Con Schiaretti en modo hipergestión, el Panal busca neutralizar tensiones

El gobernador se va a Nueva York el lunes para hablar en un foro de la ONU. Entre el miércoles y ayer encabezó tres actos de gestión en interior y Capital. Mientras, Juez y De Loredo exportaron el escándalo de las contrataciones municipales a los medios porteños.

Por Bettina Marengo

Mientras el senador Luis Juez y el diputado Rodrigo de Loredo pasean por los medios porteños exportando el escándalo por el costo del fallido concierto de Ulises Bueno y otras contrataciones millonarias hechas por la Municipalidad de Córdoba, el gobierno provincial busca dar señales de normalidad y de que las turbulencias en el oficialismo ya están superadas.  Y lo hace con anuncios de gestión, el sello que el gobernador Juan Schiaretti quiere ponerle a su administración. Al cierre de esta nota, la Gobernación informaba de una gira del mandatario al exterior -adelanto de Alfil de hace unas semanas- que lo llevará a los Estados Unidos para participar del Foro Político de Alto Nivel de Naciones Unidas, en Nueva York. El viaje empieza el lunes y Schiaretti disertará el miércoles 6 de julio en el HLPF.

Los dos dirigentes de Juntos por el Cambio mencionados arriba -uno de los dos seguramente será el candidato a gobernador de la oposición- estuvieron el miércoles por la noche en el programa de la conductora Viviana Canosa, donde se explayaron con durísimas críticas al intendente Martín Llaryora, el casi seguro candidato a suceder a Schiaretti en la lista de Hacemos por Córdoba, que esta semana quedó en el ojo de la tormenta. No solo por el escándalo citado, sino porque perdió a uno de los funcionarios que le respondían dentro del Ejecutivo provincial, que desde allí le impulsaba su campaña provincial. El mensaje fue un “sosegate” del Panal al intendente.

Ahora el schiarettismo buscó saltar la crisis por arriba y para eso, mecanismo probado, se metió de lleno en la agenda de la cosa pública. Lo que menos quiere el oficialismo es iniciar un proceso de “frentedización” con diferencias explícitas, de modo que, para el Panal, si hay algo más que saldar con el llaryorismo, será puertas adentro. En cualquier caso, Schiaretti no parece dispuesto a ceder poder en los tres semestres que le quedan al mando de la provincia, aunque el que comienza hoy sea posiblemente el último antes de empezar a compartir el protagonismo con Llaryora.

El miércoles a la noche, el mandatario estuvo en el “Encuentro Nacional Pyme en Córdoba”, que organizó la Federación Comercial de Córdoba (Fedecom) junto a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), y que se llevó a cabo en Ciudad Empresaria, donde Fedecom inauguró su nueva sede. Allí anunció que la Provincia aportará 70 millones de pesos para impulsar diez centros comerciales a cielo abierto en el interior cordobés.

Ayer pasó por San Francisco, los pagos de Llayrora. En esa ciudad Schiaretti anunció que la Provincia llamará a licitación para la construcción de una nueva rotonda en el acceso oeste, una obra que pretende esté lista para las elecciones provinciales del año que viene. “El lunes estaremos licitando, en dos meses construyendo y seguramente antes de que finalice el primer semestre del 2023 estará concluida. Para que tengan más tranquilidad y más comodidad los habitantes de San Francisco, del departamento San Justo y de toda la geografía argentina que transitan por esta zona”, dijo. Schiaretti le reclamó a la Nación que cumpla con el compromiso asumido en 2016 (el gobierno de Mauricio Macri), para hacer una parte de la autopista San Francisco-Córdoba. “Los cordobeses seguimos esperando. La 19 es una ruta central, es una vía del Mercosur y es una ruta estratégica para nosotros. Por eso Córdoba plantea al Estado nacional que termine de una buena vez esa autopista a la que le faltan todavía 61 kilómetros”, remarcó

Más tarde encabezó un acto en la Capital, donde en barrio Patricios Oeste anunció la implementación de un Sistema de Alarmas Comunitarias  para 83 barrios y 13 localidades del interior. Allí estuvo con los ministros de Vinculación Comunitaria, Paulo Cassinerio; su par de seguridad, Alfonso Mosquera; de Coordinación, Silvina Rivero; el viceintendente de la Ciudad de Córdoba, Daniel Passerini a cargo del Ejecutivo, el secretario general de la Gobernación, Julio Comello, y la Jefa de la Policía de Córdoba, Liliana Zárate Belletti, intendentes de la provincia y representantes de los Consejos Barriales.

No solo el jefe de estado provincial se mostró activo. Los ministros Eduardo Acastello y Fabián Lopez, de Industria y Comercio y de Servicios Públicos, lanzaron sendos programas de sus carteras, la nueva edición del Ofertón en el caso del primero (para potenciar el comercio online cordobés), y el sistema Prevenir el segundo, un programa para generar un sistema de información de pronóstico y alerta de eventos de inundaciones repentinas en la provincia.