Schiaretti quiere el “modelo Córdoba” para Marcos Juárez

La dupla Verónica Crescente y Eduardo Foresi presentó esta semana cinco propuestas de campaña que llevan sello schiarettista. Desde el peronismo aseguran que los números los favorecen y hay entusiasmo. El gobernador prepara dos nuevas visitas a la ciudad.

Por Yanina Soria

Que el gobernador Juan Schiaretti hará todo lo posible para arrebatarle el triunfo a Juntos por el Cambio el próximo 11 de septiembre en la ciudad de Marcos Juárez, no quedan dudas. 

Es su decisión jugar fuerte para quebrar la tendencia amarilla que hace 8 años colocó a Pedro Dellarossa en la Municipalidad de la localidad cordobesa donde nació la alianza que llevó luego a Mauricio Macri a la presidencia. 

La primera y clara señal que dio el jefe del PJ Córdoba de que esta vez hará todo lo posible para ganar, fue la designación de Verónica Crescente como su candidata a intendenta. Cuando el peronismo ya había resuelto que el director del hospital local, Eduardo Foresi, sería el postulante del PJ y la Unión Vecinal, el gobernador vio la oportunidad de aumentar las chances electorales de su espacio y hacia allí avanzó. Incluso, cuando desde el seno de Hacemos por Córdoba hubo algunos reproches frente a esa movida. 

El escenario local cambió por completo luego de que Dellarossa se inclinara por Sara Mejorel, la actual presidenta del Concejo Deliberante, como su aspirante lo que provocó la inmediata salida de Crescente de la secretaría de Gobierno. La mujer de extracción vecinalista era la que mejor medía en ese momento. Schiaretti, a través de sus emisarios, inició una rápida negociación y en muy pocos días, la recién salida funcionaria municipal se convirtió en la candidata de Unidos por Marcos Juárez, una alianza ampliada hacia otros sectores como el GEN y el Partido Socialista. 

El mandatario provincial ya se mostró con la dupla Crescente- Foresi (el nutricionista quedó como primer candidato a concejal) hace unos días en Marcos Juárez donde reivindicó la fórmula y le dio un especial espaldarazo a la mujer. Visitará, por lo menos, dos veces más la localidad. 

Es que ganarle a Juntos por el Cambio en su kilómetro cero sería muy funcional a las pretensiones políticas del mandatario en Córdoba, pero también de cara a sus planes en el escenario nacional. Justamente por lo que representa Marcos Juárez para los ex Cambiemos, lo que suceda la noche de los comicios municipales tendrá garantizado un lugar en los principales portales nacionales. Y allí es donde Schiaretti quiere verse festejando. 

En el Panal consideran que la combinación entre la buena imagen que conserva el mandatario provincial en la ciudad (hablan de un 76%) y el hecho de que Crescente siga arriba en intención de votos, vuelve palpable la posibilidad de un triunfo. 

El peronismo hace encuestas semanales y, según señalaron, la última medición le da a la dupla Crescente-Foresi 10 puntos arriba de Majorel-Dellarossa. A eso, le suman que el director del Abel Ayerza también creció en las encuestas, por lo que las expectativas crecen. 

 

Estrategia

Esta semana, los candidatos opositores presentaron un paquete de cinco propuestas para la ciudad; las primeras de unas cuántas que irán lanzando cada semana. Lo hicieron desde el local del Unidos por Marcos Juárez que pretenden transformar de local partidario a una la sede para que los vecinos puedan llevar sus propias inquietudes e iniciativas. Apuestan a trabajar una dinámica de gobierno abierto, una línea que pretende profundizar Crescente como candidata. 

«Ninguna de estas propuestas fue hecha al azar; son programas que hemos compatibilizado con nuestros equipos técnicos y también hablado con el gobernador, quien mostró su apoyo y se comprometió también para hacer de cada una de estas iniciativas, una realidad», expresó la candidata que mantiene diálogo directo con el gobernador. De hecho, ya hubo varias reuniones presenciales y regularmente conversa telefónicamente. En el Centro Cívico seduce el perfil de gestora que mostró la mujer durante su largo paso por el municipio local como mano derecha de Dellarossa. Marcos Juárez es, desde hace años, uno de los municipios opositores de vínculo con el Panal. 

Entre las primeras propuestas, Crescente mencionó el plan de pavimentación de 250 cuadras; un programa de 400 viviendas, entre construcción y ampliación de unidades habitacionales; la incorporación de 30 cámaras de videovigilancia; la construcción de un centro de salud en la zona sureste, y la ampliación en barrio Sabattini; y la erradicación y saneamiento del basural a cielo abierto. Todas llevan sello del schiarettismo y lo tienen al propio mandatario como garante para su ejecución. En definitiva, se propone el “modelo Córdoba” también para Marcos Juárez. 

La incorporación de Crescente a la alianza del PJ y la Unión Vecinal además de acercar al peronismo un perfil de votante más PRO (naturalmente) también le sirve para amenizar las críticas de campaña lanzadas desde el oficialismo local. 

Dellarossa insiste en emparentar al peronismo local con el kirchnerismo, precisamente en una ciudad que ofrece una reticencia especial a todo lo que lleve el sello del Frente de Todos, por encima incluso del rechazo del cordobés medio, según admiten desde el PJ local. 

Como estrategia política, Crescente lejos de responder a las críticas de Juntos por el Cambio, también habla de una continuidad del proyecto municipal. La mujer que durante casi 8 años fue funcionaria de alto perfil, sigue destacando las “cosas buenas” hechas en el municipio mientras promete “hacer mucho más”. De esa manera, no sólo no se enfrenta al voto PRO sino que busca fidelizarlo detrás de su candidatura.