La discusión con el FMI sigue y hoy el Gobierno define si paga

Juan Manzur dijo que hay vocación política de pago.

Esta semana el dólar libre parece no encontrar techo. Volvió a subir este jueves y se ubicó en $223,50 y el riesgo país, después de una baja el miércoles, superó de nuevo los 1900 puntos. Hoy el Gobierno debería desembolsar US$718 para completar un pago al Fondo Monetario Internacional (FMI). Hasta ahora se mantuvo en silencio respecto a qué hará.

Las cotizaciones bursátiles del dólar también fueron al alza. El “contado con liquidación” a través del Bonar 2030 (AL30C) se pactó a $230,80, mientras que a través del Global 2030 (GD30C) alcanzó los $233,90. El dólar MEP con el AL30D se negoció a 223,80 pesos.

Las negociaciones con el FMI siguen y una alternativa es no pagar hoy -el plazo es hasta las 14- y entrar en  “atrasos”, lo que implicaría en un mediano plazo dejar de contar con desembolsos de otras entidades internacionales. La clave de las conversaciones con el FMI sigue siendo la velocidad a la que el Estado argentino deberá bajar su déficit fiscal en los próximos años. Hay algunos puntos de coincidencia respecto a que ese sendero debería terminar en 2026, un plazo intermedio respecto a lo conversado semanas atrás.

Según publicó Infobae citando fuentes de la Rosada, el Poder Ejecutivo ofrece reducir el déficit desde 3% a un 2,5% este año mientras que el FMI plantea un 2%, es decir un punto porcentual completo de ajuste este año. Según la visión oficial, una poda adicional al gasto achicaría las posibilidades de hilvanar un año más de crecimiento económico, aunque sea más modesto que el 10% con el que finalizó el 2021. Ese medio punto de distancia representan, a pesos de hoy, unos $85.000 millones. Para los años 2023 a 2025 hay una brecha similar entre las posturas del FMI y la Casa Rosada.

Otro punto que se discute en el diseño del nuevo programa es el de las revisiones trimestrales que el Fondo realiza a cada país que tiene un acuerdo vigente. Para un sector del Frente de Todos, sería aceptar la intromisión del organismo. Hay que recordar que tanto Néstor Kirchner como Cristina Kirchner, en sus presidencias, decidieron suspender las visitas anuales del FMI en el marco del artículo IV, otra práctica habitual del FMI con sus países socio.

«Estoy convencido de que es mucho mejor para la Argentina hacer un acuerdo que nos permita seguir creciendo a, como escucho por ahí, no hacer un acuerdo», dijo el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas. En las últimas horas, referentes del ala más dura del Gobierno, como Fernanda Vallejos y Leopoldo Moreau, se habían expresado en contra de llegar a un acuerdo con el Fondo.

Se diferenció del ala del oficialismo que viene expresando sus reparos en contra un acuerdo con el organismo internacional. Luego de asegurar que está convencido de que «es mucho mejor» para el país llegar a un acuerdo, aseguró que un «no acuerdo» con el FMI «va a hacer mal». «Esa hipótesis no se valida con la realidad», aseguró el funcionario en Radio con Vos.

Kulfas consideró que es una «fantasía» la idea de «no le pago al Fondo y uso esa plata para otras cosas’, sin tomar en cuenta una multiplicidad de elementos que pueden afectar la economía y creo que podrían agudizar los problemas del país».

Por su lado, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, aseguró que en el Gobierno «hay decisión política y vocación de pagar» al Fondo. Indicó que en el Gobierno «no estamos para pelearnos con nadie sino para darle respuesta a las demandas de la gente».

En la mañana de ayer, la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, dio cuenta de que las negociaciones son «hora a hora» y optó por no confirmar ni descartar si el Gobierno finalmente procederá a pagar los 731 millones de dólares. Así, ratificó que se trata de una estrategia para intentar forzar al FMI a aceptar la propuesta argentina para refinanciar la deuda de 44 mil millones de dólares tomada por la administración de Mauricio Macri.