Cumbre entre Lujan y Abrile (¿fin de la rumoreada alianza?)

Aunque los dirigentes radicales vienen insinuando un acercamiento, las señales apuntarían al fin de una alianza que ni siquiera había comenzado. Entre acercamientos, peleas y lanzamientos, el destino de la carrera por la intendencia del 2024 todavía queda lejos y no depende solamente de los actores locales.

Por Gabriel Marclé

Gonzalo Lujan y Gabriel Abrile.

“Ya nos vamos a juntar”, le decía Gonzalo Lujan a Gabriel Abrile hace exactamente una semana atrás, justo después que ambos participaran de la foto “de unidad” que el radicalismo lanzó en medio del candente debate por el futuro del transporte público local. Días antes de ese encuentro, ya se venía comentando que los dirigentes de la UCR, otrora rivales en la disputa de la candidatura opositora en las municipales del 2020, estaban buscando acercarse.

Finalmente, la cumbre entre el contador y el médico está a punto de concretarse; y, según lo averiguado por Alfil, la reunión se producirá en estos días. ¿Qué tienen para decirse? ¿Habrá camino a la conformación de una nueva alternativa en la UCR rumbo al 2024? Aunque esas preguntas dependen de la conclusión del encuentro, en la previa se comenta que la rumoreada alianza está destinada a finalizar antes de siquiera poder arrancar.

“Seguro ellos saben que tienen muchas cosas en común y las cosas quedaron bien después de esa rivalidad momentánea en la interna del 2020. Pero también es cierto que cada uno tiene sus pretensiones”, señalaba un dirigente cercano a ambos, analizando lo que desde hace un tiempo permanece a la vista de todos: es tan cierto que Gonzalo Lujan quiere convertirse en intendente como que Gabriel Abrile está dispuesto a intentarlo una vez más.

Partiendo desde dos dirigentes que tienen el sueño irrevocable de sentarse en el sillón de Mojica, la posibilidad de aliarse queda cada vez más lejana. Pero algunos sugieren que, de alcanzar una instancia en la que alguno de ellos fuera precandidato, el otro ya tendría acordado utilizar ese vínculo como trampolín para aspirar a un cargo legislativo provincial o nacional. Llegado el caso, ¿quién haría qué?

Alfil trasladó la versión y las dudas sobre esa definición al propio Lujan, quien respondió de manera concreta y concisa: “No quiero ser otra cosa más que el intendente de Río Cuarto”. Tiempo atrás, fue Abrile quien dejaba en claro entre los suyos que el único destino posible para su carrera política era el de ocupar el cargo máximo en la Municipalidad riocuartense. 

A menos que algo haya cambiado drásticamente y que el producto de la cercana reunión entre ambos genere una especie de mágico acercamiento, la cuestión parece zanjada: ninguno claudicará su precandidatura. Eso sí, nada garantiza que lleguen al final de la carrera con nafta en el tanque. 

Adelantamiento

El cuasi lanzamiento oficial de la precandidatura de Gonzalo Parodi -referente de “Evolución Radical” y “La 30 de octubre”- a fines del año pasado provocaron un efecto dominó hacia dentro del radicalismo riocuartense. Lo que parecía ser un inocente brindis de fin de año repercutió en todos los espacios del partido y precipitó una carrera por la intendencia en la que solo hay boinas blancas tomando parte.

Puede que allí se explique este apresuramiento por cerrar acuerdo y establecer códigos de conducta, como si quedaran apenas unos meses hasta la elección municipal. No falta uno, sino dos años para que concluya el segundo mandato de Juan Manuel Llamosas y la ciudadanía deba elegir el modelo que comenzará a gobernar desde 2024. En el medio, pueden y van a pasar muchas cosas.

En cuanto a Lujan, Abrile o cualquier apercibido precandidato radical, la distancia de su recorrido no depende tanto de ellos como de lo que opinen quienes se ubican en la mesa grande del radicalismo cordobés. No, no se habla aquí de Marcos Carasso y el Comité Provincia, sino del que quizá sea uno de los cargos más influyentes del histórico partido: la presidencia del bloque radical en la Legislatura, rol que actualmente ocupa el ex intendente riocuartense Juan Jure.