De Loredo le pidió a Morales prudencia con la UCR cordobesa

Réplica del diputado después de que el presidente de la UCR nacional le fijara un plazo (agosto) para resolver si será candidato a gobernador

Por Alejandro Moreno 

A Rodrigo de Loredo el estilo político de Gerardo Morales le parece “divertido” y “guapo”, e incluso dijo que valora la gestión que está haciendo como gobernador de Jujuy, pero después de azucararlo le mandó una advertencia: que no se meta donde no lo llaman. 

El presidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical había manifestado en Alfil TV, la semana pasada, que De Loredo tiene plazo hasta agosto para confirmar si será candidato a gobernador, porque pasado ese mes podría aterrizar en Córdoba con el cetro de jefe partidario nacional para dar la orden de encolumnarse detrás del otro aspirante de Juntos por el Cambio: el jefe del Frente Cívico, el senador Luis Juez. 

El emplazamiento le habrá caído incómodo a De Loredo, porque en Alfil TV del sábado le respondió con un desafío: “Es como si yo le planteara a él que le damos hasta agosto para que resuelva si va a ser candidato a presidente, o si lo será Facundo Manes, porque los radicales necesitamos tener ya un candidato”. 

“Me divierte el estilo de Gerardo, no tenemos tantos radicales tan guapos”, señaló De Loredo para iniciar su respuesta a la pregunta por la advertencia que le lanzó el jujeño. Siguió, el diputado, con nuevos elogios que no hacían más que preanunciar una réplica: “Yo le tengo un respeto muy grande porque, ¿qué conocíamos de Jujuy previo a Gerardo Morales? Se hablaba de que había un gobierno paraestatal, violento, de un megaescándalo de corrupcion de obras que no llegaban a los gobiernos y no se ejecutaban. Y ahora hablamos de la potencialidad del litio, que pacificó una provincia muy compleja, y que tiene la industria del cannabis medicinal más grande de Latinoamérica”. 

Entonces: “Y él, como presidente del partido, tiene ese estilo. No sé si anda mucho en Córdoba ese estilo. Probablemente en Jujuy anda, pero venir a mandar así…”, remarcó el candidato oscilante entre la Gobernación y la Intendencia de Córdoba. 

“Hay que ser muy prudente con los tiempos”, insistió, y explicó que la sociedad tiene otras urgencias por la crisis económica nacional, como para prestar atención a los posicionamientos personales. “Tenemos que estar muy atentos a los problemas de la gente”, repitió. 

De Loredo sostuvo que “Gerardo tendría que tener más prudencia con la fortaleza de la Unión Cívica Radical de Córdoba, que tiene una gran cantidad de intendentes que gobiernan bien sus pueblos, y que somos una expresión de gobierno que queremos gobernar la provincia de Córdoba y contribuir a gobernar la Argentina”. 

Para De Loredo, el apuro es una necesidad del peronismo, que está, indicó, “muy ansioso” por saber qué va a hacer Juntos por el Cambio. 

Consideró, además, fundamental tener “claridad” respecto del calendario electoral, del que sospechó que pueda ser nuevamente manipulado por el peronismo. “Esto no es una cuestión lúdica, es una cuestión de responsabilidad institucional”. “Entonces, si las elecciones son en junio, a mí me parece descabellado que la política, que Juntos por el Cambio, mi partido que es el radicalismo, esté hablando de candidaturas. El país está atravesando un momento muy grave”, subrayó. 

De Loredo le restó trascendencia a la división de los bloques del radicalismo en la Cámara de Diputados porque, aseguró, que en las cuestiones de fondo están todos unidos. No obstante, afirmó que la bancada que él preside, Evolución, representa “una corriente renovadora de un partido que necesita ser renovado”. “El radicalismo necesita renovarse, y hay resistencias, pero no hay que dramatizarlas”, opinó. Entre los renovadores de la UCR mencionó a Martín Lousteau, Martín Tetaz, Maximiliano Pullaro, Alejandro Cacace, Tanya Tavella, Dolores Martínez y Carla Carrizo. 

 

Gastos de Llaryora 

De Loredo también se refirió a la crisis que se desató en el Palacio 6 de Julio por los altos presupuestos y gastos efectuados por la administración de Martín Llaryora, tanto para realizar espectáculos públicos como reformas edilicias. 

Para el radical, lo que ocurrió con el show que iba a dar el cuartetero Ulises fue “burdo y escandaloso”. 

Explicó, también, que la administración Llaryora tiene un plan, que consistió en ampliar las emergencias en una forma escandalosa, determinar que el intendente no se ve obligado a firmar resoluciones para desentenderse de responsabilidades, ampliar las atribuciones de las empresas del estado para que puedan hacer múltiples contrataciones, y tumbar los portales de transparencia”.