Inseguridad y contrataciones: debate intenso y «Ciudad Gótica»

El Concejo Deliberante volvió a tener una sesión acalorada por dos tópicos: el eje inseguridad (al que apelan con insistencia desde JpRC) y modificaciones en el régimen de contrataciones. Referencias a "Río Cuarto: Ciudad Gótica" y un oficialismo que “mordió el anzuelo”.

Por Julieta Fernández

“Río Cuarto se convirtió en Ciudad Gótica. Creció el delito, la violencia. Es tierra de nadie”, esgrimían desde Juntos por Río Cuarto en la sesión de ayer. El Concejo Deliberante se trasladó a la vecinal San Pablo (en el marco del programa ‘El Concejo en tu barrio’) y, a diferencia de lo esperado en las sesiones que tienen lugar en otras instituciones, no se trató de una jornada amena. Las últimas dos horas de debate implicaron cruces y chicanas por un proyecto presentado por el Ejecutivo Municipal que le dio pie a la primera minoría para lanzar uno de sus “clásicos”: el reclamo por la inseguridad en la ciudad.

El expediente en cuestión fue aprobado por unanimidad y se trató un convenio de comodato suscripto con el Ministerio de Seguridad de la Provincia para que el Municipio reciba vehículos acondicionados como móviles policiales de Seguridad Ciudadana. No obstante, JpRC aprovechó la oportunidad para plantear que el oficialismo sería “incoherente”, ya que en oportunidades anteriores plantearon que el abordaje de la inseguridad no sería competencia del Municipio.

En la previa, el oficialismo había acompañado dos expedientes impulsados por JpRC que también tenían que ver con el tópico de la inseguridad. Estas iniciativas habían logrado el visto bueno de Hacemos por Córdoba a partir de un consenso previo. Dichos expedientes corresponden a proyectos de la concejala Mónica Lannutti y el concejal Pablo Benítez: una resolución que solicita la creación de un Punto Seguro y un proyecto de ordenanza para crear un sistema de alerta y seguridad a través de una aplicación móvil. Los concejales impulsores de estos proyectos recientemente se mostraron más predispuestos a dialogar con el Ejecutivo Municipal (por ejemplo, con el secretario de Gobierno Abierto y Modernización, Guillermo De Rivas).

La “paz” se rompió cuando se procedió a tratar el convenio para recibir vehículos para la prevención del delito en la ciudad. Si bien la primera minoría acompañó el proyecto, aprovechó de “dejar expuesto” al oficialismo en el marco de una sesión que contó con la presencia de vecinos del barrio San Pablo (algo poco particular en el marco de las sesiones ordinarias del Legislativo local). “Cuando el intendente dice que el problema de la inseguridad no es competencia del Municipio pero viene la Provincia y con una sonrisa le recibe 10 domos, ahí nos preguntamos dónde está la coherencia y el liderazgo del intendente”, chicaneó el jefe del bloque JpRC, Gonzalo Parodi. La crítica del edil apuntó directamente al jefe municipal y podría ser leída como una oportunidad para erigirse como líder opositor (ya que sus intenciones de ser candidato a intendente son explícitas).

El concejal Armando Chiappe “mordió el anzuelo” y respondió a sus adversarios: “Hay que dar un debate serio sin ninguna retórica que nos quiera investir de Batman en la Ciudad Gótica”, expresó el edil de Hacemos por Córdoba, quien además citó la frase de Patricia Bullrich (“El que quiera estar armado, que ande armado”) pronunciada en Río Cuarto y aludió a la instalación del tema inseguridad como un artilugio ya utilizado en campaña por parte de JpRC. “Río Cuarto tiene un liderazgo y los expedientes aprobados hace minutos prueban que no nos cerramos a una iniciativa solo porque venga de la oposición. No nos vamos a prender en un discurso populista punitivista. Vamos a actuar con seriedad”, concluyó el concejal.

Régimen de contrataciones y una “bomba”

Tal como lo anticipó Alfil, se aprobó la modificación de una ordenanza que regula el sistema de contrataciones de bienes, obras y servicios del Estado Municipal que elevaría los montos y topes de dichas contrataciones. En medio del debate, el concejal Parodi aseguró haber recibido un chat de un empresario local ofuscado por una supuesta asignación “a dedo” de obras del Presupuesto Participativo. “En un chat de aproximadamente 40 empresarios dicen que se asignarían 6 proyectos del PP a las empresas que conforman esa corporación. Este empresario me dijo que por qué él no podía ser parte y por qué las obras se terminan designado en medio de un asado”, lanzó el jefe de bloque opositor.

La modificación abarcaría algunos valores como unidades y el índice de compra (modificable por inflación). Según plantearon desde la primera minoría, ambos valores llevarían a un aumento que rozaría el 600% y abriría la puerta a contrataciones directas de hasta 24 millones en servicios y hasta 48 millones en obra pública. “Para este proyecto parece que tomaron la inflación de Venezuela, se aprueba un aumento de casi un 600% de 2019 a 2022. Nos da la sensación de que es una estrategia para liberarle las manos al Ejecutivo para que, de acá a la elección provincial, tengan margen para disponer de recursos municipales que no tienen las mismas exigencias y transparencia que tienen las licitaciones públicas”, manifestó el concejal Marcos Curletto.