Generación sub 50 prepara su primera foto con Llaryora

Será en Cura Brochero en el marco de la firma de un convenio entre el intendente local y el de Capital. Primer guiño político del espacio generacional a la candidatura provincial del titular del Palacio 6 de Julio. Delinean agenda de gestión.

Por Yanina Soria

Los ultra schiarettistas sub 50 enrolados en el grupo Generación X avanzan en la consolidación del espacio dentro del tablero peronista cordobés con el objetivo puesto en el proceso interno que se abre.

Los intendentes, legisladores y funcionarios de Hacemos por Córdoba apuestan a ganar terreno en la mesa donde se toman las decisiones políticas representando al interior provincial. Orgánicos, pero con juego propio, el movimiento generacional que arrancó modestamente hace unos meses busca tomar mayor cuerpo con nuevas incorporaciones y prepara con alto perfil su próxima acción política.

Todos sus integrantes son dirigentes con responsabilidad de gestión, en su mayoría en la función ejecutiva municipal, por lo que, desde un comienzo, el grupo aclaró que sólo se referencia en el gobernador Juan Schiaretti y que acompañarán al candidato que Hacemos por Córdoba oficialice en su momento. La prioridad, dicen, es la administración de los municipios no la campaña prematura.

Sin embargo, los tiempos de la política se aceleraron y ya no hay dudas que el intendente de Capital, Martín Llaryora será la apuesta del peronismo para retener por séptima vez consecutiva el poder provincial el año que viene.

Tan clara está esa postulación que algunos de los hombres y mujeres de Generación X ya salieron públicamente a apoyar al sucesor de Schiaretti dentro del PJ, incluso a lanzar juntas promotoras en sus distritos. Pero todas esas movidas fueron realizadas a título personal, aclaran.

Ahora lo que se viene es una primera foto colectiva de Generación X con Llaryora. Pero en un contexto más institucional.

Será en la localidad de Cura Brochero donde el intendente Carlos Oviedo (miembro del espacio generacional) firmará un convenio con su par capitalino en el marco de los caminos recorridos por el santo argentino. Algo que ya hizo el municipio de Villa Santa Rosa y que abrió la puerta a un trabajo conjunto entre ambos municipios.

Lo cierto es que hasta allí se llegarán los dirigentes representantes de los distintos puntos de la provincia para acompañar esa firma y hacerle a Llaryora el primer guiño político en su rol de candidato.

Es que además de esa actividad puntual se lee otro dato político no menos relevante: Llaryora comienza a salir del departamento Capital y a mostrarse en el interior donde, se sabe, deberá trabajar duro para instalar su nombre de cara a las elecciones.

Si bien, el intendente de Córdoba ya visitó Río Cuarto y Colonia Caroya también en el marco de la gestión municipal, en verdad al capitalino se le hace difícil en este momento salir a recorrer el interior cordobés como lo están haciendo con alta intensidad el senador Luis Juez y el diputado Rodrigo De Loredo desde Juntos por el Cambio. Y tiene lógica ya que, en este momento, el intendente de Córdoba debe mostrarse focalizado de manera exclusiva a la administración de la ciudad, en definitiva, sus cuatro años de gobierno serán la carta de presentación con la que se subirá al ring provincial en el 2023.

Sin embargo, el convenio que lubricará con su par de Cura Brochero en las próximas semanas será una buena oportunidad para mostrarse fuera de su jurisdicción y, sin dudas, la foto con los intendentes, legisladores y funcionarios de Generación X le aportará un plus político a esa visita.

Esta semana habrá reuniones de los sub 50 para definir la agenda del espacio que, de máxima, intentará algún encuentro con el gobernador Schiaretti.

Pero mientras se organza lo de Brochero, los dirigentes seguirán adelante con una línea de trabajo que vienen abonando desde el inicio y que está vinculada a la formación y profesionalización de la gestión.

El grupo también se aboca a conversar y diagramar políticas de gobierno y compartir experiencias de las administraciones locales. Hace unas semanas, en lo que fue el primer encuentro en la Capital cordobesa, Generación X trabajó algo de eso en la presentación del libro “La Gestión desde Adentro” del intendente de Freyre, Augusto Pastore y Nicolás Albrisi.

Ahora preparan encuentro de similares características con el actual ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano. El funcionario provincial lanzó el texto “Una vacuna contra la decadencia”, donde precisamente plantea cómo ordenar con éxito el Estado. Lo escribió junto con los economistas Jorge Colina y Carlos Seggiaro.

Cabe recordar que, entre otros, son parte de Generación X: Carolina Basualdo (Despeñaderos), Paula Córdoba (Los Surgentes), Claudia Godoy (San Marcos Sud), Cynthia Frus (Ana Zumarán), Gabriela Ímola (Aldea Santa María), Ariana Viola (Alejandro Roca), Julieta Aquino (Inriville); las legisladoras Tania Kyshakevych (Ischilín) y Julieta Rinaldi (Marcos Juárez). Los funcionarios Lito Bevilacqua (de Unión), Deborah Petrakovsky (Carlos Paz), los intendentes Matías Montoto (Huerta Grande), Facundo Rufeil (La Calera), Marcos Torres (Alta Gracia), Marcelo Bjorklund (Noetinger). También Nicolás Dalke (Colón), Matías Viola (Juárez Célman), Cristian Ghiano (Arroyo Algodón), Mauricio Pajón (Ausonia), Juanjo Blangino (Rio 1°), Gastón Ré (Oncativo), Franco Paludi (Pampayasta Norte), José Peralta (Colonia Almada), Carlos Benitez (Huanchilla), Ariel Moreyra (Ucacha), Claudio Peña (Villa San Isidro), Rubén Liendo (Falda del Carmen), Augusto Pastore (Freyre), Iván Ortega (San Agustín), Mauro Moyano (Viamonte), José Gualdoni (Alicia), Edgar Yordan (Saira), Claudio Manzanelli (Mina Clavero), Mariano Ceballos (Nono), Carlos Oviedo (Cura Brochero), Cristian Frías (San Carlos Minas), Adela Ghirardelli (San Martín), Alejandro Ruiz (departamento Cruz del Eje) y Fabricio Ruiz (Bañado de Soto).