Re-re en el sur: Rasgarse las vestiduras o mantener la calma

El proyecto de la re-reelección no sería tratado esta semana a menos que el PJ encuentre cierto consenso en la oposición para "compartir" el costo político. Mientras algunos intendentes radicales defienden la medida, otros se muestran cautelosos y hablan de “opiniones divididas”. Marcos Carasso visitó Río Cuarto y reiteró que el partido rechaza la iniciativa.

Por Julieta Fernández

Ariel Grich y Oscar Saliba

Según pudo conocer Alfil, al cierre de esta edición aún no había ingresado un pedido formal firmado por el Foro de Intendentes Radicales en la Legislatura. El espacio que nuclea a los jefes comunales de la UCR había adelantado que presentaría un documento que formalice el pedido de los intendentes que adhieren a la aprobación del proyecto que habilita la re-reelección para quienes cursan su segundo mandato. En el sur provincial, algunos intendentes se verían beneficiados. Mientras algunos “se rasgan las vestiduras” por el proyecto, otros optan por no “agitar el avispero”. 

El intendente de Huinca Renancó, Oscar Saliba, manifestó en diálogo con LV22 que el congelamiento del proyecto de la re-re “ha traído mucha cola y hay opiniones divididas en los partidos, por lo que veremos qué pasa en las próximas semanas”. A partir de estas declaraciones, Saliba evitó defender a ultranza al proyecto y dio a entender que, dentro del grupo de intendentes del radicalismo, las opiniones son dispares. 

A comienzos de año, el Foro de Intendentes Radicales había evitado sentar una postura hasta no dialogar con los propios intendentes de la UCR. Aunque el sur provincial tendría potenciales beneficiarios directos del proyecto (por ejemplo, Fernando Gramaglia de Alcira Gigena o Federico Gallo de General Levalle),  las aspiraciones políticas de dichos intendentes podrían ser otras. “Cursar un segundo mandato al frente de un Municipio no es garantía de que esos intendentes vayan a defender con uñas y dientes la ‘re-re’. Puede que algunos tengan otras aspiraciones políticas que apunten a integrar una lista de legisladores o que ya tengan en vista a sus candidatos para la sucesión”, comentaba un dirigente regional a Alfil. 

Actualmente, son más de 270 los municipios cuyos intendentes atraviesan su segundo mandato. 105 de ellos corresponden a la UCR, PRO o espacios vecinalistas. En las últimas semanas, el Foro de Intendentes Radicales que conduce Ariel Grich había puesto el tema en agenda y se aguardaba que ingresara un pedido formal del grupo de intendentes para “apurar” el tratamiento del proyecto en la Unicameral. Tal documento no habría ingresado aunque sí se presentaron notas de intendentes radicales (de manera individual) que requieren el tratamiento de la re-reelección. Es casi seguro que el proyecto no sería votado esta semana y probablemente quede “frizado” hasta que al menos un sector de la primera minoría comparta el costo político. 

Desde el bloque Juntos UCR (cuyo presidente es el riocuartense Juan Jure) se manifestaron de manera categórica en contra de la re-reelección. Por su parte, el presidente del Comité Provincia y diputado nacional, Marcos Carasso, se expresó al respecto en su paso por Río Cuarto y señaló: “Como partido fuimos claros. No me gusta tener dos discursos. En algunas poblaciones chicas, a veces es difícil conseguir que la gente se involucre. Eso no quiere decir que haya reelecciones eternas. Uno ve que algunos celebran que el intendente de Holmberg (Miguel Negro) sea candidato por décima vez pero también por otro lado piden alternancia. Nosotros creemos en la alternancia”, opinó Carasso en conferencia de prensa. El diputado también consideró que “sería bueno que el proyecto se debata en las comisiones y ver que piensa la ciudadanía”. 

Más allá de los intendentes radicales del departamento, otros jefes municipales como Alberto Escudero (allegado al Frente de Todos) o Miguel Negro (quien gobernó Holmberg desde el retorno de la democracia) también estarían expectantes de lo que ocurra con el proyecto de la re-reelección. El tiempo aún da cierta tregua pero todo indica que, en el corto plazo, el peronismo evitaría asumir el costo político en soledad. Luego de que trascendiera que mañana no se votaría el proyecto, resta saber cuál será el próximo paso de aquellos jefes municipales radicales que aguardan con ansias la aprobación de la iniciativa.