Enroque corto en Río Cuarto

Limitar reelecciones

Jorgelina Fernández, secretaria general del Sindicato de Trabajadores Municipales.

La cronista recibía un mensaje de un trabajador municipal, quien le comentaba sobre las primeras declaraciones de Jorgelina Fernández, nueva titular del Sindicato de Trabajadores Municipales. En diálogo con LV16, la flamante secretaria general planteó que quieren reformar el estatuto sindical para limitar los períodos de los consejos directivos. 

Trabajador municipal: Le cuento que la nueva conducción del STM está planteando limitar las reelecciones. Creo que buscan despegarse de lo que fue la era (Walter) Carranza. Alguien que estuvo más de dos décadas al frente del STM y que, en tanto los “compañeros” no lo mandaran a su casa, pretendía seguir estándolo. 

Periodista: Parece que el debate por la “re re” aplica para todos los ámbitos institucionales. Y es sumamente válido que se discuta. 

T M: Sin dudas. Incluso dicen que, de haber una sola reelección, podría ser “ad referendum” del cuerpo de delegados. Es decir, se necesitaría de la confirmación o aceptación del cuerpo para habilitar esa posibilidad. Hay compañeros que se habían desafiliado hace tiempo porque no se sentían representados por Carranza. Esperemos que, si esta conducción hace las cosas bien, también derive en más afiliaciones.         

P: Bueno, la prueba de fuego va a ser la negociación paritaria de los próximos días. 

T M: ¡Y qué prueba! No va a ser sencillo con una inflación estrepitosa como la que estamos atravesando ahora. Claro que no dependerá solo del sindicato, pero sin dudas será algo llamativo si se toman medidas de fuerza o si se advierte una fuerte insistencia para lograr algo cercano a lo que nos corresponde. Será que con Carranza teníamos la vara tan baja. 

 

 

Los hermanos sean reunidos

La cronista recibía una imagen de un informante en la que se lo veía al secretario de Desarrollo Económico municipal, Germán Di Bella, junto a su hermano, el secretario de Hacienda de la Nación, Martín Di Bella. 

Informante: ¿Qué tal? Los Di Bella se reunieron y parece que fue algo en calidad institucional, ¿eh? O por lo menos el funcionario municipal dio a entender eso. 

Periodista: Entiendo a lo que va. En la publicación le agradece al funcionario nacional “por recibirnos”. Da la impresión de que se refiere a su equipo de Desarrollo Económico

I: O a la gestión Llamosas en general, ¿por qué no? Seguramente Germán es el único que tiene línea tan directa con un funcionario nacional y más en estos tiempos. 

P: De todos modos, recuerde que Di Bella buscó despejar esa idea de que las funciones de su hermano podrían implicar que Río Cuarto “tenga coronita” en algún sentido. 

I: Pero tampoco negó que, si hacía falta y ayudaba a la gestión, las puertas estarían abiertas en la secretaría de Hacienda. Bueno, parece que ya se abrieron. Más allá de que después no haya necesariamente alguna articulación concreta, ya sabe lo que esta foto implica para un funcionario municipal que cada vez tiene un perfil más elevado. Básicamente le suma. 

P: Ahí me permito dudar un poquitín. ¿Le suma con la imagen que tiene el gobierno nacional actualmente? Lo digo porque Hacemos por Córdoba está bastante alejado de la Rosada.

I: Vuelvo a lo de recién: es una línea directa con un funcionario nacional. Todo suma. O al menos no resta… 

 

 

“Se siente, se siente…”

“…Minino intendente”, alentaba un joven militante de Holmberg en su encuentro con el periodista, quien le consultaba sobre las razones detrás de su efusivo canto.

Periodista: ¿A qué se debe ese cántico? ¿A quién va dirigido?

Militante: ¿No se enteró? Está todo encaminado para que Miguel Negro sea intendente otra vez.

P: No lo tenía “mininista” a usted. Lo veo celebrando.

M: ¡Para nada! Debe ser que se me pegó lo que escuché en una reunión. Imaginese esto que le canto yo, pero multiplicado por veinte o treinta.

P: ¿Ya hay operativos clamor?

M: Nunca cesaron. Es el intendente, así que los cánticos no sorprenden y casi siempre son a favor de él.

P: ¿Usted también lo va a militar?

M: Vuelvo a decirle que no soy de ese espacio. Es más, si me pregunta a mí, los viejos tienen que dar un paso al costado y darle lugar a los más jóvenes, como está ocurriendo en casi todos lados. Pero bueno, parece que Minino es un batallador eterno y se niega a dejarle su lugar a otras generaciones. Es admirable el hambre de victoria que tienen los tipos como él.

P: ¿A qué se refiere?

M: Que son capaces de estirar su vida política con tal de no conceder la batalla. Está claro que ningún candidato puede ganarle a un tipo que gana elecciones desde 1983. Y eso que estuvieron cerca en más de una oportunidad. Por eso se presenta, porque es el único capaz de sostener el proyecto. Por eso y también porque tiene el apoyo del sector más poderoso del PJ.

P: ¿El schiarettismo?

M: Claro. Lo suman a lo suyo porque les sirve para decir que la gente lo elige a Negro hace cuarenta años como a ellos hace veinte. Del otro lado está el delasotismo con la Militante y su candidato, incentivo suficiente para que los alfiles del gobernador en la región quieran ganar acompañando a Minino.

 

 

Sudor frío de Covid

Dialogando con el funcionario provincial durante el acto que encabezó el gobernador Juan Schiaretti en el Centro Cívico de la capital alterna, el periodista advertía un movimiento inusual en materia seguridad.

Periodista: Me costó entrar al acto. El policía en la puerta casi me hace un cacheo y me pide el DNI para entrar. Además, está todo vallado. ¿No es mucho esto?

Funcionario: Es todo protocolo, no se asuste. A menos que esté con pedido de captura (risas).

P: Por suerte no. Pero tampoco me siento tranquilo acá dentro. Veo que hay gente con pecheras del ministerio de Salud siguiendo a la gente de cerca. ¿Qué está pasando?

F: Están cuidando que haya distancia y que la gente use barbijo, así que colóqueselo. Es una orden del ministerio controlar que se cumplan las medidas sanitarias. La verdad es que se está poniendo mucha atención al tema Covid.

P: ¿Otra vez? Sé que los casos están subiendo, pero la gente vive como en la prepandemia.

F: En todos lados se van a tener que empezar a cuidar mejor. El gobernador se contagió hace un tiempo y no quiere volver a perder días por esa cuestión. Ni él ni sus funcionarios, así que los verá todo el tiempo con barbijo puesto. Los casos están subiendo de nuevo y, aunque haya vacunas y la gente esté protegida, siempre está la posibilidad de que esto se complique otra vez.

P: ¿Usted habla de brotes?

F: Con el Coronavirus no se puede descartar nada. Es cierto que estamos más tranquilos que antes y que la gente puede circular con libertad, pero si empezamos a contar los casos de a miles se van a complicar las cosas. Habrá que seguir vacunando porque queda mucha gente sin dosis de refuerzo. Parece que hay demasiado relax.