La ciudad acumula $ 3.934 M invertidos en recuperación de calles

Comenzó la 3ra edición del plan con una inversión de $1.500 M. En dos años se arreglaron 123 kilómetros lineales.

La Municipalidad inyecta $1.502 millones para dar continuidad al Plan de Bacheo y Rehabilitación, una política tendiente a la recuperación de arterias, avenidas y calles más transitadas de la ciudad, para mejorar el flujo de circulación vehicular y brindar mayor seguridad vial.

Desde su implementación, la Secretaría de Desarrollo Urbano acumula 123 kilómetros lineales de calzadas rehabilitadas con asfalto u hormigón, además de cordones cuneta, badenes y bocacalles para mejorar la escorrentía de líquidos superficiales.

Hasta el momento, la actual gestión invirtió $2.432 millones en tales tareas. Con el tercer plan subastado y en marcha, el total asciende a $3.934 millones.

La subasta electrónica arrojó como adjudicatarios a las empresas Pablo Federico e Hijos S.A., que efectuará las obras en la zona noroeste; Afema S.A. para el noreste; Boetto y Buttigliengo S.A. al suroeste; y Edecar Constructora S.A. en el sector sureste de la ciudad.

Próximamente se desarrollará otra subasta para los trabajos con material de hormigón.

El inicio de la tercera etapa del Plan de Bacheo y Rehabilitación se materializa en 390 metros lineales de la calle José Maturana, entre Emilio Lamarca y José Barros Pazos, en la zona noroeste de la ciudad.

El Plan de Bacheo y Rehabilitación, que comienza su tercera edición, acciona sobre calles que finalizaron su vida útil y no tuvieron el debido mantenimiento, o cuya gran circulación vehicular genera un desgaste acelerado, perjudicando a los vecinos que transitan diariamente por la ciudad.

La intervención se realiza exclusivamente sobre los tramos deteriorados de grandes extensiones de calzada, repavimentando daños superficiales y restaurando íntegramente los sectores que presentan desperfectos en su base.

Bajo esta metodología, exclusivamente en el área central se repavimentaron 28 kilómetros lineales: más de 2 kilómetros de la Av. Colón entre las calles Rodríguez Peña y Bv. Guzmán; el sector comprendido entre Bv. Chacabuco, Tránsito Cáceres de Allende y Bv. Illia; y 2,3 kilómetros entre Catamarca y Lima, y sus respectivas continuaciones La Rioja y Santa Rosa.

Además, se rehabilitó la totalidad de la Av. Castro Barros y su adyacente, Martín García, optimizando la transitabilidad entre la zona centro y el noroeste; 1,6 kilómetros de la Av. Julio A. Roca; 3,5 kilómetros lineales de la Av. Don Bosco; las avenidas Arturo Capdevila, Pueyrredón y Donato Álvarez; Av. Morcillo y Juan Manuel Isasa que atraviesan el barrio Maipú Segunda Sección; Roma, Fray Mamerto Esquiu, y Juan P. Pringles de barrio General Paz; entre muchas otras calles y principales arterias.

En total, se rehabilitaron 123 kilómetros lineales de la red vial capitalina.