JpC identifica a los intendentes como su talón de Aquiles

El PRO se adelantó y marcó la necesidad de que los jefes comunales unifiquen sus elecciones con el turno provincial. Ahora, el Frente Cívico se sumó al planteo, en medio de la crisis abierta por el debate de la re reelección y la agitación interna por falta de definiciones para el 2023.

Por Yanina Passero

Los intendentes identificados con los colores de Juntos por el Cambio (JpC) salieron a reclamar protagonismo usando distintas estrategias. El maratónico año electoral se acerca y toda táctica anticipatoria mejorará las posibilidades concretas de un espacio que se promete mucho, pero que no logra articular aún las reglas del juego para definir candidaturas, ni mucho menos un programa para mejorar la oferta del cambio por el cambio mismo.

El macrista Pedro Dellarossa, por ejemplo, no oficializó a la candidata que se medirá en las urnas en septiembre, pero se anotó en el pelotón de aspirantes a suceder al gobernador Juan Schiaretti en el Panal. Mientras, un grupo de jefes comunales radicales busca paraguas nacional en a figura del neurocientífico Facundo Manes para apuntalar sus proyectos, ante la indefinición que muestra en público Rodrigo de Loredo. Otros aliados remarcan que a coalición no logra darles respuestas políticas a estos jefes territoriales que se encuentran atravesados por sus ambiciones personales, también por las responsabilidades de gestión. Allí, es donde el peronismo entona su canto de sirena para atraerlos, también conscientes de que el 2023 será peleado para todos.

Al medio de este juego de desconfianzas, pases de factura e indefiniciones, el debate por la modificación de la ley que suspendió las re reelecciones indefinidas den 2016 no hace más que erosionar relaciones gastadas. Sin embargo, plantea el desafío para el próximo semestre: contener a los intendentes y empujarlos a pensar en el “colectivo JpC” por encima de sus apuestas locales.

La empresa no asoma fácil, menos con la negativa de los legisladores aliancistas de dar el debate de la “re-re” en la Legislatura, con algunas excepciones como el jefe del bloque JpC, Orlando Arduh. La negativa del coro integrado por el resto de los referentes de la alianza dilata la discusión en el recinto que, según el cronograma, debía despacharse antes del receso de julio. Todo parece indicar que se prolongará un poco más la incertidumbre para las casi tres centenas de intendentes que esperan la novedad.

Cuando nadie duda de que la unidad es el único camino posible para corregir la experiencia de 2019 y aumentar las posibilidades de aprovechar la renovación peronista, los intendentes pueden convertirse en el verdadero talón de Aquiles de JpC si no logran sumarlos a la estrategia provincial del 2023. El PRO fue el primero en señalar esta debilidad aliancista al sugerir que en el código de convivencia en el que se trabaja, los intendentes se comprometan a pegar sus elecciones municipales a la ronda ejecutiva provincial para potenciar al candidato que gane la interna o logre el tope de los gráficos de barra de las encuestas.

La recomendación puede ser observada como un llamado de atención a los radicales, más movedizos que los amarillos. Ahora bien, las tropas del Frente Cívico se sumaron a este clamor que inició en las reuniones de la filial local del partido fundado por Mauricio Macri. En un plenario partidario de Punilla se puso de manifiesto la necesidad de pegar las elecciones locales a la fecha que disponga Schiaretti para dirimir su sucesión.

Hay antecedentes para apuntalar el pedido de los socios en JpC. En concreto, los juecistas recordaron la elección de 2015 cuando las municipalidades de Cambiemos separaron las elecciones y el candidato a gobernador, Oscar Aguad, estuvo a menos de siete puntos de la victoria.

El Partido Justicialista convoca junto con Gobernador para fortalecer sus posibilidades, es claro entonces que separar las elecciones de las intendencias del Juntos por el Cambio solo beneficia a Hacemos por Córdoba”, advierten en un documento redactado para la ocasión y que azuza con un truco conocido por los cambiemitas: la presunta funcionalidad con el peronismo.

A diferencia de sus socios, Juez deberá pedir prestada la potencia territorial de la UCR y lo que pueda aportar el PRO en los poco más de 30 municipios y comunas que gobierna. Se explica el carácter de prioridad que comenzarán a tener los alcaldes para el senador que dijo que será candidato a gobernador en cualquier circunstancia.