Clima de nerviosismo; récord del dólar libre y el riesgo país

La Argentina no tiene acceso al crédito; el único ingreso de dólares es vía exportaciones. Ese es el problema de fondo, la ausencia de financiamiento por inexistencia de confianza. Todo es al contado.

Esta vez fue un martes negro. El dólar libre subió siete pesos y cerró a $239 para la venta, lo que implica un nuevo récord nominal; en lo que va de este mes, sumó $32, el equivalente al 15,5%.  Los bonos rebotaron levemente y el riesgo país superó los 2500 puntos.

El contado con liquidación (CCL) con bonos AL30, una herramienta financiera para girar los dólares fuera del país de forma legal, alcanzó los $255 y terminó en $248. La brecha entre el billete libre y el oficial es alrededor del 83%.

Hay desconcierto de las autoridades; ayer a la mañana el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, afirmó que las medidas tomadas en las últimas horas siempre funcionaron en la Argentina y que son las necesarias para evitar una “devaluación brusca”. En este clima de nerviosismo, termina el presidente Alberto Fernández su participación en Europa en el G7.

La Argentina no tiene acceso al crédito; el único ingreso de dólares es vía exportaciones. Ese es el problema de fondo, la ausencia de financiamiento por inexistencia de confianza. Todo es al contado.

El primer impulso que recibieron los tipos de cambio libres fue la crisis de la deuda en pesos, cuando los fondos comunes de inversión huyeron de forma masiva de los bonos que ajustan por inflación (CER). Como respuesta, para sostener el precio de los títulos, el Banco Central (BCRA) emitió y sumó pesos a la calle.

Después se sumaron las nuevas decisiones del Banco Central que restringió el acceso a divisas para bienes suntuarios como automóviles de lujo y aviones, al tiempo que amplió el acceso a divisas para las pequeñas y medianas empresas hasta el 115% del valor importado en 2021, desde un límite de 105% dispuesto previamente, hasta un máximo de un millón de dólares. Por otro lado, extendió el sistema de financiación de importaciones al sistema que se utiliza para las compras con licencias no automáticas.

El Central quedó con un saldo negativo de unos US$202 millones por sus intervenciones en el mercado de cambios en lo que va de junio. En lo que va de este año acumula compras netas por unos US$ 696 millones, un monto que representa el 8,6% del saldo neto a favor obtenido en el mismo lapso del año pasado, que acumulaba unos US$ 6.358 millones al 27 de junio de 2021.

Las reservas sumaron US$ 3.980 millones tras el desembolso del Fondo Monetario Internacional (FMI), correspondiente a la aprobación de la primera revisión del Acuerdo de Facilidades Extendidas firmado con el organismo internacional.

«Tras cumplirse todos los criterios de desempeño durante el primer trimestre de este año, se desembolsaron US$ 3.980 millones que ya ingresaron al Banco Central», confirmaron fuentes oficiales. De esta manera, el organismo multilateral cumplió con el compromiso asumido con la Argentina en función del progreso inicial en el frente estructural, en un contexto de mayor incertidumbre mundial.

La propia titular del FMI, Kristalina Georgieva, reconoció en su momento que la Argentina había cumplido «con todos los objetivos cuantitativos a fines de marzo de 2022, avanzando en la implementación de los compromisos estructurales del programa».

“Las autoridades siguen comprometidas con la estrategia multifacética acordada para hacer frente a la alta inflación persistente, incluso continuando con la normalización de las tasas de interés de política de manera consistente con el logro de tasas de interés reales positivas», resaltó la directora gerente del FMI.

El riesgo país de JP Morgan, que mide la brecha de tasas de los bonos del Tesoro de los EEUU con sus pares emergentes, sube a 2.508 puntos, un máximo desde el 3 de julio de 2020.

“A pesar de que el FMI ajustó algunos parámetros en las metas trimestrales para que Argentina tenga más ‘cintura’ y pueda cumplir con las exigencias del acuerdo, el clima de incertidumbre no se disipa tan fácil entre los inversores de la City”, resumió Fernando Staropoli, ejecutivo de Cuentas de Rava Bursátil.

 

 

Economía cubrió todos los vencimientos y logró fondeo extra

Economía pasó este martes un test clave en el golpeado mercado de deuda en pesos, al cubrir todos los vencimientos de fines de junio, y logrando incluso un monto extra, en una de las licitaciones más grandes del año. El resultado fue positivo tanto para esta licitación, como también para el total del mes. En ambos casos, el Tesoro logró financiamiento neto positivo, es decir, que se obtuvo más de lo que se salió a buscar en el mercado.

El total de vencimientos a refinanciar en el mes de junio, luego de la operación de conversión del pasado miércoles 22, sumaba $243.701 millones y Economía obtuvo más de $248.000 millones.
Sin contabilizar la Segunda Vuelta a desarrollarse este miércoles, el Tesoro acumuló en junio un financiamiento neto positivo de $16.220 millones, con una tasa de refinanciamiento del 106%. En esta última licitación, se recibieron 891 ofertas que representaron un total de VNO $263.098 millones, adjudicándose un valor efectivo de $248.078 millones.
Del total de financiamiento obtenido, el 85% correspondió a instrumentos con vencimiento en 2022 y, el 15% restante, al instrumento vinculado al dólar con vencimiento en 2023. Asimismo, el 51% del monto adjudicado fue en instrumentos ajustables por CER, el 34% en instrumentos a tasa fija y, el 15% restante en instrumentos dollar linked.
El menú de instrumentos ofrecidos en esta licitación estuvo conformado por 9 títulos, con vencimientos en 2022, 2023 y 2024. Se emitió una nueva LELITE con vencimiento el 29 de julio, se reabrieron tres letras a descuento (LEDE) con vencimiento 31 de agosto, 31 de octubre y 30 de noviembre de 2022. Además, se reabrieron dos letras ajustadas por CER (LECER) con vencimiento 21 de octubre y 16 de diciembre de 2022, y se emitió una nueva LECER cuyo vencimiento es el 23 de noviembre de 2022. Finalmente, se reabrieron dos bonos vinculados al dólar estadounidense con vencimiento el 28 de abril de 2023 y el 30 de abril de 2024