UCR cordobesa pidió autonomía política al radicalismo nacional

Ayer se reunió el Comité Federal de la Unión Cívica Radical, en Buenos Aires. También hubo severas críticas al gobierno peronista.

Por Alejandro Moreno 

El radicalismo cordobés pidió ayer a los dirigentes nacionales el respeto de la autonomía provincial para la definición de los candidatos y de la estrategia política, hacia las elecciones del 2023. Así lo manifestó el presidente del Comité Central, Marcos Carasso, en la reunión del Comité Federal de la UCR, que se desarrolló en Buenos Aires.

El Comité Federal es una instancia de discusión de la UCR que convoca a los integrantes del Comité Nacional y a los presidentes de los comités provinciales. Ayer, en la sede porteña de calle Alsina, el titular del radicalismo nacional, Gerardo Morales, escuchó los análisis que fueron realizándose provincia por provincia.

A Carasso, naturalmente, le tocó hacerlo por la provincia de Córdoba, una de las que más expectativas generan por la posibilidad de recuperar el gobierno en el 2023.

El planteo de la UCR cordobesa, diplomáticamente, fue que debe respetarse la autonomía provincial. En los primeros meses del 2022 hubo dos visitas que resultaron polémicas: Gerardo Morales y Facundo Manes, quienes no se privaron de pasar por el Panal para saludar a Juan Schiaretti. Además, el jujeño, siempre que puede, e incluso lo hizo el fin de semana pasado en Río Cuarto, colma de elogios al gobernador peronista, cuyo apadrinado, Martín Llaryora, es el rival a vencer el año que viene.

Sucede que Schiaretti forma parte del plan abarcador de Juntos por el Cambio, en dirección al peronismo, para ganar las próximas presidenciales, pero la evaluación de un acuerdo nacional de esas características provoca un ruido inmenso en la provincia de Córdoba. Imposible olvidar cómo afectó a la UCR local la buena relación entre Mauricio Macri y Schiaretti, hasta el 2019. De todos modos, Morales, en su último paso por Córdoba, aseguró que no habrá una negociación que permute apoyo nacional por gobierno provincial, a favor del peronismo.

La exposición radical incluyó una descripción de la gestión de Schiaretti, la que se calificó como no republicana, por el estrictísimo control de la Legislatura y del Poder Judicial, y por el manoseo de las reglas electorales. En relación a la supuesta calidad de gestión, el crecimiento de la pobreza por encima de la media nacional fue un indicador de prueba en contrario.

Morales ya había escuchado este punto de vista en otras ocasiones. La más reciente, un rato antes, cuando en la reunión de la Mesa Directiva del Comité Nacional, Mestre le había recordado que a los cordobeses les gusta tomar decisiones con autonomía, e incluso lo que pasó hace tres años, cuando el diablo metió la cola; Mario Negri, su rival  entonces, también participó de esa junta.

Como en Río Cuarto y en Córdoba, Morales juró preferir un candidato radical a la Gobernación, en la alianza Juntos por el Cambio, aunque advirtiera que falta que alguno blanquee sus aspiraciones.

Críticas al gobierno 

Al concluir el encuentro del Comité Federal, se dio a conocer un documento crítico de la administración de Alberto Fernández. “La ineficacia y la pelea del gobierno llevan al abismo al pueblo argentino”, remarcaron los radicales.

El comunicado radical expresa que “Argentina está sufriendo la disolución de su economía en una crisis que se asemeja a sus peores momentos históricos”. Puntualmente, describe la situación: “un riesgo país de 2.508 puntos básicos, el dólar alcanzando valores récord y una inflación que llegó al 30 por ciento en los primeros cinco meses del año y que en junio se ubica en 5 por ciento”. También, “una crisis energética que no reconoce antecedentes y está sumiendo a 23 provincias en la parálisis productiva por la falta de gasoil y el inicio de cortes de suministro de gas a las industrias”.

“Las calles de Buenos Aires convertidas en campo de batalla de organizaciones que presionan para mantener sus privilegios y seguir haciendo negocios con la pobreza”, “una creciente inseguridad que irradia desde el seno de la provincia de Buenos Aires al resto del país” y “un Congreso que está siendo condenado a la parálisis por las maniobras del oficialismo”, fueron otras de las variables apuntadas.

Mientras tanto, “el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se enfrentan en una disputa que ignora el sufrimiento de los argentinos y la realidad”. Los máximos responsables de la conducción de la Nación viven y trabajan para lastimarse políticamente. Y profundizan la parálisis de una administración partida por esa pelea”, continúa.

“Ante ese desafortunado contexto, la Unión Cívica Radical llama a la reflexión al oficialismo para que cese en su hostigamiento auto infligido y ponga sus energías en mejorar la vida cotidiana de los argentinos: para eso fueron votados y no pueden esconder sus responsabilidades en grietas inconducentes que solamente traen dolor e impotencia”, concluye el documento partidario.