El Mójica responde a reclamo opositor con más vigilancia

Aunque Juntos por Río Cuarto insiste en convertir la inseguridad en su lanza rumbo al 2024, el oficialismo responde con acciones que previamente habían sido requeridas por los concejales opositores. Dirigentes llamosistas acusan “gataflorismo” en la principal bancada rival, en la previa del debate por la ampliación de presupuesto que incluye la compra de 30 nuevas cámaras de vigilancia urbana.

Por Gabriel Marclé

Gonzalo Parodi y Juan Manuel Llamosas.

La inseguridad sigue haciendo mella en la agenda de los riocuartenses y no solamente por los titulares que colman las páginas de policiales. Desde hace un tiempo, los robos y hechos violentos encabezan las discusiones políticas de la ciudad, al igual que en el resto del país. El tópico se ha vuelto cosa de todas las semanas en los intercambios entre la Municipalidad y sus rivales en Juntos por Río Cuarto, siendo estos últimos los principales precursores de la discusión.

A fines de la semana pasada, la bancada opositora volvió a reflotar la problemática, aunque no de la manera que se esperaba: le cuestionaron al Ejecutivo la colocación de cámaras de seguridad que estarán habilitadas para realizar multas de tránsito. “Se busca recaudar más, no prevenir los delitos”, respondía el presidente de la bancada opositora, Gonzalo Parodi, quien también dijo que “con más cámaras no se soluciona la inseguridad”. Tras esas declaraciones, el oficialismo salió a la carga y acusaron el comportamiento contradictorio de sus adversarios.

El nuevo intercambio entre oficialistas y opositores por el tema inseguridad comenzó cuando la Municipalidad sacó a relucir las gestiones que vienen realizando con el Gobierno de Córdoba. Hace apenas unas semanas se produjo el lanzamiento de un nuevo plan de videovigilancia que incluye a la ciudad, volviéndola -en palabras del gobernador Juan Schiaretti- una de las 4 ciudades del interior con mayor promedio de cámaras por habitante.

En consonancia con ese plan, la Municipalidad anunció la compra de 30 cámaras que se añadirán a las anunciadas por Provincia y que serán adquiridas con fondos propios, una maniobra que surge en respuesta a los embates opositores. “No solo nos estamos ocupando de la prevención, sino que lo hacemos con nuestros recursos”, dijo Juan Manuel Llamosas días atrás cuando comenzaba a encaminarse su gestión del Ente de Prevención Ciudadana, justo después que sus rivales pidieran la cabeza de la responsable del área, Cecilia Márquez.

Pero el esfuerzo confrontativo del Juntos por el Cambio local no cesaría con este intento oficialista de callarles la boca y así fue como el bloque liderado por Gonzalo Parodi volvió a lanzar críticas hacia las políticas de seguridad del Mójica. Era evidente que este no era un tema de más o menos cámaras, sino de mantener la preocupación por la inseguridad en agenda y encajarle la responsabilidad al Ejecutivo de Llamosas. Allí fue donde el PJ salió a marcar la cancha.

“Que bien les va el significante ‘gataflorismo’ a unos que yo conozco”, lanzó en forma de tweet el edil peronista Armando Chiappe, haciendo mención indirecta a la situación en la que quedó la bancada radical/PRO/juecista con esta nueva etapa de críticas a la gestión. Lo que los dirigentes del llamosismo apuntan es que hasta no hace mucho fue el propio JpRC quien demandó la colocación de más cámaras y, sin embargo, ahora presentan quejas por ello.

Al mismo tiempo, el oficialismo fue en contra de otro armado opositor para tratar la inseguridad: la reunión que los concejales mantuvieron con vecinos de barrio Golf. En ese encuentro, Parodi y sus compañeros de bancada escucharon los pedidos y experiencias de víctimas de delitos en esa zona, con una disposición similar a la audiencia pública que realizaron meses atrás. Desde el peronismo criticaron dicho encuentro señalando que se trataba de “una pantomima electoralista” y señalaron que, al mismo tiempo, el Gobierno participaba de una reunión de Consejo Barrial en Alberdi.

“Pidieron concejos barriales y se los dimos. Pidieron cámaras y las colocamos. No importa lo que hagamos, ellos siempre van a buscar la alternativa más dañina. Pero la única forma con la que sabemos responder es trabajando. Así les vamos tapando la boca”, reflexionaba un integrante de la gestión municipal, quien evitaba hacerse cargo de una frase que -según su percepción- no ayuda a la cuestión. “Como le digo, preferimos responder con gestión”, agregaba el dirigente.

Anticipándose a lo que vendrá por estos días, en el bloque de Hacemos por Córdoba ya parecen tener la artillería lista para responder al “fuego enemigo”. Para ellos, lo fundamental será recordarle a la primera minoría que el peronismo le dio tratamiento y hasta aprobó varias de las iniciativas que la alianza opositora presentó en el marco de un Plan Integral de Seguridad, el cual llamativamente incluía la compra de cámaras de seguridad que ahora critican.

Es de esperar que esta semana se reanime el fuego de la batalla entre radicales y peronistas en la lucha por el delito que alguna vez un concejal dejó signada a la figura de Batman, en la que Río Cuarto actuaba como Ciudad Gótica. El tema volverá a estar en el centro del debate en el que oficialistas tratarán de aprobar la ampliación presupuestaria solicitada por el Ejecutivo, en el cual se incluye la compra de cámaras de seguridad. Menuda trampa en la que se podría meter la bancada de JpRC: si acompaña la iniciativa, podría quitarle fuerza al plan de choque contra el intendente y, si no lo hace, caerá en el gataflorismo acusado por el PJ.