Vigo lanzó a Llaryora: “será el próximo gobernador”

Lo hizo desde Sinsacate frente a concejales de toda la provincia. Allí quedó institucionalizada la mesa de ediles (todos sub 40) de Hacemos por Córdoba.

Por Yanina Soria

Desde la localidad de Sinsacate, departamento Totoral, la senadora nacional y referente del PJ capitalino, Alejandra Vigo, dijo este fin de semana que el intendente de la ciudad de Córdoba, Martín Llaryora, será el próximo gobernador. 

Ni el momento ni el lugar para lanzarlo (ya sin medias tintas) fueron casuales. La esposa del gobernador Juan Schiaretti, que se viene moviendo con alto perfil, eligió el interior del interior para hacerlo y como vidriera, el encuentro de jóvenes concejales de Hacemos por Córdoba que tuvo lugar el sábado pasado.

Con sus dichos, la parlamentaria habilitó nuevamente esa especie de campaña no oficial que ya había comenzado con los lanzamientos de las juntas promotoras en distintas ciudades y pueblos y que luego, a pedido del propio Schiaretti, quedó pausada. Con esa desarticulación, el Panal buscó ordenar hacia abajo y centralizar desde el partido la estrategia electoral y la instalación del intendente fuera del departamento Capital. 

Lo cierto es que Vigo sorprendió con la contundencia de sus declaraciones ya que, hasta aquí, en público, las primeras líneas del PJ no venían hablando tan abiertamente de “Llaryora, candidato”, aunque hacia adentro sea un hecho para todos. Hasta ahora, la orden impartida para funcionarios y dirigentes provinciales y municipales era mostrarse centrados en la gestión y lejos de la rosca para el ´23. 

Sin embargo, frente a concejales peronistas de toda la provincia, Vigo se refirió al tema y en su misma línea fueron otros discursos como el de legislador del departamento Colón, Carlos Presas, quien ponderó la figura de Llaryora. También asistieron al encuentro, el ministro de Vinculación Comunitaria, Paulo Cassinerio; la titular del Coys, Victoria Flores; el presidente del bloque de concejales de la ciudad de Córdoba, Marcos Vázquez; entre otros. 

Horas antes de asistir a Sinsacate, la senadora se había mostrado con Llaryora en una “reunión de trabajo” en la Municipalidad de Córdoba. Formalmente se informó que abordaron una agenda común que incluyó, entre otros puntos, temas como el del subsidio al transporte que la senadora aborda desde el Congreso. También es cierto que la foto de ambos alimenta las especulaciones de quienes ven allí una eventual fórmula provincial para el ´23. 

 

Bloque institucionalizado

La mesa de jóvenes concejales del PJ que se reunió el fin de semana funciona desde el 2015, pero recién el sábado quedó institucionalizada con autoridades designadas. 

Como presidente fue elegido el edil de Sinsacate, Jonathan Correa; como presidenta alterna, Mabel Rodríguez, concejal de Monte Cristo; Romina Carezzano de Río Tercero en la vicepresidencia primero; y Juan Cruz Fowler de Ticino como vicepresidente segundo. 

El encuentro constó de dos momentos: el primero, más político con los discursos y saludos recibido de los dirigentes provinciales de Hacemos por Córdoba; y el segundo, con el desarrollo de la asamblea parlamentaria propiamente dicha. 

Los ediles se reunieron para presentar las bases de un proyecto de economía circular que lanzarán en simultáneo en las distintas localidades que representan; y para institucionalizar el espacio político que integran. Actualmente forman parte de ese bloque unos 90 concejales de toda la provincia, todos sub 40. 

Precisamente, con la movida del sábado se buscó comenzar a visibilizar el espacio en el que confluyen los jóvenes ediles que, además, tienen aspiraciones para el 2023. Los sub 40 están pidiendo pista en sus respectivas localidades y aseguran que hay varios con intenciones de ser candidatos a intendentes por el Hacemos por Córdoba. Es más, aseguran que tienen amplias chances si efectivamente el tope a la re reelección no se modifica. 

Según explicaron, del total de localidades que representan en la mesa, los conejales en la mitad de los municipios son oficialistas y en la otra mitad, oposición. Del primer grupo hay, por lo menos, diez ediles que aspiran al cargo ejecutivo en sus respectivas localidades por el peronismo y pelearán por ello. Por eso, además de poner en valor nuevamente el rol de la mesa de concejales, los ediles pretenden constituirse desde allí en un polo político, orgánico, pero con peso propio.