Schiaretti, sin changüí a Massa: Que le saque el pie de encima al campo

El gobernador recibió al nuevo hombre fuerte del gobierno nacional y a su futuro secretario de Agricultura con reclamos por las retenciones. Massa eligió para el sector rural a un hombre del gobierno de Bordet, en un guiño a los mandatarios PJ en general y de la Región Centro en particular.

Por Bettina Marengo

El gobernador Juan Schiaretti recibió con reclamos al nuevo superministro del gobierno nacional, Sergio Massa, y al ya designado  secretario de Agricultura de la Nación, el entrerriano Juan José Bahillo. “Queremos que el Gobierno nacional le saque el pie de encima al campo y a la producción del interior de la Patria”, marcó la cancha el mandatario, en clara señal de que el Panal no tiene previsto modificar su posición frente al Frente de Todos por el encumbramiento del más parecido a Hacemos por Córdoba de sus integrantes, y que no está dispuesto a dar changüí al jefe del Frente Renovador.

Casi al mismo tiempo que se conocía el nombre de Bahillo para la cartera del agro, Schiaretti habló en un acto en el departamento Río Segundo, territorio de impronta agroexportadora, donde habilitó la obra de pavimentación de la red vial secundaria entre Calchín Oeste y Carrilobo. Acompañado por directivos de la entidades rurales y por productores, pidió la baja de retenciones a las exportaciones agrarias y aseguró que defenderá al sector rural cordobés “con uñas y dientes”.

Bahillo es actualmente ministro de la Producción del gobernador Gustavo Bordet, uno de los tres mandatarios, junto a Schiaretti y el santafesino Omar Perotti, que integran la región Centro. El de Entre Ríos fue el segundo gobernador que salió a pedir por Twitter por el arribo de Massa en el gabinete del presidente Alberto Fernández. El primero fue Perotti. Ambos integran el Frente de Todos pero el rafaelino suele marcar diferencias con la Casa Rosada. Con la política con el sector rural, por ejemplo. Schiaretti, en la vereda del frente del oficialismo nacional, no había hecho comentarios sobre los cambios en la cúpula del poder nacional, hasta ayer que salió a reclamar a favor de un sector que es aliado, más para posicionarse en en el nuevo escenario que porque realmente crea que la Nación puede hoy reducir la  presión tributaria al campo. Con todo, el cordobés evitó mencionar al nuevo hombre fuerte de la política oficialista, como ya había sucedido el viernes, cuando estuvo en la Exposición Rural de Palermo, en CABA.

En tren de dar señales de distancia, los diputados que responden a Schiaretti se abstuvieron ayer en la votación para  la designación de Cecilia Moreau como nueva presidenta de la Cámara de Diputados, en reemplazo del renunciante Massa. “El bloque Córdoba Federal se abstiene, sin que ello implique una descalificación de la diputada Cecilia Moreau y con el beneplácito de que sea una mujer quien presida esta Cámara después de 158 años de estar presidida por hombres”, señaló el bloque vía Twitter. “Tener que modificar la conformación de la Cámara faltando cuatro meses es una situación excepcional que marca la profunda crisis que afecta a todos los argentinos”, argumentó.

El nuevo secretario de Agricultura es un hombre de confianza de Bordet. Es productor lechero, tuvo cargos en entidades ruralistas de su provincia y se lo considera de perfil dialoguista similar al del renunciado Julián Dominguez. Su designación fue tomada como una señal de Massa en clave federal a los gobernadores peronistas, de cuyo seno salió el planteo a Alberto Fernández que derivó en la nueva configuración del gobierno nacional y nuevo reparto del poder en el Frente de Todos. Y entre esos gobernadores, el centro fue a los tres de la Región Centro que, junto a Buenos Aires,  conforman el núcleo agroexportador del país. A la luz de las palabras que pronunció ayer, Schiaretti no leyó el guiño como tal.

Fuentes vinculadas al mandatario cordobés aseguraron que con Bahillo, con quien el gobierno ha tenido contactos en el marco de la región, no hay objeción sobre su capacidad. “No es un tema de solvencia, está claro que conoce el entramado productivo del interior.  El problema es qué le van a dejar hacer y qué no”, señaló un paladar negro del schiarettismo.

Al cierre de esta nota, Schiaretti no tenía previsto viajar a Buenos Aires a la asunción de Massa. Tampoco el vice, Manuel Calvo. Sí lo harán dirigentes peronistas del FdT como el intendente de Villa María, Martín Gill. Otros intendentes de su espacio también irán al acto donde Alberto tomará el juramento de rigor.

“Nosotros somos federales y defendemos a los que producen y a los que trabajan porque son los que permiten que los argentinos consumamos y son los que nos traen divisas genuinas a nuestra Patria. Por eso, seguiremos defendiendo al campo con uñas y dientes; por eso seguiremos defendiendo la producción como corresponde”, expresó el gobernador, que al cierre de nota no tenía previsto asistir esta tarde a la asunción de Massa.

El gobernador hizo referencia a las retenciones que aplica la Nación a la exportación agropecuaria y que alcanzan los 270 mil millones de pesos anuales: “Se imaginan cuánto más podríamos hacer si no nos metieran la mano en el bolsillo a los cordobeses y a los productores agropecuarios desde el Estado nacional, si no tuviéramos que ponerle al tesoro tantos miles de millones de pesos en concepto de retención a las exportaciones agropecuarias”. También habló del cepo a la exportación de carne: “Lo único que consiguió el Gobierno nacional es que los argentinos consumamos menos carne que otros productos y que el precio de la carne esté por las nubes en la mesa de los argentinos”, manifestó.