Punilla: HpC anticipa candidato propio para cada circuito

El nuevo esquema de autoridades partidarias del peronismo cordobés ya está en funciones. El gobernador Juan Schiaretti fue proclamado presidente a nivel provincial mientras que el intendente Martín Llaryora, quedó al frente del PJ Capital. 

La unidad alcanzada en casi todos los distritos menguó las tensiones internas, salvo en un departamento: Punilla, el único donde el schiarettismo perdió. 

Allí, la conducción quedó en manos de la legisladora provincial Mariana Caserio quien, por un ajustado margen, logró imponerse a la lista del oficialismo; sin embargo, los peronistas locales que responden al mandatario provincial la desconocen como su autoridad. 

Por lo bajo dicen no sentirse representados por la forma de hacer política del espacio que conduce el ex senador Carlos Caserio a quien emparentan con el kirchnerismo; en verdad, la idea seguir con la construcción de una línea propia responde también a una lógica de renovación dirigencial impulsada por el Panal. 

La realidad es que en Punilla el peronismo está partido y que la interna, lejos de ordenar, profundizó las diferencias. 

Hace poco, la senadora Alejandra Vigo encabezó un acto político en Carlos Paz donde ponderó la victoria de la lista oficialista en esa ciudad, la más importante del departamento, y arengó a la nueva dirigencia a seguir trabajando por la renovación política en Punilla. 

Es decir, el Panal no sólo avala la irreverencia del schiarettismo frente a la legítima conducción de los Caserio, sino que alienta la construcción de lo propio. Desde que el ex presidente del PJ Córdoba rompió con el gobernador Schiaretti para sumarse a las filas del Frente de Todos, Hacemos por Córdoba se vio en la obligación de apuntalar representantes leales al Centro Cívico. Allí emergió con alto perfil por el peronismo el intendente de Huerta Grande, Matías Montoto. 

Casualmente, el alcalde y ex candidato en la interna partidaria junto a la funcionaria provincial, Débora Petrakovsky, fueron invitados al acto de asunción de Mariana Caserio como titular del del PJ departamental, el sábado pasado en Carlos Paz. Ningún schiarettista asistió. 

Ayer, Petrakovsky en declaraciones a medios locales sumó un nuevo elemento que ratifica la división del PJ en el departamento: “Hay un proyecto político y social para cada localidad de Punilla”, dijo en relación al 2023.

Si bien todavía no se mencionan nombres, Hacemos por Córdoba ya echó a rodar un plan político para el año electoral que viene. “Ya han comenzado los trabajos para el 2023. Lo social y lo económico, serán ejes de cada proyecto”, anticiparon. 

La dirigencia y militancia que quedó estructurada tras la interna, viene llevando a cabo reuniones de trabajo para delinear proyectos locales con el objetivo de tener un candidato propio en cada una de las comunas y municipios; “incluso, en la ciudad de Carlos Paz”, aclara también Montoto. La referencia tiene que ver con el plantón que recibieron por parte del enemigo público de Caserio y aliado a Hacemos por Córdoba, Esteban Avilés. Cuando se estaba armando la lista en Carlos Paz y el PJ descontaba que el funcionario provincial jugaría a través de los peronistas que tiene en su estructura política, el ex intendente decidió correrse de la interna. Allí hubo un fuerte pase de factura. 

Para graficar la decisión del peronismo punillense de subirse al ´23 con candidatos propios en cada uno de los circuitos, hacia adentro aclararon que se harán las alianzas que hagan falta para “sacar al kirchnerismo del departamento”. 

“Estamos trabajando, hablando con vecinos, viendo realidades propias de cada región. Los proyectos sociales adquieren la mayor relevancia en este contexto de crisis”, agregó la actual secretaria de Acción Social, en diálogo con Radio Mágica de Cosquín.