Avances y dudas en el reglamento de JpC

Continúa la discusión de las “reglas de juego” en la alianza opositora

El reglamento electoral de Juntos por el Cambio sigue en etapa de elaboración, y si bien para algunos aliancistas preocupados está “verde”, otros más optimistas señalan que todavía es pronto y hay tiempo para llegar a un acuerdo. 

El reglamento, que otros más coloquialmente llaman las “reglas de juego”, es la esperanza para evitar un colapso aliancista, un escenario que en público parece cada vez más lejano por el espíritu amical demostrado en los más recientes eventos (el locro juecista y la visita de María Eugenia Vidal), pero que nadie termina por descartar en privado. 

La clave es cómo definir las candidaturas, fundamentalmente las dos más jugosas: a gobernador y a intendente de la ciudad de Córdoba. Para el premio provincial, los aspirantes son Luis Juez y Rodrigo de Loredo, y así como el primero ya anticipó que quiere evitar las internas y que confía más en las encuestas, el radical sabe que en las urnas la UCR (sin traiciones, claro) supera al Frente Cívico. 

La mesa que piensa el reglamento decide algunas cuestiones, pero otras dependerán de lo que resuelvan los presidentes de los partidos aliados (Unión Cívica Radical, PRO, Frente Cívico y Coalición Cívica-ARI, y otros socios menores). 

Por ejemplo, cuando quiera que se vote, se hará con boleta única. Es lógico: Juntos por el Cambio empuja este sistema a nivel nacional, pese a la resistencia del kirchnerismo, y mal podría convocar a internas abiertas con el sistema de papeletas por listas. Ya para las frustradas internas del 2019 se había diseñado una boleta única para medir a Ramón Mestre y Mario Negri. 

Donde surgen las diferencias es en torno a la fecha de las elecciones y al financiamiento de las listas. 

De Loredo no quiere que lo apuren porque oscila entre las candidaturas a gobernador y a intendente de Córdoba, y porque entiende que cuando ni siquiera se conoce para cuándo convocará Juan Schiaretti, no tendría sentido mostrar las cartas con tanta anticipación (el peronismo podría iniciar su eterna táctica de motivar divisiones). 

Una posibilidad que evalúan es que se fije una fecha para antes de fin de año pero con una cláusula gatillo para renovarla según el juego del gobierno. Es un tema muy delicado, que dependerá más de los jefes políticos que de los técnicos en cuestiones electorales. 

Respecto al financiamiento, deben definirse varias cuestiones. Por ejemplo, si la logística electoral será privada o si la harán los partidos políticos, lo cual impactará en los costos. Y en relación a los recursos de cada lista, se discute si cada partido aportará de acuerdo con la cantidad de afiliados, o si cada lista de candidatos cubrirá su propio presupuesto, y si habrá un fondo común para repartir en partes iguales por listas. 

De todo ello resulta evidente por qué desde Juntos por el Cambio pretenden que el gobierno peronista acepte que se implementen las PASO en la provincia de Córdoba. 

 

Gobernadores 

Por otro lado, se conoció ayer que los gobernadores de Juntos por el Cambio (JpC) y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se reunirán el próximo viernes en la provincia de Corrientes para coordinar las agendas de los distintos equipos que elaboran planes para las elecciones de 2023. Los convocados son los mandatarios Gerardo Morales, de Jujuy; Rodolfo Suárez, de Mendoza, y el anfitrión Gustavo Valdés, además de Rodríguez Larreta.

Los gobernadores de la coalición opositora buscan avanzar en una coordinación del trabajo que va surgiendo de las distintas fundaciones partidarias: la Fundación Pensar, del PRO; la Fundación Alem, de la UCR, y la Fundación Hannah Arendt, de la Coalición Cívica.

El objetivo es que estos tres espacios de pensamiento, que ya tienen equipos técnicos elaborando planes divididos por temas (economía, educación, justicia y reforma del Estado), puedan poner en común sus conclusiones y ofrecerlas a quien resulte finalmente el candidato por la oposición para las elecciones presidenciales del año próximo.

De este lote de mandatarios de JpC, tanto Larreta como Morales ya anunciaron sus intenciones de encarar candidaturas presidenciales, por el PRO y la UCR, respectivamente.

Sin embargo, no estarán solos en la pelea porque también está en el grupo de presidenciables opositores la titular del PRO, Patricia Bullrich, mientras que aún es una incógnita si el expresidente Mauricio Macri será candidato.

Del lado del radicalismo, en tanto, además de Morales también está en carrera el diputado nacional y neurólogo Facundo Manes.