Fassi y la Copa Libertadores económica

alleres al meterse en cuartos de final del torneo intercontinental lleva recaudados casi 800 millones de pesos. Y si llega a superar a Vélez, llegaría a un registro récord. Arcas contentas.

Federico Jelic  

La Copa Libertadores de América le representa mucho orgullo al hincha y socios de Talleres, el hecho de codearse con los mejores del continente, de volver a sentir esa especia de costumbre de ser internacionales, y ahora en cuartos de final, la ilusión crece más que nunca. Crece a la par de la cuenta corriente del club, que lleva embolsado casi 800 millones de pesos con los partidos disputados, con chance a más. Seis millones de dólares es el saldo general, descontando gastos y las injustas restricciones bancarias del país, quizás el premio no es tan brillante como reluce, pero bienvenido sea en este contexto esos ingresos que dejan la economía albiazul con mejor estado de salud.

Y ese es el campeonato que más le gusta jugar al presidente Andrés Fassi, porque reporta además más cantidad de socios, más entradas vendidas y más ingresos publicitarios. Más allá del análisis si llegaron más refuerzos de jerarquía y si rindieron lo previsto. Recursos hubo, no obstante el contexto económico del país no ayuda demasiado aunque otros equipos, más osados, sí lograron apostar fuerte. Talleres tiene otra política deportiva, pero de todos modos, a la luz de los resultados

La Copa Económica 

Andrés Fassi está jugando el campeonato que más le gusta y es el económico. Y dentro de los ocho partidos ya disputados (nueve contando Vélez Sársfield de visitante), ya lleva recaudado la onerosa cifra de 6.650.000.

La composición de premios es la siguiente: Por cada partido de fase de grupos: 600.000 dólares, en total 3.600.000 dólares. Más 1.050.000 por llegar a octavos de final más 2 millones más por superar a Colón de Santa Fe y llegar a cuartos. En total, ya la recolección habla de 6.050.000 dólares.
Y por eso hay ansiedad y codicia al respecto, no solo en lo deportivo, donde la gloria y la historia también juega su partido. Es que si se mete en semifinales podrá sumar 2.400.000 dólares.

Actualmente lleva recaudados casi 800 mil pesos, a precios del dólar oficial (se emite por transferencia por la cual el club debe pagar las percepciones y los impuestos del dólar solidario y los demás ítems). Si pudiera vender esos dólares en alguna “cueva”, la cifra se duplicaría.

A su vez la buena participación le trajo más socios, más cuotas de la Libertadores, más los 8 mil hinchas de Colón de Santa Fe en octavos de final en la tribuna Artime que dejaron más de 50 millones de pesos, por ejemplo. Más sponsoreo y demás.

Con Vélez se armó una novela similar, aunque esa historia amerita más contexto y más miradas parciales, donde lo político jugó su parte. Mientras tanto, el reclamo de los hinchas (nunca conformes y con la vara bien alta) es que no llegaron tantos refuerzos de jerarquía. Julio Buffarini llegó para ser escudo de Fassi para acallar esas voces críticas  y poco ha jugado, al igual que Favio Álvarez, otro nacido en barrio Jardín que sigue buscando su mejor forma. De todas formas, la mala performance en el torneo local viene mejorando pero es inevitable no pensar en la Libertadores y todas sus luces. No hay plantel para ambos frentes, pero mientras dure la aventura y el amor, el corazón y las arcas en Talleres estarán contentos.