STM: Carranza apuesta al 6° mandato (acusa «atropello»)

A un mes de la contienda sindical, el secretario general del STM decidió salir a la escena pública. Aseguró que sigue en carrera porque apela a que los afiliados sean los que decidan "si se va a su casa". Carranza acusó a la oposición de "atropellar" a la Junta Electoral cuando les señaló supuestas incompatibilidades para participar de la elección.

Por Julieta Fernández

Walter Carranza, secretario general del STM

El histórico dirigente del Sindicato de Trabajadores Municipales, Walter Carranza, salió de su madriguera y se refirió a sus adversarios en las próximas elecciones gremiales. Habló de “atropello” de parte de la Lista Verde hacia la Junta Electoral (en relación a la protesta que realizaron tras verse impedidos de presentar su lista que, posteriormente, fue aprobada). En diálogo con Somos Noticias, el titular del STM aseguró: “Yo no aprieto a la gente. No me fijo en la ideología de cada compañero municipal. He charlado con todos. No me gusta que haya atropellos hacia la gente que está en la Junta Electoral”, embistió el dirigente en referencia a uno de sus oponentes.

Hace una semana, la lista referenciada en la agrupación Municipales Autoconvocados (que lleva a Jorgelina Fernández como candidata a secretaria general) se congregó fuera de la sede del STM. Sobre el cierre del plazo estipulado para realizar observaciones, la Junta señaló una supuesta incompatibilidad a la lista opositora. El planteo fue que un integrante de la nómina, pese a ser trabajador de planta permanente hace 14 años, no figuraba en el padrón. La propia Junta habría admitido no contar con la totalidad del padrón en ese momento. Horas después, se ratificó la participación de la Lista Verde en la contienda sindical. Por su parte, la Lista Azul (con Diego Pinto como candidato) se sumó formalmente a la carrera por el STM a finales de la semana pasada.

Desde la Lista Verde aseguran que, contrario a lo expuesto por Carranza, la Junta Electoral no se habría elegido en asamblea sino “a dedo” por el Consejo Directivo. Esto se debería a que el estatuto aún no estaría aggiornado a las disposiciones de la nueva ley sindical que establece que los miembros de la Junta deben ser electos a partir de este tipo de instancias. En diálogo con Somos Río Cuarto, Carranza informó que el actual presidente de la Junta Electoral es Juan Heredia, trabajador del ex Edecom y afirmó que los integrantes de dicho organismo “no tienen apego a ninguna lista”.

¿Por el sexto mandato?

En un intento de exhibir cierta modestia, Carranza argumentó que el camino a su sexta reelección se debería a una especie de “deuda” que tiene con los afiliados. “Aún si pensara que me voy a ir, me presentaría igual. Hace cinco gestiones que los compañeros me mantienen en el sindicato y uno no es quien para bajarse del caballo y dejarlos a la deriva”, expresó el dirigente en un intento de mostrar un gesto “desinteresado” hacia los afiliados que representa. Claro que, puertas adentro, los comentarios aseguran que Carranza pretende jubilarse en la conducción del STM. “Así como los compañeros cumplieron y pusieron el voto, si yo me tengo que ir, que sea genuino a partir del voto y no por una decisión mía apresurada. No estoy a la altura de bajarme y no dar la posibilidad a los compañeros de que, si he hecho una mala gestión, me manden a ‘las casas’”, enfatizó el secretario general del STM en contacto con el noticiero televisivo.

Al ser consultado por la cantidad de afiliados, Carranza aseguró desconocer la cifra actual. “No me gusta correr ventaja con ningún compañero que quiera presentar lista”. Argumentó que, el día de la elección, la Junta le solicitará el listado de agentes habilitados a Recursos Humanos del Municipio y verificará quienes cumplen con el requisito tener como mínimo 6 meses de afiliación al sindicato.

Falta exactamente un mes para que Carranza se enfrente a dos listas adversarias y, aunque intenta emitir un discurso “modesto”, el histórico dirigente apuesta a seguir al frente del STM por cuatro años más. Con Carranza fuera de su madriguera, se sumó el último eslabón para dar inicio a la campaña. El titular del gremio cuenta con 30 días para tratar de mantener a su electorado o “reconquistar” a quienes se vieron decepcionados por sus anteriores gestiones. Hasta el momento, el único “punto fuerte” al que acudiría Carranza es la promesa de una mejora salarial que no se materializará hasta el segundo semestre.