Guiño de Juez a libertarios en medio de la interna de JpC

El precandidato a gobernador reconoció que “no les sobra nada” para disputar el poder provincial. Ante las indefiniciones de los radicales, anticipó las vías que podría explorar para ampliar su base electoral.

Por Yanina Passero

La última reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio generó un nuevo contrapunto entre aliados que tiene nombre y apellido: Javier Milei. Los referentes de la coalición opositora le bajaron la persiana a un acuerdo con el economista libertario.

“Hay actores de la vida política que buscan el quiebre de Juntos por el Cambio, entre ellos Javier Milei que no forma parte de JpC e intenta quebrar nuestra unidad siendo funcional al oficialismo. Somos el cambio sin anarquía. Fuimos y somos, hace más de una década, el límite al kirchnerismo que necesita la Argentina y la alternativa de cambio profundo”, señalaron en un comunicado.

La líder de los halcones PRO, Patricia Bullrich, se desmarcó de la cancelación a Milei: “Creo que es apresurado y tenemos que ser más conscientes y pensar más en la construcción que cerrar las puertas de Juntos por el Cambio. No hay que cerrarle la puerta a nadie. Sentí y les dije a los presidentes de los partidos -que integran JpC- que había sido muy apresurado y sin discusiones previas y que no ha sido una buena metodología avanzar por los no”.

La decepción manifestada es coherente con sus intentos de sumar a las filas cambiemitas a una de las figuras más populares de la política reciente, pese al rechazo de miembros de PRO y los aliados. Ahora bien, el coqueteo con los liberales y libertarios es toda una novedad en el caso del precandidato a gobernador de Córdoba, Luis Juez.

Con motivo de esta decisión de la mesa nacional, dejó una definición clave en TN que los integrantes de la entente cordobesa tomaron nota. No pasó desapercibido el mensaje que el senador envió anoche a los protagonistas de la resistencia a su candidatura.

“En Córdoba hay un montón de liberales brillantes y yo quiero ser gobernador de Córdoba. Los voy a ir a buscar”, disparó.

No es una novedad que aliancistas y peronistas locales observan el crecimiento de la figura de Milei en las encuestas y el impacto que esto tiene en las tareas de armado que encomendó a sus alfiles.

“No nos sobra nada. Vamos a tener que enfrentar tipos que están enraizados en el poder. Vamos a necesitar de tipos decentes aun cuando tengan ideas distintas. Discutámosla. En Córdoba sobran libertarios brillantes”, describió el escenario ajustado que, como se sabe, tiene a la primera línea de Hacemos por Córdoba ocupándose día y noche para garantizar un traspaso peronista en la Provincia.

Juez confiesa en este párrafo su temor. Un candidato a la gobernación que responda a Milei, como el politólogo Agustín Laje, disputaría ese discurso encendido, anti casta, con el que Juez jugó alguna vez en los albores de la nueva política.

“En el interior necesitas gente nueva, otras cosas, ¿cómo hacemos si le acabás de pegar en la trucha al jefe de esos guasos?”, se preguntó en referencia obvia a Milei y desvinculándose de la decisión, tal como lo hizo su aliada Bullrich a la mañana siguiente.

Ahora bien, este guiño a los libertarios también puede calificar como una provocación a los radicales, los más enérgicos en bloquear cualquier acuerdo con el economista y sus adláteres. O, en otros términos, les anticipa las alianzas que explorará si los radicales no apoyan su aventura provincial e insisten con el candidato a gobernador boina blanca.