Bullrich quiere encuestas para definir entre Juez y De Loredo

La presidente del PRO desconfía de las internas abiertas (sin PASO) porque sospecha que puede colarse el peronismo para influir

Por Alejandro Moreno 

En la Bolsa de Comercio, frente a empresarios cordobeses y, especialmente, con Luis Juez y Rodrigo de Loredo como espectadores, Patricia Bullrich opinó que el mejor mecanismo para resolver las candidaturas 2023 son las encuestas.

La presidente del PRO, Patricia Bullrich, expuso ayer en la Bolsa de Comercio de Córdoba sobre las desventuras de la economía argentina, pero entre análisis preocupantes y propuestas para el futuro, dedicó unos minutos a la manualidad política.

Alguien del público envió la pregunta al moderador; quería saber qué sistema propone para resolver las candidaturas en Córdoba si no hay un acuerdo. Todos piensan, claro, en la pulseada, por ahora amistosa, que protagonizan el líder del Frente Cívico, Luis Juez, y el diputado radical Rodrigo de Loredo, cuyas ambiciones son las de ser candidato a gobernador de Juntos por el Cambio, el año próximo. En menor medida, importa la cuestión para la definición del candidato a intendente de la ciudad de Córdoba.

Bullrich primero intentó eludir una respuesta precisa, pero cuando el moderador la ordenó, no tuvo más remedio que decir lo que piensa.

Antes de entrar de lleno en la cuestión, reconoció que “todavía no hay una decisión”, y destacó que “es fundamental que la tengamos porque tenemos que ir juntos”.

“El hecho de no haber PASO en Córdoba demuestra que el poder cordobés no quiere que vayamos juntos, lo tenemos que entender. Ya nos pasó que fuimos divididos y mantuvimos el mismo gobierno”, sostuvo. En 2019, a ese capítulo electoral se refirió, la alianza Cambia Córdoba (que era Juntos por el Cambio pero sin la UCR) llevó como candidato a gobernador a Mario Negri, mientras que el radicalismo impulsó a Ramón Mestre. La división también ocurrió en la ciudad de Córdoba, donde los actores fueron, respectivamente, Luis Juez y Rodrigo de Loredo. El resultado, en ambos casos, fue la cómoda victoria del peronismo, con Juan Schiaretti y Martín Llaryora.

“Hay un mecanismo, que es el que uno puede pensar, el más simple, que es decir: quién es el candidato que más garantiza el triunfo”, comenzó Bullrich.

Y luego puntualizó que la opción favorita es la de las “encuestas”. “Si pudiésemos ir con un sistema donde las encuestadoras no las ponga nadie, que sean encuestadoras de afuera y no las pague nadie del partido, sería un sistema razonable”, reflexionó la presidente del PRO.

Las internas abiertas, en cambio, le generan dudas porque, consideró, “siempre está el miedo a la intromisión de otros partidos”. Naturalmente, Bullrich piensa en el peronismo. De todas maneras, apuntó que una posibilidad para reducir esa eventual invasión es la realización de “un sistema de registro previo”.

“Yo tampoco quiero decidir por los cordobeses. Igual, el otro día lo estuvimos hablando en la Mesa Nacional (de Juntos por el Cambio, que sesionó el viernes en Río Cuarto), y quedamos que a fin de este mes, como máximo tenemos que tener el sistema de decisión para Córdoba”, precisó. Entonces, el tiempo corre. Dirigentes aliancistas de Córdoba encargados de diseñar el reglamento aseguran que la tarea ya está completa, pero que falta la decisión política para darlo a conocer.

Su futuro 

Patricia Bullrich figura como una de las anotadas en la carrera del PRO por la candidatura presidencial. Cuando le preguntaron por eso, indicó: “No voy a hablar de candidaturas ahora, porque me parece que tenemos que fortalecer nuestra casa común, Juntos por el Cambio, y la gente me va a llevar dónde crea que tenga que estar”.

“No es una decisión que tenga que tomar en la soledad de una idea propia”, agregó.