Schiaretti: Silencio y distancia tras discurso de AF (Vigo, crítica)

El gobernador se mantuvo al margen del tenso escenario nacional. La senadora y el bloque de HpC en Diputados se mostraron por fuera de la grieta, pero Vigo le respondió al presidente por el tema tarifas.

Por Bettina Marengo
bmarengo@diarioalfil.com.ar

El gobernador Juan Schiaretti inauguró el ciclo lectivo 2022 junto al ministro de Educación, Walter Grahovac, en la localidad de Tránsito, donde presentó una escuela Proa (orientada al desarrollo digital) e hizo anuncios para el año escolar. El mandatario eligió el interior para el acto central, igual que el 1 de marzo. Mientras el presidente Alberto Fernández abría las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, Schiaretti viajó a la localidad de Tulumba, donde habilitó un tramo de la repavimentación de la ruta provincial 16. En su representación, envió al presidente provisorio de la Legislatura, Oscar González, quien según se informó extraoficialmente no tuvo ningún contacto con las autoridades del gobierno nacional, más allá del protocolo en el recinto. El titular adjunto del PJ conversó con los integrantes de Córdoba Federal en Diputados, Natalia de la Sota, Carlos Gutiérrez e Ignacio Garcia Aresca, pero evitó “toda presunción de proximidad” con funcionarios del albertismo, según sostuvo en off un testigo de su paso por el Congreso. El bloque tiene previsto presentar en breve el proyecto de Boleto Federal que obliga a redistribuir los subsidios nacionales al transporte, hoy desequilibrados a favor del AMBA, como parte de la expectativa del schiarettismo de mantenerse como la voz nacional del federalismo.

La senadora Alejandra Vigo le respondió a Alberto Fernpandez por el tema de los subsidios y las tarifas luego de su discurso ante la Asamblea Legislativa. “Cómo es que no habrá tarifazos -cuestionó la dirigenta la promesa presidencial de que el acuerdo con el FMI no incluiría aumentos generalizados- cuando ni siquiera se ha puesto en debate lo que venimos planteando desde Córdoba y el interior: una distribución equitativa de los subsidios para que las tarifas no sean tan desequilibradas”, sostuvo en su cuenta personal de Twitter.

La línea federal será una constante en los discursos del oficialismo cordobés, como se vio en el discurso de Martín Llaryora en la inauguración de sesiones del Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba. Schiaretti lo reforzó en el acto de inicio de clases, Schiaretti: “Ser federal es cuidar cada rincón de la provincia, cada hogar y cada familia cordobesa. Esta es nuestra intención y esto es invertir en el futuro, porque federal es este Gobierno y federal debe ser la educación”, afirmó ante docentes y estudiantes del departamento San Justo.

Aunque la tensión y los cruces de la campaña electoral hayan bajado, el actual es el momento de mayor distancia entre el gobierno provincial y el de AF desde 2019, al menos en público. Es una posición estratégica de cara al 2023, con un Schiaretti que tiene que repartir su foco entre el proceso de movilización interna que vive su armado de poder, y su escenario nacional futuro.

La decisión de no viajar a Buenos Aires y de enviar al tercero en la línea de sucesión provincial es un gesto de indiferencia. Schiaretti no dijo una palabra del discurso de casi una hora y media de Fernández, ni siquiera sobre el inminente acuerdo con el FMI sobre el que se detuvo el jefe de Estado nacional, pese a que los términos que se firmen van a repercutir en Córdoba como en todo gobierno subnacional. El Panal, en todo caso, ya avisó que se abstendrá cuando llegue al Parlamento, pero antes dará quórum.

Vigo, su voz dentro de la cámara que preside Cristina Kirchner, sí se expresó. La senadora, como los diputados del PJ Córdoba, buscaron quedar fuera de la grieta expuesta entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos.

“Que en un hecho tan importante como es la apertura de #SesionesOrdinarias del Congreso Nacional se haya retirado una parte de la oposición habla a las claras de la profundización de la grieta”, escribió. El hilo sigue: “Considero que el discurso del Presidente tampoco contribuyó al diálogo y a la posibilidad de consenso que pregona en pos de fortalecer la democracia”.“Las “medidas” que anunció el Presidente -para llamarlas de alguna manera- son cuestiones pequeñas que dan cuenta de un desconocimiento de la realidad”. “Podemos estar de acuerdo en los objetivos declamados sobre el futuro que queremos para Argentina, pero nada dijo de cómo llegar a ese futuro, de cómo reactivar la industria, por ejemplo, que tanto mencionó. No habló de un programa, ni una frase que nos indique cómo va a controlar la inflación”.