UCR departamental tiene nuevo presidente (perfil pro campo)

El Comité del departamento Río Cuarto tendrá un nuevo capitán, Sebastián Laborde, dirigente que proviene de Línea Córdoba y representa a los productores rurales de la región. Entre renuncias y pedidos de licencia, el espacio apuesta a la renovación de la dirigencia radical en el sur provincial.

Por Gabriel Marclé

Sebastián Laborde (Izq), flamante presidente de la UCR departamento Río Cuarto, junto al titular de Línea Córdoba, Javier Fabre (Der).

“Tenemos que romper con el tabú que hay con el campo y darle el valor que debe tener como principal generador económico de la región”. Con este argumento presentó Línea Córdoba al flamante presidente de la Unión Cívica Radical en el departamento Río Cuarto, Sebastián Laborde, un productor rural devenido en dirigente que se hará cargo de un comité que busca renovar, modernizar y fortalecer su perfil dirigencial desde el sector agropecuario, ese que se compiten entre todos y especialmente con el oficialismo provincial.

Laborde inició su etapa como capital del radicalismo en el departamento este martes, un rol que hasta hace un año parecía difícil de llegar hasta él. Primero llegó la renuncia de José Luis Beltramone -intendente de La Cautiva- en marzo de este año, tras sendas discordias con algunas agrupaciones radicales del sur. Llegó entonces el turno de María del Carman Cabral, quien a poco más de dos meses de asumir ya pidió una licencia por tiempo indeterminado.

Así fue como el cargo llegó a la falda del productor rural de 42 años, oriundo de Vicuña Mackenna, quien ya había sido candidato a diputado Nacional en 2019, compitiendo contra la lista de Ramon Mestre y Mario Negri. Desde ese entonces, su camino se fue forjando entre su rol como productor agropecuario y la expectativa por el armado dirigencial de la zona, quizá consciente de que se avecinaba su momento, ese que llegó a un año de la interna radical.

“Hoy empieza un gran desafío colectivo, no personal. Una etapa de oxigenación, de ideas, de debate, intercambio y crecimiento. Un partido de puertas abiertas, modernizado y con una mirada comprometida con el interior de la provincia, con el interior del departamento y con las causas que le preocupan a la sociedad, no a la política”, expresó Laborde a través de un comunicado difundido por el espacio angelocista Línea Córdoba.

“Siento un gran orgullo y una enorme responsabilidad. El país atraviesa un momento delicado del que solo vamos a salir comprometiéndonos y dando pelea. No quiero que los jóvenes se vayan; quiero que se queden. Quiero una Argentina con trabajo y Justicia independiente. Un país que abrace al campo no que lo asfixie”, concluyó.

En la semana, el flamante presidente de la UCR departamental se movió por diferentes puntos de la región, específicamente en Río Cuarto, donde fue acompañado por el titular de Línea Córdoba a nivel provincial, Javier Fabre. Allí mantuvieron un encuentro con dirigentes de la ciudad, quienes se pusieron al tanto del proyecto que comenzará a tomar ritmo por estos días.

Fabre presentó a Laborde entre los suyos como “el más representativo del sector rural de todo el radicalismo departamental” y transmitió el objetivo de modernizar el partido, darle una visión de acuerdo a las épocas que están corriendo y “generar un impulso que active a un departamento postergado, pese a la altísima generación de recursos que tiene”.

“La idea es empezar a trabajar esta representación ruralista, entendiendo que las exfoliaciones que se le hacen al campo no solo afectan a los productores sino también a las poblaciones del interior”, le dijo Fabre a Alfil, durante su visita a la capital alterna.

Nueva era

El panorama actual del radicalismo no es el mismo que se tenía hace un año atrás, cuando se votaron a las autoridades de cada comité en la provincia. Sin embargo, podría decirse que el quiebre que sucedió en el departamento y devino en la asunción de Laborde tuvo lugar en el mes de marzo, con el controversial proyecto de patrullas rurales promovido por el oficialismo cordobés por pedido de las sociedades rurales de la provincia y que fue llamativamente rechazado por el bloque radical en la Legislatura.

El enojo generado en los productores de campo por esta situación llevó a un fuerte planteo dirigido a los legisladores del bloque Juntos UCR y Laborde habría sido uno de los que sacó provecho de esa situación, quizá por haber sido consciente de que esa maniobra podía dañar el vínculo del radicalismo con los ruralistas y darle la ventaja a Hacemos por Córdoba, donde se encuentran reforzando su discurso pro-campo. Con este cambio dirigencial en el departamento, se trabajar para limar asperezas y “que hablen los que saben”.

Por otro lado, esta nueva era de la UCR en el departamento Río Cuarto también prevería un trabajo de construcción y militancia que les permita recobrar protagonismo. En ese sentido, adelantaron que no solo se piensa en el 2023 de las provinciales, sino también en construir candidaturas que puedan competir en cada uno de los municipios, como el de Río Cuarto.