Macrismo se desmarca de fuerte crítica de JpC a Schiaretti

La diputada del PRO, Soher El Sukaria, reconoció que no estuvieron de acuerdo con los términos del comunicado de la coalición tras los dichos de Manes. La línea del PRO trata de romper la seguridad de Luis Juez.

Por Yanina Passero

Uno de los precandidatos a gobernador de Juntos por el Cambio (JpC), Luis Juez, milita activamente la confección de las boletas por el método de las encuestas, mientras modera la presentación pública de su ambición en el difuso concepto del “mejor posicionado”. Hasta ahora, él. 

“¿Quién puede estar en contra?”, preguntó a sus acólitos reunidos en el hotel ACA, el viernes pasado. Juez arengó a su tropa, pero el mensaje parecía estar dirigido a los aliancistas con deseos de protagonizar el 2023. “El peronismo sabe que si no nos divide no tiene chances. Por eso tenemos que estar más unidos que nunca. Y hay que seguir organizando las juntas departamentales. Tenemos que promover a la compañera o el compañero que mejor esté. Movernos con inteligencia y no entrar en disputas zonzas entre nosotros. Porque nuestro objetivo prioritario es trabajar responsablemente con todas las fuerzas de Juntos por el Cambio para cambiar el signo político de esta provincia”, insistió. 

Juez se mueve en sintonía con su aspiración política, aunque sabe que las señales de madurez de Juntos de los últimos días no pueden ser tomadas como un asunto cerrado, en especial cuando aún faltan más de seis meses para que el gobernador Juan Schiaretti defina el cronograma electoral. 

El pequeño oasis de la semana pasada en el acto radical en Alta Gracia o la foto con el intendente de Bell Ville, Carlos Briner, integrante del grupo boina blanca reticente a apoyarlo en la cúspide de la boleta, comenzó a ser lentamente drenado por un recordatorio macrista: su némesis Gustavo Santos ventiló que no declinó su pretensión provincial, que se prepara para la interna y subió una foto con el expresidente Mauricio Macri. 

En la víspera del fin de semana, otro bombazo llegó para las filas antischiarettistas de la entente. El nerocientífico Facundo Manes les recordó que su coqueteo con el gobernador no es un “picardía”, como definió Juez. “Con Schiaretti, y con muchos otros pensamos que la salida no es por el centro, sino por arriba. No hay medio, es una mentira. En el proceso democrático, nadie dejó de ser peronista, liberal, conservador o radical, pero todos querían democracia”, dijo el precandidato a presidente de la UCR en LN+. 

Relación directa, la trompada de Manes: “Schiaretti, con quien tengo una relación directa, es un gobernador que maneja muy bien Córdoba, una persona con experiencia. Pensamos lo mismo, que la Argentina que viene tiene que estar por fuera de los extremos. Los extremos le están haciendo mucho mal a la Argentina”. 

Este capítulo abrió otra grieta en JpC. La Mesa Provincial emitió un duro comunicado, aunque no fue avalado por todos los miembros. Así lo reconoció la diputada macrista, Soher El Sukaria, en una entrevista concedida a Alfil TV. 

“Nosotros (el PRO) discutimos mucho el texto. No estuvimos de acuerdo con el 100% de la redacción del comunicado, pero también hay que decir que la expresión de Manes, corre por cuenta de Manes”, desvinculó al PRO la precandidata a intendenta de la ciudad. 

Sobre los motivos de la diferencia, apeló a un recurso de la línea macrista que alerta sobre la necesidad de construir una crítica equilibrada a un gobierno provincial de buena aprobación popular: “Tuvieron algunos términos duros. Este gobierno es peronista, es republicano, los cordobeses lo eligieron, tiene una alta aprobación de los cordobeses, más bien el radicalismo con si tesitura bien clara debió limitar las expresiones de un dirigente de su mismo espacio”. 

De todas maneras, El Sukaria negó el diálogo entre Juntos y el gobernador. “Si Schiaretti va a estar compitiendo dentro de JpC debió haber demostrado una vocación y no existe un diálogo. Me parecen un poco grandilocuentes los dichos de Manes porque no existe una vocación de Schiaretti ni una invitación de JpC para que esté integrado”, aclaró. 

Ahora bien, no cerró la puerta, en sintonía con lo que piensa su referente, el expresidente Macri, también el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, quien habla de una fuerza del 70%. “Si hay una necesidad de armar una alianza mucho más fuerte, bienvenidos sean todos. Y si Schiaretti quiere ser parte de JpC también se dará esa discusión”, opinó la diputada.  

En la noche del viernes, la Mesa Provincial de JpC expresó su voluntad de gobernar la provincia el año que viene; y advirtió que “la estrategia de posicionamiento nacional del peronismo de Córdoba y en particular del Gobernador Schiaretti no modifica ni condiciona en absoluto esa determinación”.

“Las diferencias con el Gobierno de la Provincia han sido y son muy profundas y no van a ser solapadas por la conveniencia política de ningún dirigente por mas legítimas que sean sus aspiraciones”, se desmarcaron de Manes antes de enumerar problemas graves. “La inseguridad, la pobreza y la marginalidad, el endeudamiento desmedido, la asfixiante presión impositiva y tarifaria, el descontrol de una policía de cuyo funcionamiento se ha desentendido el poder político y  la injerencia del Poder Ejecutivo en el Poder Judicial nos ponen en las antípodas de un modelo que se pretende exhibir como eficiente y republicano”, continuaron. 

Finalmente, compararon el “modelo Córdoba” con el “modelo kirchnerista”. “Ahora, por una cuestión de oportunidad, el peronismo de Córdoba pretende disimular”, cerraron.