Más que anuncios, Massa hizo una serie de planteos generales

Lanzará un canje voluntario para los vencimientos en pesos de los próximos 90 días, que finalizará el martes. Por decreto promoverá regímenes para los sectores de agroindustria, minería, hidrocarburos por aumento de producción, y de economía del conocimiento. No se usarán más Adelantos del Tesoro el resto del año.

El supuesto “superministro” de Economía Sergio Massa presentó a las tres horas de jurar su cargo los principios del programa de su gestión: orden fiscal, superávit comercial, fortalecimiento de reservas y desarrollo con inclusión. No existieron los anuncios prometidos, sólo una serie de conceptos básicos y generales que, en el medio de la crisis y de la expectativa generada, saben a muy poco.

Massa -que hizo un recorrido por la crisis global y las “oportunidades” que le abre a la Argentina- indicó que licitarán el segundo tramo del gasoducto Nestor Kirchner; pondrán en marcha un programa para formar en los próximos 12 meses a 70 mil nuevos programadores y lanzarán un canje voluntario para los vencimientos en pesos de los próximos 90 días, que finalizará el martes, para el cual ya tenemos compromisos de adhesión de más del 60%.

Hizo dos convocatorias:

  1. a) Al Congreso, para pedir el rápido tratamiento de las leyes que benefician en términos impositivos a la Construcción, a la Bio / Nanotecnología, a la agroindustria y a la industria automotriz. Porque son grandes generadores de empleo y crecimiento.
  2. b) Y a la Mesa de Enlace, para sentarnos a trabajar juntos para el desarrollo de ese sector tan potente que integran los productores argentinos.

En el primer segmento, el del orden fiscal, planteó que se cumplirá la meta del 2,5 de déficit establecida por el presupuesto; no se utilizarán Adelantos del Tesoro por lo que resta del año y el lunes le girarán al Central un pago de $10.000 millones y continuará rigiendo el congelamiento de la planta del estado para todos los sectores de la administración pública nacional centralizada.

Sobre los subsidios a las tarifas -uno de los capítulos más esperados porque representan la mayor parte del gasto público- indicó que cuatro millones de hogares argentinos renunciaron a usar los subsidios y entre los casi 10 millones que los pidieron van a “promover el ahorro de consumo”. “No podemos seguir con un esquema en el que quien más gasta más subsidio se lleva”, agregó.

Exportaciones e importaciones

A la hora de referirse al superávit comercial, indicó que promoverán por DNU regímenes para los sectores de agroindustria, minería, hidrocarburos por aumento de producción, y de economía del conocimiento. “Vamos a denunciar en la justicia argentina y la unidad antilavado de Estados Unidos casos de subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones”, añadió.

Prometió el lanzamiento de un programa de crédito a tasas promocionales, y un esquema de garantías para primeros exportadores. Queremos vender más trabajo argentino al mundo y la puesta en marcha un sistema de trazabilidad de comercio exterior para mayor control y transparencia en el uso de divisas para importaciones.

Massa se refirió al fortalecimiento de las reservas: habrá adelanto de exportaciones, con las cadenas de valor de la pesca, del agro, de la minería y otros, que ingresarán en los próximos 60 días por un total de 5000 millones de dólares, que pasarán a engrosar las reservas del BCRA y un desembolso por 1200 millones de dólares con organismos internacionales por programas vigentes. Nuevo programa con la CAF con un desembolso por 750 millones de dólares adicionales.

También cuatro ofertas de Repo para fortalecimiento de reservas y recompra de deuda soberana. 3 de instituciones financieras internacionales y un fondo soberano. Dijo que ayer tuvo una primera reunión de trabajo con el FMI para continuar con los desembolsos previstos.

Jubilaciones y planes sociales

Para las jubilaciones planteó que el 10 de agosto darán el índice de movilidad jubilatoria con un refuerzo que ayude a los jubilados a superar el daño que les produce la inflación.  Y el jueves de la semana próxima convocarán a entidades empresarias y de trabajadores a los efectos de asegurar un mecanismo que permita recuperar ingresos en trabajadores del sector privado, que incluye la mejora de las asignaciones familiares.

En el caso de los planes sociales, insistió en que encararán una política de reordenamiento durante los próximos 12 meses, poniendo foco en tres ejes. “Vuelta al mercado de trabajo, fortalecimiento de cooperativas y protección en caso de situaciones de vulnerabilidad”, ennumeró.

El 15 de este mes -dijo- empieza una auditoría que realizarán las universidades. Quién no la cumpla, recibirá la suspensión del plan. En paralelo, la liquidación se cruzará con las bases de datos de la Anses. “Nuestra idea de país es que el plan sea la emergencia, y el trabajo lo permanente”, añadió.

Sostuvo también que iniciarán una unificación de los programas de crédito en una sola línea, que se llama Crédito Argentino, y que va a unificar todas las políticas de promoción del crédito para los sectores productivos, Pymes y comercio, programa por un total de $400 mil millones porque estamos convencidos que hay que sostener el trabajo y el crecimiento argentino.