PRO terceriza a Juez críticas al PJ y prepara desfile de popes

El gobernador comenzó a mostrarse como el verdadero gestor del cambio en la ciudad productiva con anuncios y fondos. El oficialismo busca que esa relación que impactó en la gestión de Pedro Dellarossa no se vuelve en contra. Apela a críticos avezados y a anabólicos foráneos.

Por Yanina Passero

La perla productiva del sudeste cordobés ingresó a su cuarentena electoral. Las próximas seis semanas de campaña pelearán las listas que prometen “continuidad”. El concepto es utilizado -lógicamente- por el intendente macrista Pedro Dellarossa, candidato a primer concejal de su delfín, Sara Majorel. También por la exfuncionaria municipal amarilla, exponente de la alternativa que apadrina el gobernador Juan Schiaretti. 

El oficialismo cuenta con dos períodos de una administración altamente valorada por los vecinos, al punto que el hijo titular del “kilómetro cero del cambio” eligió de sucesora a la dirigente menos favorecida por las encuestas, en detrimento de quien fuera su determinada secretaria de Gobierno. Ahora bien, Crescente también tiene derecho a decir que expresa la continuidad, blanqueando la fuerte cooperación con El Panal durante ocho años, la misma que crispaba los nervios de los opositores en Juntos por el Cambio. Nadie ignora que la Municipalidad fue la “mimada” por Schiaretti, en especial durante la gestión presidencial de Mauricio Macri. 

No es reprochable, entonces, que el mandatario provincia pida el reconocimiento que le asiste por esa sólida relación institucional que trabó con el marcosjuarense amarillo, confeso interesado de formar parte del eventual gabinete de gobierno de Martín Llaryora en el 2023. 

Hasta el día de la puja (11 de septiembre), Dellarossa intentará eclipsar el crédito de gestión que le reclama el gobernador -quien ya jugó fuerte con anuncios de obras y compromisos de fondos- con un giro en la estrategia. 

Ya pasó el shock por el pase de Crescente a las filas del PJ. La provincialización de la elección que comenzaba a observarse con el desembarco de los referentes de JxC de Córdoba en la ciudad convivirá con la pasarela de primeras y segundas líneas de la mesa nacional de la alianza. 

En concreto, fuentes de la coalición ya tienen un fixture tentativo de desembarcos. La confirmación del apoyo pretende ser “vendida” como una mejora de las posibilidades electorales de Majorel, segunda en la tabla por una diferencia que promediaba los ocho puntos, según los últimos sondeos circulantes. Hoy dicen que tienen otra foto. 

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, envió a su equipo de comunicación para trabajar en la campaña. La visita está prevista para el 12, a reconfirmar. También, la diputada María Eugenia Vidal y la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, avisaron a la dupla Majorel-Dellarossa el apoyo presencial. 

El fixture

Los alincistas marcosjuarenses adelantaron también que el exministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, visitará la ciudad. Igual, lo hará el economista Ricardo López Murphy, al regreso de su viaje a Estados Unidos. En tanto, el presidente de la UCR y gobernador de Jujuy, Gerardo Morales les anticipó que apartará un lugar en su agenda para una recorrida o, en su defecto, viajará para el cierre de las acciones proselitistas. 

El radical Rodrigo de Loredo programó actividades para una jornada completa cuyo cierre estará a cargo del diputado y economista de Evolución Radical, Martín Tetaz. El presidente del bloque de la UCR, Mario Negri, ya coordina la agenda con los campañistas. 

Con mejores ánimos, dan por descontado que Marcos Juárez estará en boca de la política nacional, pero sobre todo local porque sus protagonistas ya anticiparon que el resultado se leerá como un anticipo de lo que pueda suceder en los comicios provinciales del 2023. Cabe recordar que los miembros de la coalición local se congregaron la semana pasada -con asistencia casi perfecta- para apoyar a la dupla del PRO, aunque la punta la hizo el precandidato a gobernador Luis Juez, en momentos de alta sensibilidad, cuando el aliento de los aliancistas olía a derrota. 

Críticos expertos 

Dellarossa terceriza las críticas a Schiaretti para resguardar su “coherencia”. Con la aprobación de sus conmilitones, Juez calentó el discurso de campaña con dardos al gobernador y la definición de los marcos de la disputa municipal. 

“Otra vez Marcos Juárez está en el kilómetro cero. Es el comienzo de una nueva etapa para quienes tenemos serias intenciones de terminar con 24 años de peronismo en la Provincia de Córdoba. Por eso, la elección de Marcos Juárez es de todos nosotros y por eso estamos todos quienes representamos a cada uno de los partidos que integran esta coalición”, provincializó. 

“A ninguno de nosotros nos resulta indiferente esta elección del 11 de septiembre, porque es la posibilidad que este espacio de Juntos por el Cambio pueda seguir siendo el faro que nos ilumine para ganar esta provincia y nos permita retomar el poder en el 2023 en la República Argentina. No hay muchos equipos exitosos en la política argentina y aquí hay uno. Hay que cuidarlo, preservarlo y acompañarlo, esa es la tarea de todos”, pidió a los aliados. 

Serán semanas intensas en Marcos Juárez. Los aliancistas no serán los únicos activos.