Renacimiento de una canción

A partir de su constante presencia en la cuarta temporada de “Stranger Things”, donde se repite una y otra vez en el walkman de una de las protagonistas, el tema “Running Up That Hill”, que lanzó en 1985 Kate Bush, se ha convertido en un éxito por su utilización en TikTok.

J.C. Maraddón

En varias de estas columnas hemos mencionado desde aquí la trascendencia que han cobrado las redes sociales como aparatos de difusión para las novedades musicales, en reemplazo de otros soportes que alguna vez cumplieron esa función como la radio y la TV. También analizamos, más recientemente, cómo TikTok empezaba a instalar canciones en los charts internacionales, a partir de la utilización de ciertos temas en los videos que suben sus usuarios y que a una velocidad inusitada se comparten hasta batir récords de reproducciones, impulsando con ellos la circulación de ese trasfondo sonoro que tanto puede ser una novedad como un clásico.

Otro recurso, en este caso antiguo, que utiliza la industria discográfica para imponer un éxito es su inclusión en la banda de sonido de una película, más aún si se trata de un tanque de taquilla, capaz de movilizar a millones de personas que, en consecuencia, escucharán esas melodías y caerán bajo su influjo. Como correlato, ese truco se extiende hoy a las series de las plataformas de streaming, que constituyen una herramienta muy apreciada por los músicos para que su obra llegue a oídos de un público más amplio y consiga así impactar en los rankings que miden las preferencias.

Pues bien, si se combinan estas estrategias, la llegada de una pieza musical se multiplicará al infinito, potenciando sus chances de hacerse un lugar entre las favoritas del momento, que es el cuadro de honor en el que la mayoría busca figurar para incrementar sus ingresos. El procedimiento suele ser el siguiente: una canción es incluida como ingrediente primordial en una producción que aparezca entre las más vistas de Netflix, para luego ser usada en TikTok por parte de un usuario que tiene muchos seguidores. Por imitación, otros reproducirán esa mecánica en sus propios perfiles y actualizarán el hit.

Lo curioso es cuando este fenómeno toma como eje un tema que ya tiene varios años y que renueva su vigencia por obra y gracia de estos flamantes soportes que no existían en ocasión de su estreno. Al respecto, en su momento dimos cuenta en Alfil de lo sucedido con “Dreams”, del grupo Fleetwood Mac, un single que había sido un suceso en 1977 y que, al ser rescatado en 2020 por un tiktokero fanático del skateboard, llegó a un auditorio virtual de más de 50 millones de personas, que lo adoptaron como un himno vintage.

Algo similar viene ocurriendo ahora con “Running Up That Hill”, de Kate Bush, a partir de su constante presencia en la cuarta temporada de “Stranger Things”, donde se repite una y otra vez en el walkman de una de las protagonistas. Por supuesto, esa serie está ambientada en la década del ochenta y los hechos narrados en los flamantes episodios transcurren en simultáneo con la más alta rotación en las radios de esa interpretación que se dio a conocer en 1985 y que marcó uno de los puntos más altos en la carrera de esa talentosa cantante británica.

Aunque “Running Up That Hill” ya había sido recuperado en 2018 en la serie “Pose”, que “Stranger Things” lo haya traído al presenta catapultó una fiebre revisionista que ingresó en una espiral incontenible mediante TikTok, una red que cuatro años atrás todavía no estaba tan de moda. A sus 63 años, Kate Bush disfruta con gratitud este renacimiento y observa cómo aquel single escala posiciones en las listas de ventas, hasta llegar más arriba de lo que había trepado en su lanzamiento original. Paradojas de una época en que los sueños de los estrategas del marketing cuentan con mayores posibilidades de concretarse.