Villa María engorda grilla de precandidatos: Pizzorno, anotado

Luego de ser mencionado por el propio intendente Martín Gill, el titular del Parque Industrial de esa ciudad aceptó el “desafío” y es uno más que se apunta en la carrera por la sucesión.

Por Yanina Soria

El proceso electoral del ´23 será trascendente para el peronismo cordobés a lo largo y ancho del mapa provincial. Si bien, naturalmente, todas las miradas están puestas en la salida del gobernador Juan Schiaretti del Panal con Martín Llaryora como claro sucesor, y luego en el plan para poder retener la Capital, el PJ no está en condiciones de desatender ninguna de las realidades del interior que se vayan presentando. 

El proyecto macro de Hacemos por Córdoba requerirá necesariamente del poder territorial de sus intendentes para traccionar los votos que contribuyan a garantizar la permanencia del oficialismo en el poder por un séptimo periodo. 

Allí radica el interés político por modificar la ley que impide la re reelección de los jefes comunales; hoy son unos 140 alcaldes peronistas los que están atrapados en la normativa impulsada por el propio schiarettismo en el 2016. Retener lo que se pone en juego y conquistar nuevos municipios gobernador por la oposición, es parte de la hoja de ruta trazada para el interior.

Pero como la situación política del peronismo cordobés no es homogénea en todo el territorio, hay puntos que demandarán mayores esfuerzos que otros. Por caso, la ciudad de Villa María. 

Se trata de uno de los distritos más importantes de Córdoba, cabecera del potente departamento San Martín, gobernada hoy por el albetista Martín Gill. 

Si bien es cierto que, de los referentes locales del Frente de Todos, el villamariense es de los que más preserva el vínculo con el Centro Cívico, hoy no forma parte del armado de Hacemos por Córdoba. Sin embargo, resulta difícil imaginar una proyección provincial de Llaryora sin Gill como aliado. De hecho, el ex secretario de Obras Públicas que cuenta con un núcleo de intendentes propios para nada despreciable, pide internas en el PJ y se anota para la carrera provincial. 

Villa María será en el ´23 una de las ciudades más importantes de la provincia que deberá elegir nuevo intendente ya que su carta orgánica le impide al actual volver a presentarse. Y mientras Gill ya puso en carrera a unos cuántos nombres de su entorno, el schiarettismo a través de Eduardo Accastello piensa hacer lo propio. 

De cualquier modo, la unidad lograda con fórceps, pero alcanzada al fin entre ambos sectores durante la interna partidaria de marzo pasado, funciona como un antecedente alentador en los tiempos pre electorales. Al menos, así lo señalan desde el gillismo. 

Lo cierto es que el actual intendente ya echó a rodar un par de nombres pensando en su sucesión: allí menciona a hombres y mujeres de su gestión, del ámbito legislativo municipal, del sector universitario y empresarial. Entre los mencionados de su equipo anotó a Héctor Muñoz, Eduardo Rodríguez, Celeste Curetti y Rafael Sachetto. También ponderó el rol de Pablo Rosso, presidente del Concejo Deliberante, como intendente interino; por otro lado, sumó a la grilla de nombres potables a Luis Negretti, rector de la Universidad Nacional de Villa María. 

En ese listado que enumeró hace algunos días en el programa local “Periodistas”, también mencionó a Carlos Pizzorno, hijo del ex intendente villamariense y actual presidente del Parque Industrial. 

Sorpresivamente, en ese mismo programa que se emite por el canal UNIteve, el empresario “aceptó” el desafío y dejó abierta la puerta a una eventual pre candidatura por la sucesión de Gill. Para muchos peronistas su nombre resulta altamente competitivo mientras que su nombre genera consensos en el sector del empresariado. 

“Claro que me interesa. Jamás he pensado en vincularme en la política por una cuestión de egos y demás. Si yo puedo ser útil en algún lugar de la sociedad, creo que estoy dispuesto a sacrificarme, a ser ese gran esfuerzo, como creo que lo he hecho en el Parque Industrial y en tantas otras instituciones donde he participado siempre con muchísimo entusiasmo. Me gusta mucho la actividad pública”, dijo al responder si sería candidato municipal para el ´23.