Abrile encontró asilo (¿Nuevo aliado del juecismo?)

El ex candidato a intendente participó de una reunión junto al concejal Pablo Benítez y la militancia del Frente Cívico y La Rucci. El médico encontró asilo en un espacio que podría acompañarlo en su futuro proyecto: ¿Será como candidato a legislador o buscará revancha en la próxima contienda municipal?

Por Julieta Fernández

Pocos meses después de las últimas elecciones municipales (que lo dejaron apenas 5 puntos abajo de Llamosas), Gabriel Abrile no ocultó sus intenciones de volver a intentarlo. En aquel entonces, el ex candidato deslizó que su proyección política para los próximos años implicaba volver a correr la carrera hacia el Palacio de Mójica y que el radicalismo “recupere” la Municipalidad de Río Cuarto. Sin embargo, en las últimas semanas, una nueva idea recorre los círculos de la UCR local: la posibilidad de que Abrile busque un lugar en alguna de las listas que compiten por la gobernación provincial. Precisamente, integrar una lista de legisladores.

Hace una semana se desarrolló un encuentro entre el Frente Cívico local y la agrupación La Rucci. Cabe recordar que esta última se alió al juecismo a partir de las últimas elecciones legislativas, tras advertir un posible “batacazo” de la fórmula De Loredo – Juez luego de la buena performance de esa fórmula en las PASO. El “invitado de honor” fue el ex candidato a intendente, Gabriel Abrile, a quien el juecismo también acompañó en la última contienda municipal (a partir de integrar la alianza Juntos por Río Cuarto). No obstante, el encuentro “a solas” con la pata del FC local llevó a pensar en la posibilidad de que el médico se acople al esquema de Luis Juez en el 2023. Esto podría contrarrestar la “prescindencia” que caracterizó a Abrile durante las últimas legislativas.

Luego de la victoria de su líder en las elecciones de medio término, el juecismo local buscó elevar su perfil en la alianza opositora. Tanto que incluso intentaron negociar la vicepresidencia del bloque Juntos por Río Cuarto al considerar que la victoria de Luis Juez legitimaría el hecho de “subir un escalón” en la jerarquía de la primera minoría. Más allá de que esta “insurrección” se vio estancada, el referente del juecismo en el Legislativo local (Pablo Benítez) se ha mostrado con una agenda casi propia (más allá de los proyectos trabajados en conjunto con el resto del bloque) y con un protagonismo mayor al que tuvo en su primer año como concejal. Por ahora, esta búsqueda de “reflectores” no iría en el mismo sentido que otros de sus socios de JpRC (que anhelan ser candidatos a intendente). Sin embargo, el Frente Cívico sigue demostrando que busca salir del lugar relegado en el que se encuentra y romper, aunque sea un poco, con la predominancia radical en Juntos por Río Cuarto.

El acercamiento de Gabriel Abrile a los alfiles de Luis Juez reavivó las especulaciones de que el médico podría tener un “as bajo la manga” en caso de no lograr el consenso necesario para volver a competir por la intendencia. En este sentido, la posibilidad de que se apunte por un lugar en la lista de legisladores no parece una idea descabellada. De hecho, en el 2019, Abrile integró la lista de legisladores de Ramón Mestre (como candidato a legislador departamental).

A comienzos de marzo, Alfil había señalado que el médico se encontraba algo “desamparado” respecto de las adhesiones de los distintos núcleos de la UCR Río Cuarto: Evolución (ex 30 de Octubre) aún no ha dado señales de acompañar a otro dirigente que no sea Gonzalo Parodi. La Red Federal se mantendría fiel a Gonzalo Luján (de quienes fueron socios en la interna radical del 2019) y buena parte de los núcleos restantes se han mantenido “prescindentes” hasta el momento. Los primeros aliados que sumó el médico fueron el ex presidente del Concejo Deliberante, Claudio Miranda y, posteriormente, el dirigente nicolacista (y ex precandidato radical) Mario Álvarez. Este último ha asistido a varias de las últimas reuniones en Casa Radical (y al propio encuentro de Villa Giardino) como referente de Fuerza Renovadora y también en representación del propio Abrile.

Tras el encuentro, el juecismo riocuartense se mostró muy entusiasmado al sumar a un nuevo aliado “de peso” (teniendo en cuenta que Abrile fue el último candidato a intendente de la principal fuerza opositora). “Si seguimos así, podemos pensar en que más dirigentes locales adherirán al proyecto de Juez gobernador”, consideró un dirigente juecista consultado por Alfil. De un lado y del otro se mostrarían expectantes de que esta alianza en ciernes constituya una “win win situation” (aunque, llegado el momento, alguna de las partes se llevará la mayor tajada).