Con viviendas sociales, Schiaretti contiene a intendentes expectantes por la re-re

El gobernador firmó convenios con 245 municipios para construir más “Viviendas Semilla”. En un tiro por elevación al gobierno nacional, criticó la alta inflación por los costos de la construcción.

Con críticas a la Nación por la alta inflación y un guiño a los intendentes propios y ajenos en tiempos donde reflota otra vez la disputa por el control de los territorios, el gobernador Juan Schiaretti firmó convenios con 245 jefes comunales (más de la mitad de los 427 que hay en la provincia) para que accedan al programa denominado “Viviendas Semillas” que se plantea la construcción de diez mil viviendas sociales en toda la provincia. Según se informó desde el Panal, fueron los propios intendentes los que pidieron ampliar el cupo a las localidades que representan.

Schiaretti encabezó ayer el  acto en Centro Cívico donde se mostró rodeado de propios e históricos, mientras la tensión con la dirigencia que responde a su casi seguro candidato a sucederlo, Martín Llaryora, da muestras de no cerrarse del todo.

“En un momento donde los problemas de la Patria se van agudizando, donde tenemos una altísima inflación, es importante que desde el Estado provincial hagamos un esfuerzo para darle a nuestra gente la posibilidad de acceder al sueño de la casa propia, por un lado, llevando tranquilidad y seguridad y, por otro, moviendo la economía de la provincia a través de la construcción”, señaló el jefe del Ejecutivo, quien también instó a los intendentes que lo acompañaron al acto a que hagan acopio de material ara para ganarle al creciente costo de los materiales de la construcción.

Lo que se firmó ayer fue una segunda instancia del acuerdo previo a través del cual cerca de 400 intendentes y jefes comunales adhirieron al programa Viviendas Semillas, que tiene cupos de construcción conforme al índice poblacional. La ampliación del cupo alcanza a otras 1.600 unidades habitacionales.

El gobernador firmó también el proyecto de ley para la creación de un fondo que permitirá la construcción de más viviendas en territorio cordobés. “Esta semana vamos a enviarlo a la Legislatura para que sea aprobado y para que todo este esfuerzo que hacemos sirva para que en el futuro sigamos construyendo viviendas”, afirmó el mandatario. Y agregó: «En Córdoba tenemos experiencias de que cuando hacemos un fondo específico y lo distribuimos con criterios objetivos, con parámetros racionales y equitativos, ese sistema funciona». Junto a Schiaretti estuvieron los ministros de Promoción del Empleo y de la Economía Popular, Laura Jure; de Coordinación, Silvina Rivero; de Desarrollo Social, Carlos Massei; de Obras Públicas, Ricardo Sosa; de Vinculación Comunitaria, Paulo Cassinerio; el secretario de Gobierno, Lito Bevilacqua. Además, hubo decenas de intendentes y jefes y jefas comunales de los municipios y comunas adherentes.

La foto de la plana mayor del Panal con los jefes políticos del interior ayuda al oficialismo a descomprimir el malestar de propios y ajenos por la suspensión, al menos de momento, de la reforma del Código Electoral Provincial que permitiría una tercera elección consecutiva el año que viene. Con la re-re en el freezer, por disposición de Schiaretti hasta ablandar los consensos que faltan, hay 280 intendentes y jefes comunales que no podrían repetir mandato en 2023. Dos tercios corresponden al PJ y el resto integran fuerzas opositoras, pero todos están unidos por la incertidumbre sobre sus futuros políticos.

En su discurso, el gobernador indicó que el programa tiene en marcha 7.098 viviendas, «es decir, 500 más de las que pensábamos al inicio del programa”, de las cuales “2.461 están terminadas o en ejecución; 2.287 con créditos otorgados y 2.350 que recibirá su crédito próximamente”. Schiaretti anunció también el incremento en el valor del crédito que pasará a tener un monto de $2.900.000, debido a la suba de los precios de los materiales a nivel nacional.

Asimismo, indicó a los jefes de los gobiernos locales que los recursos para llevar adelante el programa irán directo a los municipios, ya que “tienen más posibilidades de negociación que cada familia individualmente”.

A su turno, la ministra Laura Jure señaló que “el objetivo que nos planteó el gobernador es que en cada localidad de las 427 que tenemos en la provincia haya construyéndose viviendas del programa con un criterio objetivo y equitativo por índice poblacional”