Tras la asunción de Massa, el FR acelera en Córdoba (acto y designaciones)

El espacio arma un acto de debut en esta Capital con presencias nacionales. Un dirigente massista fue nombrado en una dependencia del Ministerio de Transporte con sede en Córdoba.

Por Bettina Marengo

La asunción de Sergio Massa como ministro de Economía con amplios poderes aceleró los planes del Frente Renovador de Córdoba. Mientras sus referentes avanzan en el trámite de la personería jurídica del partido para contar con la herramienta electoral el año que viene, preparan un acto de lanzamiento en Capital, de acá a dos o tres semanas, para el que esperan la bajada de dirigentes del riñón del nuevo superministro del gobierno nacional, como el por ahora jefe de gabinete de la Presidencia Cámara de Diputados, Raúl Perez.

A esto se suman designaciones de massistas en organismos nacionales en Córdoba.

Ayer se conoció que Marcelo Reynoso, un peronista de Villa Dolores que hace tiempo está en la órbita del tigrense, fue designado como titular de la Junta de Seguridad del Transporte (JST) que depende del Ministerio de Transporte de la Nación, organismo que investiga los incidentes en los medios de transporte de jurisdicción nacional. Transporte está bajo el éjido de Massa desde el inicio del gobierno del Frente de Todos, y varios funcionarios vinculados a la riocuartense Adriana Nazario y a La Militante, expresiones delasotistas del PJ cordobés, ocupan cargos en esa cartera.

Con la expansión del poder para el expresidente de Diputados, no se descarta que haya nuevas designaciones en oficinas locales de organismos o secretarías nacionales, como Agricultura o Producción, por ejemplo. “Es una forma de incrementar el músculo del Frente Renovador en Córdoba”, señaló una fuente del espacio. Reynoso, como ya informó este diario, es el secretario general del partido en formación, cuyo presidente es el riocuartense Fernando Caubet.

Con distancia frente al kirchnerismo, y sin interés por ahora de hacer pie en el Frente de Todos local, los planes de los renovadores cordobeses apuntan a trabajar con el delasotismo, con el que se siente cómodo. Sostienen esa posición en la historia reciente de un Massa que en 2015 armó UNA con el fallecido exgobernador José Manuel de la Sota, en un intento de tercera posición entre Cambiemos y el Frente para la Victoria. Pero también, de cara a la proyección política del PJ Córdoba, buscan un acercamiento al intendente capitalino Martín Llaryora, con quien lo une una promocionada buena relación personal. Como ya dijo este espacio, la idea es armar para acordar con el intendente capitalino. Por ahora, el llaryorismo se mantiene cauto y aclara que la línea oficial con el gobierno nacional es patrimonio exclusivo de Schiaretti.

En medio de los 500 invitados que hubo en la ceremonia en la que el presidente Alberto Fernandez tomó juramento al nuevo ministro, no pasó desapercibida la ausencia del schiarettismo en el Museo del Bicentenario, no solo porque no estuvo ni el gobernador Juan Schiaretti ni el vice Manuel Calvo, sino porque tampoco asistieron la acto los ministros de las áreas que quedarán bajo el mando de Massa.

Los más atentos admiten que el vacío cordobesista “fue una señal” y no muy amigable para el nuevo escenario nacional, y resaltan la abstención del bloque Córdoba Federal en la sesión de Diputados donde se aprobó a Cecilia Moreu como nueva presidente del cuerpo. Pero en el espacio dan por hecho de que Massa, ya en funciones, se va a contactar con Schiaretti en breve. En el entorno del jefe del Panal hablan de relaciones institucionales, pero sin ningún tipo de guiño político. Las declaraciones recientes de Schiaretti subrayan la postura.