Ante la crisis en el gobierno nacional, cautela y silencio en el Panal

Ni el gobierno de Schiaretti ni el PJ provincial tienen previsto tomar posición sobre el escenario nacional que se planteó desde el sábado con la renuncia de Martin Guzmán. Dicen que es momento de sensatez y que no pueden actuar como Cristina. Hoy viaja Schiaretti a Nueva York.

Por Bettina Marengo

El gobierno provincial optó -por ahora- por la cautela sin opinión (pública) en relación a la nueva crisis del gobierno nacional desatada tras la renuncia de Martín Guzmán al Ministerio de Economía, producida mientras la vicepresidenta hablaba en un acto en la provincia de Buenos Aires.

En vísperas de un viaje a Nueva York, su tercera gira al exterior en 40 días, el gobernador Juan Schiaretti no usó las redes sociales para expresar preocupación, reclamar medidas al Frente de Todos o fijar posición, como sí lo hizo Juntos por el Cambio y muchos de sus dirigentes más importantes en forma particular. “Es la hora de la sensatez y del sentido común”, dicen cerca del mandatario, que quiere ubicarse lo más lejos posible de la incertidumbre que genera el oficialismo nacional. “Nada de qué opinar”, sostuvo otra fuente cercana al jefe político del oficialismo.

Ni el Panal ni el PJ provincial tienen previsto emitir una posición oficial y pública sobre el tema. Hace rato que el schiarettismo cree que el gobierno de Alberto Fernández se encamina a un colapso de hiperinflación o un estallido social si no se enfoca en gobernar y cambia el rumbo de las medidas económicas. Pocas provincias como Córdoba (entre las gobernadas por peronistas) tan alejadas de la rosca de ayer en Olivos, donde se discutió durante toda la jornada la conformación del gabinete “bala de plata” del Frente de Todos, proceso durante el cual sonaron gobernadores varios como candidatos a cargos ministeriales.

Más allá de ese panorama, la preocupación apunta al valor del dólar y a las decisiones cambiarias que tome el futuro ministro de Economía, con una provincia con deuda dolarizada aunque reestructurada. Entre la incertidumbre y el temor a una crisis de gobernabilidad, en la provincia se entiende que hay que mirar la posición de Argentina en el concierto internacional más allá de la actual administración nacional. En ese sentido se detienen en la reunión bilateral que Alberto Fernández tendrá con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, el 25 de julio, en una primera bilateral que propició el demócrata. Lógicamente que el schiarettismo considera que no es Fernández el imán sino el país en sí mismo, a partir de su potencial energético con Vaca Muerta y la capacidad de producir biocombustibles, y la potencia en términos de producción de alimentos en un mundo que aún no entró en la posguerra.

Con todo eso, Schiaretti prepara su viaje a Nueva York, una gira que inicia hoy y se extenderá hasta el miércoles. Disertará en el Foro Político de Alto Nivel de Naciones Unidas, un encuentro de estados donde se debate la agenda del desarrollo sostenible hacia el 2030.

El sábado recibió a la presidenta del GEN, Margarita Solbizer, en un encuentro destinado a mantener viva la llama del andarivel del medio como opción política para las elecciones del 2023. La charla con la exdiputada nacional fue sobre la cuestión nacional, pero al mismo tiempo dejó conforme al GEN en relación a lo que le interesa aquí y ahora: permanecer en la alianza con el PJ Córdoba, como en Santa Fé en el Frente Progresista con los socialistas y en Buenos Aires con Cambiemos.

Más allá de expresiones entusiastas de schiarettistas varios sobre el rol nacional de su líder, en el entorno chico del mandatario no hablan de candidatura presidencial sino que enfatizan la necesidad de conformar un grupo de “quince o veinte dirigentes nacionales de peso” por fuera de las bandas extremas de la grieta para organizar una alternativa.

Con todo, un dato fue que esta vez no hubo foto con el radical bonaerense Facundo Manes, que estuvo en Córdoba, igual que Stolbizer, para participar del encuentro reformista organizado en la UNC por la UCR cordobesa. El diputado nacional, siempre mencionado como aliado de Schiaretti de la definitoria, en términos electorales, provincia de Buenos Aires, esta vez no sacó los platos del radicalismo. Se reunió con el Foro de intendentes radicales junto al presidente del Comité Provincia, Marcos Carasso, y el senador mendocino Alfredo Cornejo.

Un día antes, Schiaretti y la senadora Alejandra Vigo habían ratificado su origen peronista. El 1 de julio se cumplieron 48 años de la muerte del expresidente Juan Perón y los dos coincidieron en recordar al líder del movimiento en sus cuentas personales de Twitter, algo que no hicieron muchos cordobesistas.