Crecen las juntas promotoras Llaryora ´23 (reacción schiarettista)

Se multiplican las acciones en el interior que proclaman al intendente de Capital como el próximo candidato a gobernador del oficialismo. La vieja guardia del PJ activó. Buscan reordenar la movida y comandarla.

Por Yanina Soria

El peronismo cordobés ya vive tiempos de transición. Aunque recién en diciembre del ´23, cuando el gobernador Juan Schiaretti deje el poder provincial, se iniciará formalmente el proceso de recambio generacional, las diferencias entre lo que viene y lo que se va, están a la orden del día dentro del oficialismo.

La mesura que caracteriza al jefe político del PJ Córdoba en los tiempos pre electorales para no proclamar candidatos anticipadamente y, en consecuencia, no mover fichas hasta que se dé la voz de mando, choca de lleno con las pretensiones (y acciones) del intendente Martín Llaryora, la figura más importante de la sucesión.

Frente a un contrincante potente como es el senador Luis Juez que ya recorre todo el interior hablando sin velo como el próximo candidato a gobernador de Juntos por el Cambio, el peronismo cordobés decidió acelerar. O mejor dicho, la porción del peronismo que cree que hay que salir a jugar fuerte por Llaryora. Pero ya.

Sobre todo, luego de que el propio intendente capitalino diera una señal clara cuando, días atrás, habló de “presentar un proyecto para gobernar la provincia de Córdoba”. Esa expresión pública fue entendida como un guiño interno entre quienes ya trabajan para instalarlo en el interior.

Cómo ya se apuntó desde estas páginas, el titular del Palacio 6 de Julio necesita consolidarse fuera del departamento Capital; precisamente, donde Juez mide mejor.

Es por esto que, pese a la resistencia que ejercen los schiarettistas puros que sin cuestionar la figura de Llaryora creen que exponerlo ahora sería arriesgarlo a un desgaste por parte de la oposición, las acciones que lo proclaman candidato a gobernador se multiplican casi a diario en todos los distritos.

El peronismo cordobés siempre verticalista y ordenado comienza a registrar los primeros actos de desacato de una nueva camada de dirigentes que, reconociendo todavía a Schiaretti como conductor pero apostando a futuro por Llaryora, quiere asumir el protagonismo y se revela a que los viejos caudillos sigan marcando el tempo.

El cómo, cuándo y dónde de los lanzamientos en el interior, lo están decidiendo intendentes, legisladores, concejales y dirigentes de los distintos departamentos.

Por eso, pese a las “sugerencias” de mesura que piden los caciques territoriales, se multiplican las juntas promotoras en distintas localidades. A la de Alta Gracia en Santa María, San Francisco (San Justo), Río Primero, Río Segundo y Pocho, en estos días se sumaron Colonia Caroya (Colón) donde su intendente Gustavo Brandán, puso en marcha una a la que asistieron su par de Corralito, José Scotto y el secretario de Gobierno, Federico García, un dirigente del interior de confianza de Llaryora.

También se habilitó una junta en Alicia (San Justo) organizada por el propio intendente José Gualdoni, donde asistieron dirigentes y legisladores. Mientras que el próximo viernes, tendrá lugar el acto de lanzamiento en la ciudad de Deán Funes (Ischilín); allí invita Darío Luna con la colaboración de la legisladora Tania Kyshakevych y Gabriela Berra.

Frente a este escenario de acciones descoordinadas, según entienden desde el Panal, schiarettistas de la vieja guardia reaccionaron y buscan marcar la cancha.

Este diario publicó esta semana, los dichos del diputado Carlos Gutiérrez en una reunión con dirigentes del PJ en Berrotarán; fue días después de que la agrupación La Militante hiciera un acto en Río Cuarto posicionando a Llaryora para el ´23.

Hay compañeros y compañeras que legítimamente quieren instalarse, pero, guarda, eso también significa ponerse un blanco, ¿eh?”, advirtió Gutiérrez tras pedir prudencia, cautela y respetar los tiempos.

Pero, además, buscó llevar un mensaje ordenador al informar que serán las juntas departamentales las que se encargarán de comandar la campaña y marcar los tiempos.

De igual manera procede el presidente provisorio de la Legislatura, Oscar González. El referente de Traslasierra está organizando y encabezando actos en distintas localidades de su injerencia donde, en ocasión de entregar los certificados a las nuevas autoridades del PJ, también baja un mensaje político. Ya lo hizo en Cruz del Eje, Pocho, Minas y San Alberto.

Según trascendió, González se reunió con el intendente capitalino con quien habría acordado “armarle” en el interior a través de actos formales del PJ convocados justamente para otorgar los diplomas y poner en funcionamiento a las autoridades de los circuitos.

Los schiarettistas están buscando ordenar las acciones pro llaryoristas y reencauzarlas en una sola movida, pero comandada desde el partido.

Hasta aquí la dirigencia en el interior sigue adelante con su propia hoja de ruta; de hecho, en breve se lanzarán nuevas juntas promotoras en Minas y Cruz del Eje.

Mientras que el viernes, apenas unas horas antes de que Luna deje inaugurada la junta en Deán Funes, González encabezará un acto partidario en esa misma ciudad donde también se referirá al proyecto Llaryora, gobernador.

La tercera autoridad de la Provincia viene hablando de Llaryora como un líder emergente con condiciones para garantizar la continuidad del peronismo en el poder. En sus mensajes internos, alienta a comenzar a hablar de la gestión capitalina e instalar su figura, pero “sin especulaciones”, dice. “Esto no tiene que ser una agencia de colocaciones” advierte.

La realidad es que los tiempos pre electorales se adelantaron y el clamor interno por Llaryora resulta imparable a esta altura. El desafío que asume la vieja guardia schiarettista entonces serpa tratar de reordenar lo que ya está y coordinar lo que viene.