Schiaretti sigue autoexcluido de la Liga de gobernadores

En el Panal siguen de cerca la centralidad política de Cristina en detrimento de Alberto Fernández dentro del oficialismo, y creen que ese cambio no deja chances a los gobernadores para tomar iniciativas.

Por Bettina Marengo

En el Panal ven como muy improbable que el gobernador Juan Schiaretti se integre a la liga de gobernadores que se reunió el viernes pasado en la capital de la provincia de El Chaco, aun en la versión más despegada y más crítica del gobierno de Alberto Fernández que se vio en tierras de Jorge Capitanich. De ese cónclave salió un documento crítico sobre el desabastecimiento de gasoil, con pedido de previsión para evitar otra crisis, y con un fuerte reclamo a la escalada de precios.

En las definiciones que circulan cerca del mandatario provincial se entiende que el “cambio de mando” del oficialismo, entre el que intentó ejercer sin éxito el presidente Alberto Fernández y que ejerce ahora la vicepresidenta Cristina Kirchner, tampoco “le deja chances” a los gobernadores para modificar el rumbo de las decisiones económicas y políticas del gobierno nacional. “Muchos empiezan a dudar; antes el dueño era Alberto y ahora la dueña es ella”, deslizó una fuente que sigue de cerca el movimiento de los caciques provinciales.

Al igual que el cordobés Schiaretti, el santafesino Omar Perotti no asistió al encuentro de Resistencia, ni firmó el documento final, a diferencia de otros mandatarios que no viajaron pero pusieron el gancho. Esta ausencia ya se hizo notar en el documento de hace un mes, en el que 16 gobernadores pidieron la ampliación de miembros de la Corte Suprema de Justicia para un máximo tribunal más “moderno y eficaz” y con que “verdadero carácter federal”. Perotti empezó ahí a mostrar una curva de despegue en relación a, al menos, el armado colectivo de sus pares peronistas.

En esa misma línea, el jefe del Panal no tiene intenciones por ahora de participar del segundo cónclave de la liga de Gobernadores que se realizára el 27 de julio en la ciudad de Bariloche, Río Negro, pese a el viernes salió una convocatoria abierta  y “antigrieta”. El viernes, al anunciar las nuevas plantas de biodiesel en Córdoba, Schiaretti lanzó fuertes críticas a la Nación, incluso desde el «sentido común» por la reducción del porcentaje de corte de biodiesel que quedó tras la reforma de la ley en el marco de la crisis por la escasez de combustible en todo el país.

“Convocamos a todos y todas. Sin exclusiones”, dice el texto que firmaron los 14 representantes de provincias (doce gobernadores y dos vices) y que tuvo a Jorge Capitaniche como anfitrión. “Nuestra Patria nos convoca a todos. Para construir los consensos necesarios y para administrar los disensos en el marco de la diversidad y el pluralismo”, agrega.

Sin definir sus planes electorales, enfocado en el gran objetivo de que la alianza que lidera el PJ retenga el gobierno provincial, Schiaretti va a seguir reuniéndose con “todo espíritu de buena voluntad”, y organizando expediciones por fuera de la provincia y del país.

El documento de los gobernadores contiene fuertes reclamos al presidente Alberto Fernández, en lo que fue un cambio de posición como colectivo, porque venían bancando al primer mandatario y éste los venía respaldando a ellos. El texto se tituló «En defensa de los argentinos», y resalta que «las provincias son preexistentes a la Nación» por lo que los mandatarios reclaman «ser partícipes ante decisiones que nos afecten», en un pedido que apunta a la Casa Rosada. Los gobernadores pidieron un plan “concreto» para resolver el problema de la falta de gasoil y para «generar las condiciones de inversión y planificación» que eviten el mismo cuadro el año próximo. El texto también alertó sobre la escalada inflacionaria y reclamó medidas para combatirla.