Denuncian a Juez por participación del Ejército en el locro

Tras viralizarse fotos de camiones del Tercer Cuerpo en las calles del club Sociedad Belgrano, un abogado denunció al senador por presunto peculado de servicios.

El Frente Cívico de Córdoba organizó un multitudinario locro para celebrar el Día del Trabajador y mostrar a su anfitrión, Luis Juez, flanqueado por la dirigencia completa de Juntos por el Cambio. Comprobada la impecable convocatoria, los aliancistas enviaron el mensaje de la unidad a los peronistas, a quienes les adjudican sendas maniobras para quebrar la pax romana de la oposición 

La felicidad duraría poco y, a decir verdad, es esperable que malas noticias lleguen en tiempos de campañas precipitadas. La comida de JpC se judicializa por la participación del Ejército en el catering de la Sociedad Belgrano. El equipo periodístico de Hay mañana, en Radio Nacional Córdoba, adelantó ayer que un abogado cordobés decidió denunciar al senador y al responsable del Tercer Cuerpo por el presunto delito de peculado de trabajos y servicios. 

Se trata de Esteban Rafael Ortiz (Matrícula Federal To.508 Fo.806), quien radicó ayer su denuncia ante la Fiscalía Federal de Turno al observar camiones del Ejército apostados al costado del club el día del evento. 

“Un cuerpo militar solventado por el conjunto del pueblo argentino, cuya misión es la seguridad nacional, y aquellas actividades de apoyo en emergencias y ayuda humanitaria que requieran las autoridades nacionales de las cuales dependen, habría sido utilizado, sin órdenes de sus superiores del Ministerio de Defensa de la Nación, con sus vituallas y equipos, para preparar y servir la comida a un partido político de Córdoba”, describió el letrado en su denuncia, en la que ofrece como evidencia publicaciones periodísticas con testimonios de vecinos de la zona que reconocen que los soldados les confirmaron que prepararon el menú para el acto y lo distribuyeron, además de adjuntar fotografías y videos del despliegue. 

Sobre la calificación legal, el denunciante expone: “La conducta que habrían desplegado los denunciados, encuadraría hasta el presente, en el tipo delictivo previsto por los articulos 45 y 261 del Código Penal. Ello por cuanto, se trataría en este caso de funcionarios públicos nacionales que, a contramano de sus funciones regladas por leyes nacionales, han empleado en provecho propio o de un tercero, trabajos o servicios pagados por una administración pública”. 

A Cadena 3, Ortiz agregó que pidió intervención judicial para dirimir si realmente hubo delito.

Ahora bien, es altamente probable que el tema se sustancie al comprobar si la contratación del “catering militar” partió de los organizadores del evento o fue concesionado por el salón. Lo cierto es que todo parece indicar que, en la campaña electoral por la provincia, se utilizarán todas las herramientas disponibles, las legítimas y las que no lo son tanto, para mellar al oponente, por más que se trate de ciudadanos anónimos. 

El senador Juez tiene un nivel de exposición mediática que envidian propios y ajenos. En esos contextos de entrevistas, busca instalar que la campaña será sucia, que los alfiles del gobernador Jun Schiaretti harán hasta lo imposible para ampliar la brecha que existe con el seguro candidato de la renovación, Martín Llaryora. Es probable que esté descargo se escuche en las tropas juecistas, con o sin pruebas. 

Hoy, los encuestadores se animan a hablar de una elección peleada, en especial, si JpC logra mantener la unidad. Sin embargo, es una constante en todos los turnos electorales que el voto se decide dentro de las 48 horas previas a cumplir con la cita en las urnas. 

La campaña que empezó un año antes encierra problemas adicionales y esfuerzos para contener las situaciones de desgaste. 

Juez, por ahora, ha enviado mensajes conciliadores al peronismo, al punto que admitió en distintos estudios televisivos que no tocará a Schiaretti con sus estrategias de posicionamiento. “Yo no voy a hablar mal de nadie. No lo voy a hacer en toda la campaña electoral. Me he propuesto santificarlo, pontificarlo, al gobernador Schiaretti”, exageró, aunque también avisó que guarda sus cartas.