialogado en otras ocasiones por la fajina parlamentaria, con la tirantez natural por la división del bloque radical que causó el novel diputado. Pero ahora se imponen las urgencias del 2023 (las candidaturas provinciales y municipales) a los reproches por el 2021 (la elección interna partidaria, las PASO, y la ruptura de la bancada Evolución). 

Del café no hubo foto. Quizás por prudencia, pero la explicación que se dio fue que la imagen de ambos, juntos y amistosos, ocurrirá pronto, y en una acción política que dará que hablar porque expondría la voluntad de unidad y de fortalecimiento partidario. Se verá de qué se trata. 

La palabra curiosamente repetida por las paredes que escucharon la charla fue “scrum”, término del rugby que representa la unión y la fuerza. 

Durante más de una hora, De Loredo y Negri analizaron el panorama político provincial, en el que surge, con mayor nitidez que en otros capítulos electorales, la posibilidad de que derrotar al peronismo. ¿Con qué candidatos? Trascendió que esas definiciones fueron eludidas, pero, ¿habrán sido realmente tan tímidos? ¡Qué curiosa moderación la de los cuatro! Raro, cuando uno de ellos quiere ser candidato a gobernador, y en su defecto a intendente; otro le apunta con exclusividad a la Municipalidad de Córdoba; al tercero se lo menciona como vice de Luis Juez, como complemento del interior, si falla el plan radical de ir por el premio mayor; y al más veterano las especulaciones lo colocan disputando protagonismo nacional. 

Dijeron que dijeron que la gente exige en esta difícil coyuntura que vive el país que los políticos hablen menos de candidaturas y más de propuestas. Negri sentenció que nadie dará un salto al vacío, o sea que la oposición debe formular una buena oferta para vencer en las elecciones; y el consejo vale igual para los tres niveles del estado: la Casa Rosada, el Panal y el Palacio 6 de Julio. 

En el café hubo acuerdo en que debe apurarse el reglamento interno de la alianza Juntos por el Cambio, lo cual implica completar los renglones todavía pendientes, como el mecanismo de selección de candidatos y la fecha límite para hacerlo. Luis Juez, el socio incómodo, se santigua cuando oye hablar a los radicales de las internas abiertas, pero la fortaleza del aparato partidario es una herramienta que en la UCR no quieren ignorar, al menos como elemento de presión. Igual, los que aspiran a disputar candidaturas con expectativas también quieren evitar un escenario de internas provocadas por grupos minoritarios. 

Mario Negri y Rodrigo de Loredo, con sus celestinos Juan Negri y Marcos Ferrer, darán en los próximos días una señal pública de su nueva relación. Será un mensaje para sus correligionarios: la interna debe terminar. Y también para sus aliados Luis Juez y los macristas: la UCR es la porción más fuerte y quiere las frutas más jugosas. 

 

Y más… 

De Loredo y Negri junior no terminaron así nomás las últimas horas en Buenos Aires. El diputado, el mismo martes a la noche, cenó con Mauricio Macri junto con sus colegas de Evolución. Y el concejal tomó nuevas clases municipales con Horacio Rodríguez Larreta.