Enroque corto en Río Cuarto

Por Gabriel Marclé y Julieta Fernández

A media asta

Juan Manuel Llamosas

El informante le relataba al periodista una graciosa anécdota que tuvo lugar en el acto del Día de la Bandera organizado por el Gobierno de Río Cuarto.

Informante: Estuve en el izamiento de la bandera que el intendente Juan Manuel Llamosas y otras autoridades hicieron en uno de los mástiles de la Municipalidad. Entre el sueño de un lunes feriado a la mañana y el frío del casi invierno, le juro que la pasé bien porque se vivió un momento muy gracioso. Me reí bastante.

Periodista: ¿Qué pasó?

I: A Llamosas le tocó darle a la manivela para izar la bandera. Primero, le costó destrabarla y tuvieron que ayudarlo. Pero lo de después fue más gracioso, porque pude ver como al intendente se le inflaban las venitas de la cara de tanto hacer fuerza. Resulta que la bandera llegó hasta un tope y se trabó. Llamosas no tuvo suerte, porque le pasó justo cuando le volvió a tocar en la ronda. Vio que la suben un poquito cada uno, así que a él le tocó esa parte (risas).

P: ¿Lo pudieron solucionar?

I: ¡No! La dejaron a media asta. Lo mejor de todo fue que la dejaron ahí y de repente la bandera empezó a bajar sola, como que cedía por la fuerza y casi termina en el piso. Cuando terminó el acto, la bajaron y la volvieron a izar, esta vez bien.

P: ¿Cuál había sido el problema?

I: ¡Estaba mal atada! Hubo algún que otro gaste, pero fue más gracioso que otra cosa. El intendente se lo tomó con humor, pero en un acto con más gente se hubieran escuchado risas y murmullos.

Viralización anticipada

El periodista recibía un dato de un militante radical, quien en su tiempo de internauta descubría el inicio de una práctica más propia de tiempos electorales.

Informante: ¿Me cree si le digo que ya hay dirigentes nuestros que se comportan como si las elecciones municipales fueran dentro de seis meses?

Periodista: No me cuesta creerle, porque lo veo. ¿Lo dice por un hecho concreto?

I: Soy de estar mucho en redes sociales y me gusta ver lo que ocurre en Facebook, porque ahí está la gente que uno ve todos los días. Es como una caminata por el barrio. Ahora, imagínese que usted camina por el barrio y cada cincuenta metros se encuentra con un cartel de un político candidateándose. Bueno, eso me pasa cuando recorro el feed de Facebook.

P: ¿A quién vio en esa práctica?

I: Al concejal Gonzalo Parodi. Está recorriendo la ciudad, saludando vecinos y con la típica pose de candidato a algo, como tantos otros de los nuestros. El tema es que esa publicación en redes sociales se difunde como una publicidad, de esas alternativas pagas que dan las redes. ¿Me entiende?

P: Bueno, es algo normal en dirigentes de este tipo.

I: Justamente, a eso voy. No estamos en esos días, falta muchísimo para que se vote a intendente. Sabemos que Parodi viene lanzado hace rato y tiene ganas de ser el candidato radical, pero me parece muy anticipado intentar viralizar su campaña a esta altura. Le diría que se guarde esos pesos para cuando estemos pensando en votar intendente y no ahora que hay otras preocupaciones un poquito más grandes.

P: No es el único que lo hace. Veo que eso de pagar por difusión es más común, por más que falte tanto para una campaña…

I: Ahora que lo pienso mejor, ¿se estará construyendo como candidato a intendente o arrancó a hacerse campaña para ver si puede ganarse algún lugar en una futura lista de legisladores provinciales que arme Juntos por el Cambio?

Concejo tibio

La cronista recibía un mensaje de un informante, quien le comentaba sobre la situación judicial del concejal de Política Abierta, Pablo Carrizo.

Informante: Es de público conocimiento que Carrizo ahora tiene una perimetral y no puede acercarse a su ex pareja, quien lo denunció en 2019 por violencia de género y cuya causa fue elevada a juicio. ¿Vio que se confirmó que la audiencia sería en Córdoba? Aún no sé cuando pero, en fin, ha sido un tema que no podría pasar desapercibido en el seno del Concejo Deliberante. ¿O sí?

Periodista: Pregunta sugerente, ¿usted cree que está pasando desapercibido en el Legislativo?

I: En realidad, no. Pero no se esfuerzan mucho por demostrar lo contrario. ¿No le parece? Si analizamos, por ejemplo, lo que pasó con Las Higueras y el intendente, Alberto Escudero, el propio Concejo trató su suspensión. No salió porque el oficialismo claramente no avaló ese pedido pero al menos se discutió. Acá me da la impresión de que se deja librado a lo que plantea la Carta Orgánica sobre la condena firme para inhabilitar a alguna persona a ejercer un cargo o a ser candidato. Pero, si hubiera voluntad, quizás podrían plantear discutir qué se puede hacer en estos casos o qué medida puede tomar el Legislativo. En fin, con los tiempos de la Justicia, no es tan simple la cosa.

P: Entiendo que había una cuestión técnica respecto de tratar una suspensión a partir de la elevación a juicio. Me dijeron que contemplaba causas que tuvieran penas de tres años o más. Entiendo que en el caso de Carrizo no está muy claro pero, en principio, se hablaría de una pena menor para el delito que se le imputa.

I: En ese caso, suponiendo que no hay herramientas legales en el Concejo para que se lo suspenda, ¿por qué no se pronuncian públicamente? Un posicionamiento, algo. Conozco la postura de algunas concejalas pero la han expresado como una postura personal e individual. La gran mayoría hace un silencio de misa. Lamentablemente, me queda una sensación amarga. Celebro que este Concejo incluya el trabajo con perspectiva de género y proyectos que vayan por ese camino pero creo que, en este tipo de cuestiones, es dónde debería verse un posicionamiento más que contundente.

¿Hubo reconciliación?

La periodista se acercaba al dirigente de JpC y le consultaba sobre el encuentro de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio que tendrá lugar el próximo viernes en la Sociedad Rural

Periodista: Le robo unos minutos, imagino que están a full con el tema de la Mesa Nacional pero aprovecho de decirle que la sede del encuentro me sugiere que las cosas están mejor con la gente de la SRRC.

Dirigente JpC: Pero, ¿cuando estuvieron mal? Salvo que se refiera a esa reunión que hubo en la propia Sociedad Rural por el tema del proyecto de patrullas rurales.

P: Exactamente, a eso me refería. No digo que el enojo haya sido hacia toda la dirigencia de JpC pero sí hacia unos cuantos legisladores.

D JpC: Recuerdo. El “Toño” (Antonio Rins) y el “Turco” (Juan Jure) ligaron un par de críticas de los dirigentes ruralistas. Pero me parece que esa reunión casi inmediata con representantes de la Legislatura dio cuenta de que siempre tuvimos intenciones de dialogar. Y además, si el eje del próximo encuentro es la producción, ¿qué mejor lugar que la Rural para hablar del tema? Le puedo asegurar que las cosas marchan muy bien entre nuestro espacio y el sector ruralista.

P: Pero Hacemos por Córdoba también está “acechando”. Usted lo sabe…

D JpC: Pero nosotros somos socios firmes. Ya hemos tenido esta charla (risas). Espere unos meses y verá…