Sin gestos: schiarettismo ausente en la jura de Massa

Ni el gobernador ni el vice asistieron a la asunción del nuevo hombre fuerte del gobierno nacional. Presencia casi completa del FdT y del incipiente Frente Renovador de Córdoba.

Por Bettina Marengo

En línea con la distancia que quiere resaltar con el Frente de Todos, y que no va achicar con el nuevo momento político del gobierno nacional, el schiarettismo le hizo el vacío al acto de jura del ministro de Economía, Sergio Massa, que se realizó ayer a la tarde en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada.

Desde el lunes, desde el Panal habían indicado que el gobernador Juan Schiaretti no tenía en agenda asistir a la ceremonia donde el presidente Alberto Fernández ungiría al tigrense como superministro. Ayer se confirmó la decisión. Tampoco participaron el vicegobernador Manuel Calvo ni los ministros de las áreas que quedaron bajo el mando de Massa, Producción y Agricultura.

La ausencia cordobesista contrastó con la nutrida presencia de funcionarios, empresarios, sindicalistas y dirigentes que acompañó el acto, donde estuvieron los gobernadores Gustavo Melella (Tierra del Fuego), Arabela Carreras (Rio Negro), Osvaldo Jaldo (Tucumán), Mariano Arcioni (Chubut), Sergio Ziliotto (La Pampa), Ricardo Quintela (La Rioja), Omar Perotti (Santa Fe), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Axel Kicillof (Buenos Aires).

La posición de Hacemos por Córdoba es que el nuevo hombre fuerte del gobierno nacional tiene que demostrar que representa un andarivel del medio de la política, como indican sus antecedentes, y que, en todo caso, es aliado de Cristina Kirchner, el límite infranqueable del PJ cordobés. Por lo demás, la postura es bajarle el precio al clima de nuevo gobierno que vive el oficialismo por estas horas. El martes ya había quedado claro que no habría gestos de parte del gobernador, cuando reclamó al gobierno nacional que “le saque de encima el pie al campo”.

Tampoco viajó el intendente de la Capital, Martín Llaryora, pese a que tiene una relación personal con el tigrense. En relación a este vínculo, tuvo que salir el legislador Juan Manuel Cid, de estrecha relación con Llaryora, para aclarar que es Schiaretti quien fija la política provincial respecto al afuera. “Martin no hará nada por fuera de lo que defina Schiaretti, que es el conductor del peronismo de Córdoba”, escribió en redes, lo que dejo en claro que el jefe del Panal no redujo su desconfianza por Massa. “Muy difícil que vaya alguien de Hacemos por Córdoba”, deslizaron en el corazón del cordobesismo, donde no creen que el nuevo ministro tenga margen para “represalias económicas” con el gobierno cordobés. La ausencia se extendió al bloque de Córdoba Federal en Diputados, incluida la diputada Natalia de la Sota, otrora cercana a Massa por la relación de éste con su padre, el fallecido exgobernador José Manuel de la Sota, a partir de la experiencia electoral del 2015.

 

Presentes los de los Frentes

En cambio, dijeron presente gran parte de los referentes del Frente de Todos de Córdoba y los dirigentes del incipiente Frente Renovador local que, otra paradoja del cordobesismo, no integra acá el espacio Todos.

En el FdT hubo asistencia casi completa, aunque ninguno de los locales tiene a Massa como terminal política. La diputada Gabriela Estevez fue una de las pocas ausentes (tenía actividad en Córdoba), pero la relación entre el jefe del Frente Renovador y con La Cámpora estaría abrochada, como probó la presencia de representantes cristinistas en la jura. Sí estuvieron en el Museo del Bicentenario los diputados Pablo Carro y Eduardo Fernández, el exsenador Carlos Caserio, actual director del Banco Nación, el intendente de Villa María, Martín Gill, e intendentes peronistas gillistas como el de Cruz Alta, Agustín Gonzalez, entre otros.

En pleno proceso de personería jurídica en el distrito, los referentes cordobeses del Frente Renovador asistieron a la jura y luego a la presentación de los primeros anuncios de Massa, en el Centro Cultural Kirchner. El riocuartense Fernando Caubet y el dolorense Marcelo Reynoso, presidente y secretario general del partido en formación, llevaron la llama cordobesa al evento.

Con la asunción de Massa se aceleraron los tiempos renovadores. En dos o tres semanas, cuando los dirigentes finalicen la presentación de las cuatro mil adhesiones que pide la Justicia Electoral para constituir el partido, habrá un acto de lanzamiento en esta Capital. Está prevista la presencia del hasta ahora jefe de Gabinete de la presidencia de la Cámara de Diputados y mano derecha del ahora superministro, Raúl Perez, y de otros referentes nacionales del FR.

En cambio, no asistió al acto de ayer la exdiputada Adriana Nazario, quien formó parte de UNA en 2015. La dirigente, que se asume cercana a Massa pero no saca los pies del PJ provincial, tiene previsto por estos días un viaje a los EE.UU. que le impide, aseguran en su entorno, acompañar al tigrense en su hora de oro. Igual, tuvo palabras optimistas para con el expresidente de Diputados. ”Una persona que ha sido candidata a presidente no es alguien que improvisa sino que llega con conocimientos y con equipo”, destacó, en declaraciones al diario Puntal de Río Cuarto. “La llegada de Massa y de técnicos en el tema creo que nos abre una ventanita de esperanza a quienes queremos que a la Argentina le vaya bien”, sostuvo.