Re re: Torres pasó la pelota a la Legislatura

El ministro de Gobierno fue categórico al anticipar que la Mesa Provincia Municipios no se involucrará en la discusión. Dijo que en la reunión de la semana que viene no aceptará ninguna nota con el pedido de modificación de la ley en la que trabajan los intendentes.

Por Yanina Soria

La seguridad que muestran propios y ajenos respecto a que se modificará la ley que prohíbe la re reelección en los gobiernos locales sin carta orgánica, no es la de todos en el oficialismo provincial.

En el Panal hay quienes ponen en duda que finalmente la movida de interés político transversal termine madurando. Y lo dicen argumentando que el tema no es prioridad para el gobernador Juan Schiaretti, por ende, hasta aquí, no hubo instrucciones para apurar el debate ni su posterior sanción en la Legislatura.

Aun así, un grupo de intendentes radicales y vecinalistas viene avanzando en el asunto con el objetivo de acelerar los tiempos y abrir la discusión formal sobre la modificación al Código Electoral. Con la corrección de la ley que proponen se beneficiarían más de 280 jefes comunales, de los cuales 140 son peronistas.

Sin embargo, en el cálculo que hacen aquellos oficialistas no tan interesados en que la ley cambie, el 60 por ciento de la población de ese universo de municipios sin carta orgánica está gobernada por alcaldes radicales con lo cual, infieren, “ellos tienen un interés igual o superior al nuestro”.

Lo cierto es que el asunto venía masticándose en charlas informales mantenidas entre los presidentes de los bloques de intendentes y el ministerio de Gobierno que conduce Facundo Torres, en el marco de reuniones convocadas con otra agenda por la Mesa Provincia Municipios.

De allí, propuesto por el radical Daniel Salibi titular del Mucora, los jefes de los gobiernos locales acordaron relevar por departamento las adhesiones para modificar la normativa aprobada en diciembre del 2016, “corrigiendo” sólo el punto de la retroactividad. Eso quiere decir que, por única vez, los alcaldes con más de dos periodos de gobierno consecutivos podrían intentar se electos en el 2023.

Esas notas con las firmas recogidas son las que radicales y vecinalistas (por ahora) pretenden presentar en el ámbito de la Mesa para lo cual le solicitaron una reunión al ministro Torres que, en principio, tendría lugar el lunes.

Sin embargo, en diálogo con Alfil, el funcionario fue categórico al señalar que ese espacio institucional no se involucrará en un tema político y que, en todo caso, los pedidos deberán presentarse en la Legislatura.

Voy a defender la Mesa, es un ícono de la Provincia y el éxito radica en que este espacio precisamente nunca se inmiscuyó en temas políticos”, dijo el ministro. Siguió: “cuando nos reunamos con los presidentes de los bloques respetuosamente les diré que no vamos a recibir ninguna nota porque este no es el ámbito para hacerlo. En todo caso, será el de la Legislatura”.

Torres insistió en remarcar que esa reforma electoral no está en la agenda de la Mesa.

Frente a la negativa, entonces, de que el planteo surja desde allí, como algunos legisladores de Hacemos por Córdoba estaban esperando, la pelota ahora pica en el ámbito legislativo.

Seguramente, los intendentes plantearán de manera conjunta la solicitud para modificar la ley provincial 10.406 en el parlamento provincial. ¿Quién recogerá el guante y transformará esos pedidos en un proyecto concreto? Por ahora nadie lo sabe.

Vale recordar que el bloque de parlamentarios de la UCR, aún cuando muchos de sus intendentes están a favor, anticipó con vehemencia el rechazo frente a un posible tratamiento en el recinto.

La estrategia del oficialismo apunta a balancear los costos políticos por lo que si Hacemos por Córdoba deberá levantar la mano para que el proyecto vea la luz verde, dicen, por lo menos, que la iniciativa surja de la oposición. Y ahí es donde los peronistas miran con expectativa el bloque de Juntos por el Cambio tomando como precedente lo sucedido con el juego online.

La pelota ahora pica de ese lado.