El bautismo de la campaña de Larreta será en Córdoba

Para mediados de agosto, el jefe de gobierno porteño agendó su primera gira por cordones productivos de la provincia. Pescar fuera de la pecera PRO, el desafío de sus armadores en el interior, Darío Capitani y Gabriel Frizza.

Por Yanina Passero

El PRO cordobés se ilusiona. Entre sus manos tienen las primeras consignas de trabajo para armar el sueño nacional del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la promesa de un lanzamiento electoral en una provincia clave para los líderes del partido amarillo. El segundo fin de semana de agosto desembarcará en Córdoba  en lo que anticipan que será el “bautismo de campaña” del presidenciable amarillo. 

Cierto es que el responsable de la ciudad de Buenos Aires ya ha salido de los límites de su jurisdicción en algunas oportunidades, en concreto, estuvo el sábado en Tucumán y Santiago del Estero con sugerente compañía, el gobernador de Jujuy y precandidato por la UCR, Gerardo Morales (ver aparte). Ahora bien, en este distrito la expectativa de un mensaje en clave electoral se potencia porque Larreta ya montó su escudería de armadores para la Capital, con Oscar Agost Carreño a cargo; y en el interior bajo la responsabilidad del legislador Darío Capitani y el exintendente de Jesús María, Gabriel Frizza. 

Las sucesivas visitas de los integrantes de la mesa chica del porteño, entre ellos su hermano, Augusto Rodríguez Larreta, sirvieron para ratificar a los jerarquizados armadores, bajar instrucciones, tamizar la lista entre larretistas, macristas y patricios; para coronar con la bajada de campaña en un bastión central para la pulseada de las primarias abiertas de agosto de 2023. 

Las escalas de Larreta serán en Capital, Villa María, General Deheza y –si conviene- Marcos Juárez. La ciudad “kilómetro cero” renueva autoridades municipales el 11 de septiembre. La campaña arrancó con una crisis política dentro del PRO tras la salida del gabinete de Verónica Crescente, la funcionaria mejor posicionada para la sucesión, pero desestimada con la bendición de Sara Majorel. La alta probabilidad de que la desertora termine siendo la candidata de Hacemos por Córdoba dejó pasmados a los cambiemitas que temen una competencia peleada, incluso la derrota. 

La diputada Laura Rodríguez Machado fue consultada en Alfil TV por esta situación. Defendió la elección de Majorel porque “representa los valores de Juntos por el Cambio” y dijo que su elector, Pedro Dellarossa, “hizo lo que correspondía”. Sin embargo, en política muchas veces esta coherencia puede costar caro. Y en Buenos Aires, implicados con mensajes de apoyos, tienen los pelos de punta. 

Es probable que Larreta piense en particular este movimiento. No obstante, recorrerá los corredores productivos de la provincia, en compañía de sus adalides. Con seguridad, el precandidato a intendente de Villa María y armador de Larreta tendrá el respaldo simbólico para avanzar con su misión: ampliar las bases del larretismo en la provincia. 

Junto a Frizza –quien se enfocará en el vecinalismo-, Capitani tirará el redil entre peronistas. Por su parte, Carreño tendrá que convencer a los amarillos que la apuesta segura no es Patricia Bullrich, la retadora, sino el propio Larreta. Podrá testimoniar con su ejemplo: la banca que ocupará en septiembre la ganó con la lista que patrocinó la exministra, sin embargo, vuelve a Córdoba con material pesado de sus maratónicas misiones porteñas para convencer a los pocos patricios que quedan en el territorio. 

Rodríguez Machado ya avisó que defenderá la construcción de la jefa del PRO nacional.