Larreta sondea fidelidades con emisarios VIP en Córdoba

El hermano del jefe de gobierno porteño, Augusto Rodríguez Larreta, mantuvo reuniones con dirigentes del PRO cordobés para ratificar a Agost Carreño, Capitani y Frizza como los coordinadores locales del armado presidencial. Jugada de contención con pasada de “lista”.

Por Yanina Passero

El jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, ungió a su tridente de armadores en la provincia: el vicepresidente del PRO, Oscar Agost Carreño; el legislador provincial, Darío Capitani y el exintendente de Jesús María, Gabriel Frizza. Con los nombramientos, el precandidato a presidente afirma sus pretensiones en un territorio en el que la dirigencia amarilla comienza a repartirse entre el tándem compuesto por Mauricio Macri-María Eugenia Vidal y el propio alcalde porteño. 

El repliegue de la némesis de Larreta, Patricia Bullrich, comienza a hacerse evidente. Son pocos los amadrinados por la exministra de Seguridad para las PASO que quedan en su círculo. La diputada Laura Rodríguez Machado es una de las referentes con peso interno que apuesta a esa construcción nacional, junto con la dupla de ex Primero la Gente, la senadora Carmen Álvarez Rivero y el precandidato a intendente, Sebastián García Díaz. La línea macrista la recibe –siempre- vaciando los encuentros partidarios que organiza. 

En ese revuelo y asumiendo que Macri reclama como propio este bastión que tanto le dio y para acelerar el adelgazamiento de “la piba”, Larreta ya pone en marcha su plan territorial, obligado a abandonar poco a poco el traje de “gestor”. La designación de los elegidos para comandar las acciones que llegarán desde el Puerto se complementó con el desembarco del hermano y asesor del presidenciable, Augusto Rodríguez Larreta. 

En los corredores de la política se sabe que Augusto es el hombre de mayor confianza de Larreta y el protagonista de la escudería responsable de la campaña para el 2023. Llegó a la provincia en compañía del exdiputado Marcelo Wechsler, quien visitará con mayor frecuencia el distrito mediterráneo porque será el responsable de canalizar la relación porteña con los referentes del PRO de Córdoba y apuntalarlos en las necesidades de robustecimiento electoral, tal como anticipó este medio semanas atrás. De la partida también fue Juan Pablo Limodio, adalid de Eduardo Macchiavelli, actual secretario general del PRO, funcionario porteño y, como no podía ser de otra forma, integrante de la mesa chica de Larreta en Buenos Aires.    

El trío VIP del alcalde porteño mantuvo entrevistas con referentes de la fuerza amarilla de la provincia, como por ejemplo, el presidente del PRO, Javier Pretto; los diputados Soher El Sukaria y Gustavo Santos, también con su asesor, Matías Santos, entre otros. Según pudo conocer Alfil, Augusto Larreta ratificó los acuerdos alcanzados en Buenos Aires con los flamantes amadores designados, con algunos de ellos como testigos. 

El acercamiento puede encasillarse en una estrategia de contención, aunque también puede observase como un reflejo de una práctica reciente del equipo de Larreta. Esto es: pasar lista en cada distrito para saber con quienes cuenta. El presidenciable tiene “la góndola”, eufemismo del aparato del gobierno de la ciudad, para apoyar a futuros aspirantes a cargos electivos provinciales o municipales en el no tan lejano 2023. Hará valer su capital en un escenario revuelto, donde la dirigencia no quiere anticiparse a la interna nacional sin antes tener algo asegurado para la campaña local. La especulación es moneda corriente, pese a que ya comienzan a observarse posicionamientos expresos. 

Augusto partió anoche rumbo a Buenos Aires con la promesa de enviar nuevas instrucciones pronto.