Abrile, apuntado para una banca radical en las provinciales

En la preparación de los dirigentes que podrían integrar la lista de legisladores provinciales de Juntos por el Cambio, los sondeos en el sur indicarían que Gabriel Abrile podría ganarse un lugar en los puestos espectables. Sin ex intendentes para movilizar votos, el médico es el único con experiencia probada en las urnas. Con la salida de Benigno Antonio Rins, el radicalismo de Río Cuarto reclama una banca fuerte.

Por Gabriel Marclé

Gabriel Abrile

Mientras la mayoría de los espacios políticos de Córdoba se encuentran definiendo alianzas y candidatos a la gobernación, poco se dice del camino a la Legislatura que se configurará luego de las provinciales del año próxima. Las bancas que se renovarán dejan abierta la posibilidad de que varios nombres conocidos de la escena regional impulsen su llegada a un rol para nada menor en la configuración de sus espacios. Uno de esos es el del médico Gabriel Abrile, quien en los últimos días volvió a sonar fuerte en el seno del radicalismo provincial.

Más allá de Luis Juez y Rodrigo de Loredo, en Juntos por el Cambio -y especialmente el ala radical de la alianza- exponen la necesidad de contar con gente capaz de generar entusiasmo en el electorado y, para sorpresa de algunos, parece ser que uno de los riocuartenses que se metió en la discusión es el médico, el último candidato a intendente que el radicalismo local puso a prueba en las urnas del 2020. Aunque Juan Jure, actual presidente del bloque Juntos UCR, sería número puesto en las listas que vendrán, parece que hay lugar para otro más.

“Puede ser que la ciudad ya tenga al ‘turco’ -por Jure- como un buen representante, pero no hay que perder de vista que el único de los nuestros que se probó en las urnas y que logró una buena performance con un escenario más que adverso fue el doctor”, reflexionaba un dirigente a la salida de un encuentro entre correligionarios donde el debate sobre la pelea por las bancas de la Legislatura 2023 surgió casi de forma sorpresiva. El consultado recordaba que la lista liderada por Abrile perdió con Llamosas, pero solo por 5 mil votos y en plena crisis de pandemia.

Lo que plantean en estos sectores es que el circuito electoral del sur cordobés cuenta con varios dirigentes capaces de ingresar a la lista, pero que Río Cuarto peleará por esos lugares para meter al menos dos en el top ten, situación que les permitiría mantener las bancas que el radicalismo de Río Cuarto viene ocupando desde tiempos inmemoriales. Para eso necesitarán movilizar votos en una ciudad que, aun gobernada por el PJ schiarettista, el radicalismo ha sostenido su presencia y donde -según cuentan- dirigentes como Abrile “siguen midiendo bien”.

Con el peronismo ganando las últimas dos elecciones municipales en Río Cuarto, no hay candidato boina blanca que se haya probado en el ring por fuera de los últimos dos intendentes radicales, Jure y Benigno Antonio Rins; este último terminando en 2023 con sus dos mandatos consecutivos en la plana legislativa provincial. En ese escenario, hay quienes ven a Abrile como una opción nada descabellada.

Aunque el doctor tendría el visto bueno de algunos sectores más conservadores del centenario partido, cabe mencionar que no cuenta con el mismo cariño del lado de Evolución y la ola “joven” que se enfila detrás de Rodrigo de Loredo, donde afirman: “Los dirigentes históricos, ex intendentes, ex candidatos y eternos legisladores, ya no traccionan votos. Se vienen cosas nuevas y ya les ganamos en internas”.

Más allá de esta línea opuesta a la idea de “Abrile legislador”, otra cosa que juega en contra del futuro provincial del médico tiene que ver con la unidad de Juntos por el Cambio, eso que no logró en 2019 cuando Mario Negri y Ramón Mestre cortaron la alianza al medio. En aquella oportunidad, las listas de Córdoba Cambia y la UCR se repartieron a los ex intendentes Jure y Rins respectivamente para pelear el voto del segundo centro electoral con la misma fuerza. Ahora, con una lista única e independientemente de cómo finalice una eventual interna, la alternativa de meter a otro riocuartense en el Top Ten junto a Jure resulta al menos discutible.

Pero podría abrirse otra ventana para el médico y sus chances de llegar a legislador: el futuro de Juan Jure. Según comentan en los sectores más afines a la tarea del actual presidente del bloque UCR en la Unicameral, “de mínima” se espera que encabece la lista de legisladores del 2023, pero la posibilidad de sumarse a la formula competidora como candidato a vicegobernador tampoco está fuera de la mesa. “Le está yendo muy bien, especialmente en Río Cuarto”, analizaba un dirigente jurista. De darse ese escenario, un riocuartense -como Abrile- podría pasar a pelear la banca radical que Río Cuarto mantuvo históricamente en la Legislatura. Pero esa posibilidad ya no dependería de él, sino de Juez y de Loredo, líderes de la alianza.

En síntesis, más allá de las especulaciones y cálculos de potencial movilidad electoral, lo cierto es que Abrile necesita cerrar con casi todos los espacios radicales para permitirse soñar con subir, especialmente con aquellos a los que les dio la espalda al no jugársela durante las internas partidarias y las Legislativas del 2021. “Hoy se lo ve muy solo a Abrile”, advierten desde sectores allegados al deloredismo, donde señalan que “con los números y encuestas no es suficiente”.