Enroque corto en Río Cuarto

Por Gabriel Marclé y Julieta Fernández

Oídos sordos

Walter Carranza, titular del Sindicato de Trabajadores Municipales

La periodista dialogaba con un trabajador municipal sobre las elecciones sindicales del 23 de junio y sobre las intenciones de Walter Carranza de continuar al frente del STM. El dirigente gremial se manifestó al respecto en LV16.

Trabajador municipal: El “gordo” (como apodan a Carranza) dice que los compañeros serán quienes decidan si él sigue o no. Pero yo creo que es una frase políticamente correcta. Está claro que quiere seguir y su principal promesa es arreglar una buena paritaria para el segundo semestre. En julio, para ser más precisos.

Periodista: Bueno, si sigue al frente del sindicato, va a tener a los empleados evaluándolo desde el día 1 del nuevo mandato.

T M: Lástima que hay muchos escepticismo de que el arreglo sea favorable. El pedido de recomposición salarial es de los últimos años y nunca se llega a algo más o menos cercano a la inflación. Ahora con la cifra del último mes, menos que menos.

P: Más allá del tema de la paritaria, hubo muchos cuestionamientos hacia el oficialismo antes de que termine el período para presentar listas. Bah, desde hace tiempo que hay cuestionamientos muy graves.

T M: Pero Carranza ha hecho oídos sordos y este proceso no ha sido la excepción. Él suele hablar en tercera persona de sí mismo e insiste en que “los compañeros serán los que decidan si Walter Carranza vuelve a su casa”. Después de cinco mandatos, sería algo histórico si ocurre.

P: ¿Se anima a tirar un pronóstico?

T M: Para nada. Aunque apostaría a que Carranza podría lograr su sexto mandato. En una de esas me equivoco pero prefiero no arriesgarme…

Ordoñez alabó a Llamosas

El informante del legislativo llegaba al periodista con más información sobre la sesión del jueves y un momento que, entre la tensión del debate, pasó desapercibido.

Informante: Imagino que la sesión de hoy le dio mucha tela para cortar. Yo sé que a usted le gustan los días como estos (risas).

Periodista: Nos mantiene entre divertidos y ocupados, le confieso. Espero no haberme perdido de nada.

I: Puede ser que no, pero ¿usted siguió la sesión desde el inicio?

P: Llegué un poco tarde. Por suerte lo tengo a usted que siempre me aporta algo (risas).

I: ¡Aproveche ahora que esta información es gratis! Uno nunca sabe cuando vamos a andar de necesidad (risas). El hecho concreto que tengo para comentarle se dio durante el reconocimiento a la Cámara de Industriales Metalúrgicos, que cumple 60 años desde su fundación. Ahí se dio una de mimos bastante inesperada…

P: ¿Mimos? Me confunde…

I: Y claro. ¿Cómo no lo voy a confundir si usted viene solo por la pelea? A veces se ponen bastante cariñosos los ediles. Está el caso de ayer con el concejal Carlos Ordoñez y un llamativo gesto de aprobación a la gestión del intendente (Juan Manuel) Llamosas.

P: ¿Ah sí? ¿Por qué tema será?

I: Lo felicitó por haber creado el Gabinete Productivo que integra a las instituciones de la ciudad y también a los concejales de la oposición. Hacía mucho que no escuchaba que alguien de Juntos por Río Cuarto alabara a la gestión por algo, pero se ve que el tema industrial los sensibiliza a todos.

P: Por lo que veo, no duró mucho el cariño…

I: Es verdad. Después salió lo del convenio de barrios populares y se desmadró todo. Pero hay que saber apreciar esos minutos de breve romance. Poner Phil Collins de fondo, bajar las luces y que zanjen la grieta de una vez (risas).

Queja con los propios

Desde dentro del radicalismo, el informante se dirigía al periodista con una publicación en redes sociales que generó bulla en algunos círculos del partido.

Informante: Mire bien esto que le voy a compartir. Es la queja de una integrante del partido, militante de un dirigente en particular, quejándose por las “hordas” de motos que circulan por las calles.

Periodista: Veo. Le tira varios palos al ex Edecom. Ahora, le pregunto, ¿por qué me tacha el nombre de esta militante?

I: Porque soy un poco chusma, pero no tanto (risas). La cosa es que este comentario hizo ruido entre los que siguen a Gonzalo Lujan. Verá, esta persona supo ser de sus militantes más fieles.

P: Me está dando pistas sobre el nombre, pero me interesa más saber por qué el ruido…

I: Es que Gonzalo Lujan tiene a varios de los suyos metidos como síndicos en varias estructuras del Estado, entre ellas el Ente de Prevención Ciudadana, que está a cargo de controlar el tránsito y las multas. Digo, la queja de esta militante parece que también toca de cerca a los propios.

P: ¿Fuego amigo? A menos que ya no sean tan amigos.

I: ¡Exacto! Ahí está el punto. En tiempos como estos, parece que las líneas entre la amistad y la enemistad se han borroneado. Encima, el lujanismo está un tanto perdido mientras su líder todavía anda de viaje por Estados Unidos. Se lo nota algo inactivo… lo digo porque era bastante movedizo en redes y ya hace mucho no hace nada. Con esto, su gente debe estar haciendo la suya. Tendrán que ordenarse un poco o van a terminar muy desarmados.

Leña del árbol caído

La periodista recibía un mensaje de un informante luego de la última sesión en el Concejo Deliberante.

Informante: Si siguió la sesión, seguro notó que hubo un expediente que involucraba a la UNC. Se aprobó el convenio que se anunció hace unas semanas, ¿recuerda?

Periodista: ¿Con la facultad de Ciencias Médicas?

I: Exacto. Para que estudiantes avanzados puedan hacer sus prácticas en dependencias de salud del ámbito municipal. Pero cuando este anuncio se oficializó, no fue de lo único que se habló. A eso quiero apuntar…

P: Ah, lo de la factibilidad de traer la carrera de Medicina a la ciudad. Generó muchos comentarios después.

I: ¿Se acuerda lo que ocurrió? Al principio fue todo color de rosas. Desde la UNC habían manifestado su voluntad para colaborar con las gestiones que hagan falta e incluso se hablaba de la voluntad política del intendente Llamosas para que eso se efectivice. Claro que con eso no basta y desde la UNRC, de alguna forma, lo hicieron saber…

P: No recuerdo que hayan dicho que “con eso no basta”. Usted hace leña del árbol caído me parece (risas).

I: Me sorprende que no lo haya leído entre líneas. Las autoridades de la UNRC dijeron que traer la carrera de Medicina no era un tema que estuviese en agenda. No negaron que a futuro pueda llegar a concretarse pero, de ahí a anunciarlo, hay un largo trecho. Que el rectorado se haya enterado por los medios de ese anuncio dio cuenta de que no es algo que se le haya consultado a la Universidad local. Como si fuera poco, después vino todo esto de la marcha por el servicio de transporte con el apoyo del Consejo Superior pero que, finalmente, no contó con la presencia del rector. Bueno, quizás sí estoy haciendo leña del árbol caído.

P: ¿Vio? (risas).

I: Pero esto no pasó hace mucho y me pareció necesario recordarlo. Quizás la Muni no tenía un diálogo tan fluido con la Universidad como se decía. O no se vio reflejado en este tema…