Recaudaciones provinciales: crecen pero a menor ritmo que a fines del 2021

Córdoba cerró el período enero/abril sin cambios interanuales. De los otros 17 distritos relevados, 13 mostraron mejoras en la comparación contra el año pasado y cuatro registraron caídas.

La recaudación de recursos de origen provincial, en el primer cuatrimestre totalizó $960.350,7 millones, y se expandió un 58,1% nominal contra igual periodo del año anterior. De esta forma, exhibe una suba real del 2,5%. Los datos son de un informe de Politikon Chaco, dirigida por Alejandro Pegoraro. Marzo fue el mes de mejor comportamiento, con una suba real del 5,9%, mientras que en enero y febrero la expansión había sido muy leve (+0,7% y +0,9%, respectivamente). En abril fue peor que en marzo pero mejor que en los anteriores.

Córdoba cerró el período enero/abril sin cambios interanuales. En enero, tuvo una muy buena performance (+5,9%), pero cayó en los siguientes tres, siendo la de febrero la más severa (-2,9%)

Pese a los incrementos del consolidado, Politikon señala que se observa una marcada dinámica desaceleratoria: en los seis últimos meses del 2021, el incremento mensual promedio, siempre en términos reales, había sido del 14,2%. En cambio, en este inicio de 2022, cae al 2,6% promedio mensual.

Pegoraro señala que esto tiene dos razones de fondo: en primer lugar, una base comparativa distinta, ya que se comenzaron a comparar meses buenos contra buenos, a diferencia de gran parte del 2021, donde la mayor porción de los distritos tenía bajas bases comparativas. En segundo lugar, es factible verificar también un decrecimiento del nivel de actividad económica, que repercute necesariamente en los niveles recaudatorios provinciales, aunque no aún en niveles preocupantes.

Siempre observando en moneda constante, la recaudación provincial ya venía en baja al momento del inicio de la gestión Fernández, no solo a partir de la caída de la actividad económica, sino también por efectos del Consenso Fiscal del 2018, donde se determinó la baja gradual de ciertos tributos locales.

Con la aparición de la pandemia y su consecuente impacto en la economía argentina, la recaudación de las provincias exhibió importantes caídas y los descensos se sostuvieron hasta noviembre 2020 incluido, para luego comenzar un proceso de recuperación muy fuerte de la mano de la reactivación de la actividad, pero también a ciertas modificaciones normativas que suspendieron la aplicación del Consenso Fiscal, permitiéndole a las provincias no tener que continuar la baja de alícuotas, y también, aumentarlas en ciertas actividades.

Naturalmente, el pico de crecimiento también en abril 2021 (+40,2% real), con la actividad en crecimiento y por una base comparativa muy baja. Desde allí, y hasta diciembre 2021, se mantuvo siempre por encima del 10% de incremento real.

El primer cuatrimestre del 2022 sostuvo las subas, pero (como ya se indicó) en niveles mucho más moderados. Sin embargo, le permite situarse no solo por delante de 2021 y 2020, sino también de 2019.

La mejora de este cuatrimestre que pasó no es homogénea, de las 18 provincias relevadas, 13 tienen alzas, una no tuvo una variación y cuatro muestran bajas.

Entre las con mejores desempeños, tres cerraron el primer cuatrimestre con incrementos interanuales reales de doble dígito: Formosa (+19,2%), Santa Cruz (+12,9%) y Jujuy (+11,8%). Un poco más atrás quedaron Chaco (+9,5%), Misiones (+8,7%) y San Luis (+8,6%).

Por debajo de ellas, pero por encima de los cinco puntos de alza, se ubicaron Salta (+7,5%) y CABA (+6,3%); mientras que debajo de ese nivel, están Mendoza (+4,4%), Tucumán (+3,8%), Río Negro (+3,8%) y La Rioja (+3,2%). Por su parte, la provincia de Córdoba cerró el período sin variación (0% real); finalmente son cuatro las provincias que exhiben retrocesos reales: Neuquén (-0,1%), Buenos Aires (-0,5%), Entre Ríos (-3,0%) y Tierra del Fuego (-5,0%), pero éstas no han tenido una trayectoria similar a lo largo de los primeros cuatro meses del año.

En el caso neuquino, la caída acumulada en el primer cuatrimestre se explica, sobre todo, por un mal desempeño de marzo donde, a contramano de lo que se observó en el consolidado de los distritos, exhibió una caída significativa (-6,9%), mientras que en febrero también había sufrido un retroceso, pero muy leve (-0,1%). Por el contrario, abril fue su mejor mes (+3,3% real).