Llamosas suma “trofeo” de licitación a su vitrina

Con el objetivo de elevar su perfil hacia el 2023, el intendente se anota otro logro en su currículum: la primera licitación del transporte urbano en la ciudad. No obstante, la continuidad de la firma SAT en la prestación del servicio podría reavivar un viejo fantasma como el de la licitación de la higiene urbana en 2017.

El intendente Juan Manuel Llamosas anotó un logro de gestión que le serviría para exhibir en su camino hacia la órbita provincial. Aunque en términos reales no implicaría cambios profundos (la empresa riocuartense SAT seguirá prestando el servicio), el peronismo se anotó el logro de haber llevado a cabo la primera licitación del transporte en la ciudad. Pese a los esperados embates de parte de la oposición y  de la “irrupción” de la empresa puntana Sol Bus, el intendente pudo firmar el decreto de adjudicación del servicio a la firma local con la recomendación de la mayoría de los miembros de la comisión de pre-adjudicación (con la excepción de Juntos por Río Cuarto que votó en disidencia). 

Podría decirse que ya pasó la parte más difícil para el Ejecutivo. El oficialismo planteó que el proceso de judicialización al que recurrió la empresa SolBus no afectará al desarrollo de la licitación que ya se encuentra encaminada. Cabe resaltar que desde la apertura del sobre N°1, la empresa de Villa Mercedes apuntó sus cañones a la firma local que preside Julio Titarelli. Raúl Sosa, titular de SolBus, había manifestado en la Sala de Situaciones (lugar en el que se realizó la apertura de sobres) que Titarelli tendría familiares en la órbita municipal y que eso contradiría las condiciones para participar de la licitación. Posteriormente, Sosa señaló que la SAT no había presentado una propuesta técnica como lo establecía el pliego de bases y condiciones elaborado por el Ejecutivo y remarcaron que esta misma razón había sido causal de eliminación de la empresa TransBus de Villa María (que tampoco había cumplido con ese requerimiento). Luego de conocer que la comisión evaluadora “recomendó” a la empresa SAT para seguir al frente de la prestación del transporte, Sol Bus acudió a la judicialización. 

La denuncia de la empresa mercedina cuestionó el criterio del oficialismo para asignar el puntaje a las empresas (el oficialismo contabilizó 6 puntos más en favor de la SAT) y, por otra parte, consideró que habría una “falsificación de documento público” en un documento que cuenta con la firma de la subsecretaría de Transporte y que cuenta los años en los que la SAT funcionaba como una cooperativa (lo que le suma más años de antigüedad a la Sociedad Anónima de Transporte de Río Cuarto). Sin embargo, el Ejecutivo no se vería impedido de continuar con el procedimiento y se prepara para uno de los últimos pasos: la aprobación del contrato. 

Desde el círculo cercano de Llamosas buscan ponderar el perfil gestor del intendente. Consideran que a partir de obras, programas y gestiones políticas se podrá mostrar como un dirigente “a la altura” de un lugar en el Ejecutivo provincial. La reciente mimetización con algunos programas y políticas de Martín Llaryora en Capital son una muestra de cuáles son los aspectos que Llamosas busca resaltar en su trayecto hacia el Panal: gestión ambiental, obras públicas, programas de desarrollo económico y también hitos que lo posicionen como “pionero” en la ciudad: uno de ellos es el primer llamado a licitación del transporte urbano. No obstante, la continuidad de la firma SAT no generaría expectativas de una inmediata mejora en la prestación del servicio. Algo similar a lo que ocurrió en 2017 con la licitación de la higiene urbana cuando la firma Cotreco fue la única que presentó una oferta. Es probable que lo que le jugó una mala pasada a Llamosas en aquel entonces no fue necesariamente aquel proceso licitatorio sino su promesa explícita de “Conmigo, Cotreco se va”. En el caso del transporte, no hubo expresiones de ese calibre por parte del jefe municipal. 

JpRC busca despegarse

El comunicado oficial que dio a conocer la adjudicación total del servicio a la empresa SAT no cayó muy bien en el bloque de la primera minoría. El mensaje resaltó que el intendente había firmado el decreto de adjudicación luego de la recomendación de la comisión evaluadora compuesta por cinco miembros: el secretario de Servicios Públicos, Marcelo Bressan; la subsecretaria de Transporte, María Martínez; y los concejales Miguel Alonso (Hacemos por Córdoba), Pablo Carrizo (Política Abierta) y Marcos Curletto (Juntos por Río Cuarto). Aunque el comunicado aclara que se trató de una sugerencia “de la mayoría de los miembros”, Juntos por Río Cuarto buscaría despegarse y resaltar que Curletto fue el único que emitió un dictamen en disidencia y consideró que la firma SAT no superaba en puntaje a SolBus.