Con Avilés, bloque vecinalista planifica año político

Reunión de intendentes con el titular de la Agencia Córdoba Turismo y el legislador socialista Matías Chamorro. Definición de una agenda común de trabajo y discusión por la re re.

Yanina Soria

No por ser un año sin elecciones generales, el 2022 promete serenidad política. Todo lo contrario.

Como antesala al agitado 2023, sin dudas éste será el año de la rosca, de las aproximaciones y ensayos políticos para la competencia que, particularmente en Córdoba, será de características excepcionales sin la participación como candidato principal del gobernador Juan Schiaretti.

Por ahora, mientras el peronismo espera el discurso anual que ofrecerá mañana en la Legislatura el mandatario al dejar inaugurado el periodo ordinario de sesiones, la oposición en Juntos por el Cambio intenta ordenar sus partes para no terminar de dinamitar el 54 por ciento de los votos cosechado hace apenas unos meses, el 14 de noviembre.

Aunque con mayor disimulo por ahora, en el PJ Córdoba la interna también comienza a levantar temperatura y la dirigencia se concentra en la interna partidaria del 27 de marzo, pero cuyas listas deberán cerrarse a fines de febrero.

Y aunque se buscará mostrar que ese proceso doméstico no interfiere en la agenda del gobierno que seguirá exhibiendo mucha gestión, tanto en la provincia como en la ciudad Capital, la realidad es que hacia adentro la elección de las nuevas autoridades del partido tiene inquieto a varios.

Mientras tanto, también comienzan a moverse con pulso propio los socios minoritarios no PJ que integran la alianza oficialista pero que trabajan para preservar la identidad propia.

Anoche estaba prevista una reunión del bloque político vecinalista que integran distintos intendentes del interior provincial junto al legislador socialista Matías Chamorro y el presidente de la Agencia Córdoba Turismo, Esteban Avilés.

El objetivo político del encuentro que se dio en el marco de la visita al festival Nacional de Folklore en Cosquín y luego siguió en una cena, fue ratificar la construcción de ese polo y planificar el año político del espacio que buscará ampliarse y tejer nuevos vínculos con más municipios afines.

En definitiva, el núcleo vecinalista busca reactivar su participación en el escenario político local priorizando la gestión de los municipios, pero pensando también en el 2023.

Los intendentes vecinalistas con Daniel Gómez Gesteira de Carlos Paz y Gabriel Musso de Cosquín a la cabeza, forman parte de la Mesa Provincia- Municipios; el espacio de diálogo institucional entre el Gobierno y los alcaldes que comanda el ministro Facundo Torres. Más allá de operar como aliados al peronismo en lo político, desde la gestión, el vecinalismo busca priorizar el perfil de que los define y plantear ante la Provincia sus demandas. Hasta ahora, la cartera de Gobierno que supo contener a los distintos bloques, mantiene, en líneas generales, un muy buen vínculo con todos.

Sin dudas que uno de los grandes temas que quedó pendiente del año pasado y que se espera, se discutirá formalmente en este 2022, es el de la limitación a la reelección indefinida de alcaldes y legisladores.

La realidad política que abre ese planteo atraviesa a los 427 municipios y genera posiciones encontradas dentro de los propios espacios políticos. Los vecinalistas tienen en agenda también esa discusión, aunque -anticipan- difícilmente logren una postura en común y muy posiblemente cada intendente se exprese a título personal.

En la apertura hacia una exploración de nuevas relaciones del bloque vecinalista aparece la otra liga de intendentes que nació siendo macrista pero que mutó hacia un vecinalismo muy amigable con el Panal, la Comupro. Atendiendo a las demandas y necesidades de sus municipios y comunas, ambos frentes podrían delinear un esquema de trabajo conjunto frente a la Provincia que no suponga precisamente una fusión política.

Durante la campaña legislativa del año pasado, el gobernador Juan Schiaretti echó mano a sus aliados no PJ para armar políticamente en el territorio y trabajar por la lista encabezada por Alejandra Vigo y Natalia de la Sota. Allí, Musso y Avilés tuvieron gran protagonismo en el departamento de Punilla afianzando, junto al socialista Chamorro, los lazos con el peronismo del mandatario provincial.